DOMINGO, 25 de julio 2021, actualizado a las 23:42

DOM, 25/7/2021 | 23:42

PROFESIONALES

La veterinaria vive un momento de transición en su relación con la sociedad

Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria, considera imprescindible abordar las crisis sanitarias de forma integrada y desde estructuras coordinadas

Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria.
Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria.

La veterinaria vive un momento de transición en su relación con la sociedad

Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria, considera imprescindible abordar las crisis sanitarias de forma integrada y desde estructuras coordinadas

Redacción - 26-11-2020 - 18:55 H

La Universidad Alfonso X el Sabio ha celebrado una conferencia para visibilizar el concepto ‘One Healt’ dedicada al papel de los veterinarios en la gestión de pandemias como la Covid-19.

Una de las intervenciones más esperada, era la del presidente de la Organización Colegial Veterinaria (OCV), Luis Alberto Calvo Sáez, que se he mostrado positivo en relación a la visión que la sociedad va adquiriendo sobre el papel de los veterinarios.

Calvo ha propuesto que España adopte un sistema de gestión de crisis sanitarias bajo el prisma ‘One Health’ al considerar “imprescindible contar con estructuras sanitarias coordinadas, con profesionales especializados, que aborden las crisis de forma integrada”.

“Los veterinarios también estamos enfocados a la prevención de la salud de las personas al preservar la sanidad y el bienestar animal, la seguridad alimentaria y cuidar del medio ambiente. Por ello, necesitamos fortalecer la inversión en salud pública, en prevención, en vigilancia epidemiológica, porque el sistema sanitario debe tratar de atajar las enfermedades antes de que lleguen a la atención asistencial”, indicó Calvo.

El presidente de la OCV recordó que el SARS CoV 2 es un virus de procedencia animal, como el SARS CoV1, el MERS, el virus de la gripe aviar, el de la gripe porcina, el ébola, o los priones originarios de la Encefalopatía espongiforme transmisible, a pesar de lo cual no se ha contado con los veterinarios, a la vez que lamentó “la lentitud y ligereza de las actuaciones sanitarias en España durante la gestión de la pandemia, con mensajes discordantes, rectificaciones y un sinfín de dictámenes que han sembrado desconfianza e incertidumbre entre la ciudadanía”.

LA VETERINARIA EN LOS DESAFIOS DEL FUTURO

En su conferencia, el presidente se refirió a los desafíos del mundo actual en materia de salud pública: el riesgo de epidemias y pandemias como la actual SARS CoV 2; los peligros ambientales derivados del cambio climático y, en concreto, la dificultad de acceso a agua potable esencial para la higiene en buena parte de la población; las enfermedades no transmisibles, como cáncer, cardiovasculares o respiratorias, con 41 millones de muertos al año; los trastornos mentales que según la OMS afectan a 300 millones de personas, y la resistencia a los antibióticos, un fenómeno alarmante en la lucha contra los agentes patógenos.

Este último punto reviste especial gravedad por la existencia de agentes patógenos que sobreviven ante los productos antimicrobianos. “Urge buscar alternativas a la utilización de antibióticos, intensificar la prevención, porque se calcula que en 2050 el número de muertes provocadas como consecuencia de la resistencia antimicrobiana superará a las de cáncer, con más de 10 millones de personas anuales”.

Además, conviene tener presente cómo afecta a la producción pecuaria, pues se estima que en un par de décadas habrá un descenso de hasta 10 puntos porcentuales en países desarrollados, “otro problema ante la creciente demanda de proteína animal”.

A juicio de Calvo, la veterinaria vive un momento de transición y más en su relación con la sociedad, y aseveró que la leyenda Hygia pecoris salus populi, que viene acompañando a la profesión desde hace más de un siglo, “significa que luchar contra los agentes patógenos que originan enfermedades en los animales es lo mismo que prevenir la aparición de las enfermedades emergentes y reemergentes en los seres humanos”.

LA PREVENCIÓN AHORRA

El presidente del Consejo General precisó que la Constitución española atribuye a los poderes públicos la competencia para tutelar y administrar la salud pública a través de medidas preventivas, “pero algo se está haciendo mal cuando el capítulo asistencial absorbe el 98,9% del gasto sanitario, y solo el resto se destina a los servicios de salud pública. Solo es posible ahorrar haciendo prevención para que no se genere gasto, no mediante recortes”.

Además de reclamar un trato igualitario como otros profesionales sanitarios en la reforma de la Ley General de Salud Pública, para que la veterinaria de este ámbito sea reconocida dentro del Sistema Nacional de Salud, y el desarrollo de especialidades (VIR), Calvo destacó las siete principales funciones de los veterinarios: Preservar la salud pública, garantizar al consumidor la inocuidad de los alimentos, promover la producción animal, reducir la pobreza en el mundo, garantizar la seguridad del comercio mundial de productos de origen animal, preservar las especies animales y defender el bienestar animal.

Tras repasar algunas de las pandemias que ha habido en la historia, como la Yersinia pestis de Bizancio y del siglo XIV, la viruela en el siglo XVIII, la gripe española de 1918 o el virus VIH que ocasiona el sida, y mencionar al doctor prusiano Rudolf Wirchow por cuñar el término “zoonosis” en 1821, Calvo ha presagiado que volverá producirse una gran amenaza para la salud aparte del coronavirus. “No sabemos cuándo ni dónde, pero aparecerá, causará cientos de miles de muertes y devastará la economía. La preparación cuidadosa, la detección y respuesta rápida salvarán muchas vidas humanas y limitarán las pérdidas económicas”, subrayó.

Por último, se ha dirigido a los estudiantes, los veterinarios del mañana, “que vais a ver cómo la sociedad comienza a mirarnos con atención, vais a pertenecer a una profesión que ha sabido reencontrarse, que progresa y que sabrá sacar de la precariedad a miles de hombres y mujeres veterinarios y darles dignidad. La sociedad y los poderes públicos deben saber que esta profesión quiere dar un paso más en su historia, un paso de prosperidad, para ser más abierta, más participativa y menos invisible. Nuestra profesión es decente, generosa, y desempeña un papel imprescindible”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.