SÁBADO, 23 de enero 2021, actualizado a las 15:55

SÁB, 23/1/2021 | 15:55

PROFESIONALES

Nuevo caso de comentarios lesivos contra un veterinario en Google

El Colegio de Veterinarios de Alicante ha compartido la actuación jurídica llevada a cabo ante el caso de un veterinario que sufría acusaciones en Google por parte de un cliente

El veterinario sufría comentarios con imputaciones en Google llegando a ser acusado de maltratador.
El veterinario sufría comentarios con imputaciones en Google llegando a ser acusado de maltratador.

Nuevo caso de comentarios lesivos contra un veterinario en Google

El Colegio de Veterinarios de Alicante ha compartido la actuación jurídica llevada a cabo ante el caso de un veterinario que sufría acusaciones en Google por parte de un cliente

Redacción - 30-11-2020 - 12:30 H

El pasado mes de septiembre, transcendía una sentencia pionera gestionada por el servicio de defensa reputacional del Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema) que condenaba a un propietario a indemnizar a un veterinario y a retirar comentarios lesivos contra él de su perfil de Google.

Ahora el Colegio de Veterinarios de Alicante (Icoval) ha compartido un caso similar resuelto por el servicio jurídico gratuito que ofrece la institución a sus colegiados, aunque en esta ocasión no hizo falta llegar a los tribunales.

Ocurrió durante una intervención quirúrgica menor a un gato realizada en una clínica alicantina durante alguno de los tres meses que duró el confinamiento. Del electrobisturí saltó una chispa y el hidroalcohol usado facilitó que prendiera una pequeña llama que quemó parte del bigote y de los pelos de la cara del felino.

Nada grave, explica Icoval, que señala que se le prescribió antibióticos y se comprobó que no había daños en la córnea. De hecho, la primera reacción del propietario del animal fue de comprensión y nada hacía pensar que la cosa fuera a trascender. Así ocurrió hasta que su pareja se decidió a usar las reseñas de Google sobre el centro en cuestión para seguir "el camino de la injuria”, describió el veterinario.

No me había ocurrido algo parecido nunca en redes sociales. A lo sumo, si se había hecho algún comentario por Facebook, se habían realizado algunas aclaraciones y siempre se había arreglado”, confiesa el responsable del centro.

"Pero, tras varios comentarios ‘faltones’ cuestionando nuestra profesionalidad, aquella mujer se decidió abiertamente a acusarnos de maltratadores y por ahí ya no iba a pasar”, termina de explicar.

CON UN BUROFAX SUELE SER SUFICIENTE

Fue entonces cuando el responsable del centro exploró la vía civil y la penal pero los abogados consultados se lo desaconsejaron. Se decidió entonces por recurrir al servicio gratuito que, desde marzo, ofrece el Icoval.

Fue entonces cuando el despacho de abogados especializado remitió en su nombre a la ‘agresora’ un requerimiento, con carácter de reclamación extrajudicial, de cese de esas imputaciones o juicios de valor peyorativos.

“Funcionó porque a los pocos días escribió otro comentario en el que cambió de actitud y a su manera, se retractó”, aclara.

Icoval ofrece esta prestación inicial que, según los abogados responsables de la misma, “suele funcionar: un burofax es suficiente”.

En caso de una posible reclamación judicial por daños patrimoniales, morales y de imagen que se hubieren causado, Icoval ofrece un descuento del 15% de los honorarios profesionales de este despacho. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.