MARTES, 26 de mayo 2020, actualizado a las 14:16

MAR, 26/5/2020 | 14:16

PROFESIONALES

Notifican un caso de leishmaniosis en un bulldog francés importado

El movimiento internacional de animales de compañía podría ser una vía de propagación de enfermedades como la leishmaniosis, como lo confirma el caso de un perro importado, notificado por la OIE en Singapur

Veterinaria explorando a un cachorro de bulldog francés.
Veterinaria explorando a un cachorro de bulldog francés.

Notifican un caso de leishmaniosis en un bulldog francés importado

El movimiento internacional de animales de compañía podría ser una vía de propagación de enfermedades como la leishmaniosis, como lo confirma el caso de un perro importado, notificado por la OIE en Singapur

Jorge Jiménez - 17-06-2019 - 13:40 H

El pasado 14 de mayo la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) notificaba un caso de leishmaniosis en una hembra de bulldog francés de 3 años de edad que había llegado a Singapur fruto de la importación de animales de compañía. Aunque no se especifica el país de origen del animal, se notifica que este podría haber llegado hasta su propietario, en Singapur, infectado con Leishmania, y posteriormente haber desarrollado la enfermedad.

En este sentido, organizaciones como Dogs Trust, asociación británica de defensa canina, advierten de que un movimiento transfronterizo de canes, sin un control veterinario adecuado, podría ayudar a que enfermedades como la leishmaniosis se expandan por diferentes países, por lo que aconsejan que se certifique si los animales que van a ser importados y exportados son evaluados correctamente por un veterinario para comprobar si son, o no, portadores de parásitos como la Leishmania, entre otros.

Asimismo, expertos en leishmaniosis como la catedrática del Departamento de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, Guadalupe Miró, ya han señalado en algunas ocasiones el comercio y el desplazamiento de perros infectados con Leishmania, como un riesgo de expansión de este parásito hacia zonas no endémicas.

Aunque en el caso de la hembra del bulldog francés detectado en Singapur, según informa la OIE, procede del movimiento legal y regulado de animales a través de diferentes países, otros casos de la enfermedad pueden aparecer motivados por el comercio ilegal y el contrabando de cachorros.

En el caso concreto de esta hembra de 3 años, a grandes rasgos, los veterinarios le detectaron una pérdida de peso considerable, alopecia no prurítica en la cabeza, ganglios linfáticos inflamados, anemia y proteinuria. Finalmente, el animal fue diagnosticado con leishmaniosis y actualmente, según confirma la OIE, se encuentra en tratamiento con alopurinol.

Aunque no hay otros perros en la casa donde habita este ejemplar enfermo de leishmaniosis, sí que se ha confirmado su contacto directo con otros dos canes que permanecen en observación. Por otro lado, entre las recomendaciones que se le hicieron al dueño, se encuentra la de continuar con el tratamiento establecido por el veterinario, así como tomar medidas de control de vectores mediante repelentes, segregación de su animal de otros perros y evitar que el animal entre en contacto con personas inmunodeprimidas.

En el Sudeste Asiático, donde se encuentra Singapur, la leishmaniosis visceral es la principal forma de la enfermedad en esta región, donde la leishmaniosis cutánea es también endémica. Además, es la única región donde hay una iniciativa regional para eliminar la leishmaniosis visceral como problema de salud pública.

PREVENCIÓN DE LA LEISHMANIOSIS

Para prevenir a los perros de esta enfermedad, los expertos recomiendan la adopción de medidas preventivas como la vacunación, combinada con el uso de collares repelentes, herramientas que en la actualidad ofrecen una protección durante los 12 meses del año, con una alta tasa de efectividad.

Asimismo, desde países endémicos de la enfermedad, como España y Portugal, situados en la cuenca mediterránea, se han impulsado campañas de concienciación, dada la gravedad de esta enfermedad, que afecta a animales como los perros, pero que también afecta a las personas, con lo que, una protección adecuada para los animales también protege a los humanos.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.