LUNES, 15 de julio 2024

LUN, 15/7/2024

PROFESIONALES

La mayoría de los veterinarios desconoce si están bien protegidos contra la rabia

Desde la Federación de asociaciones veterinarias francófonas han realizado una encuesta a más de 500 veterinarios para conocer cuál es su nivel de protección frente a la rabia

En la encuesta han participado 555 veterinarios.
En la encuesta han participado 555 veterinarios.

La mayoría de los veterinarios desconoce si están bien protegidos contra la rabia

Desde la Federación de asociaciones veterinarias francófonas han realizado una encuesta a más de 500 veterinarios para conocer cuál es su nivel de protección frente a la rabia

Jorge Jiménez - 11-01-2024 - 14:00 H - min.

La Federación de asociaciones veterinarias francófonas (FAFVAC) ha realizado una encuesta a 555 veterinarios que ejercen la clínica veterinaria de pequeños animales o mixta en áreas francófonas, en diferentes países.

En la encuesta, la FAFVAC ha descubierto que la mayoría de los veterinarios desconoce si están bien protegidos contra la rabia.

“Aunque la rabia es responsable de la muerte de casi 60.000 hombres y mujeres anualmente en todo el mundo y los veterinarios son muy conscientes de la importancia y eficacia de la vacunación para proteger tanto a los animales como a los humanos, resulta sumamente preocupante descubrir que ellos mismos parecen muy mal informados sobre su propio nivel de protección”, remarcan desde la federación.

A pesar de que los resultados obtenidos durante esta encuesta revelan que la mitad de los veterinarios encuestados admiten haber sido mordidos, con laceración de la piel, al menos una vez en su carrera, uno de cada cuatro profesionales señala que no está vacunado contra la rabia. Sin embargo, el 70% de los veterinarios encuestados considera “bastante importante” o “muy importante” estar vacunado.

“Otro elemento sorprendente de este estudio es la observación de que, independientemente de los continentes, no hay unanimidad entre los médicos veterinarios en cuanto a su comprensión de la duración de la protección de las vacunas antirrábicas que se les administran. La mitad de los veterinarios francófonos cree que la inmunidad dura cinco años o menos, y la otra mitad cree que dura diez años o más”, apuntan desde la federación.

Es en Marruecos donde los veterinarios estiman que la inmunidad que confiere la vacuna es la más corta: el 94,1% cree que dura cinco años o menos. A Marruecos le siguen Mali con un 87,6% y Burkina Faso con un 85,8%. En Suiza, tres cuartas partes de los médicos veterinarios creen que la inmunidad dura diez años o más, seguida de Francia con un 75,1% y Quebec con un 66,5%.

LOS VETERINARIOS DESCONOCEN SUS NIVELES DE ANTICUERPOS CONTRA LA RABIA

“Con toda la confusión sobre cómo de efectiva es realmente su protección, no sorprende que el 86,2% de los veterinarios indique que sería importante conocer sus niveles de anticuerpos contra la rabia. Cabe señalar que sólo un tercio de los encuestados que ya han sido vacunados contra la rabia se tomaron la molestia de controlar sus niveles de anticuerpos, como se recomienda en varios países”, indican.

Otro dato que aportan desde la FAFVAC es que sólo el 44% de los veterinarios indica conocer los procedimientos de vacunación post-exposición contra la rabia en el caso de ser mordido o puesto en contacto con un animal potencialmente enfermo de rabia.

Para la Federación de asociaciones francófonas que trabajan con pequeños animales, los resultados de esta encuesta demuestran que es urgente proteger mejor a los veterinarios y a sus equipos técnicos contra la rabia.

Por ello, recomiendan que las autoridades gubernamentales brinden instrucciones detalladas a los veterinarios y sus equipos técnicos sobre cómo administrar la profilaxis post-exposición a la rabia.

“Las distintas asociaciones veterinarias deben implementar acciones concretas para informar y sensibilizar a los médicos veterinarios y a sus equipos técnicos sobre la importancia de protegerse mejor contra la rabia, especialmente en las regiones donde la enfermedad es endémica”, destacan desde la federación, entre otras recomendaciones.

Por último, aconsejan que, para un mejor control de esta zoonosis mortal, todos los responsables políticos, así como la industria farmacéutica, deben financiar programas de vacunación antirrábica específicos y a gran escala para las poblaciones de perros afectadas y colaborar en su implementación con la profesión veterinaria.

VOLVER ARRIBA