MARTES, 27 de octubre 2020, actualizado a las 16:59

MAR, 27/10/2020 | 16:59

PROFESIONALES

“En este sector hay empleo y la mayoría de nuestros alumnos termina trabajando”

El coordinador del Máster en Seguridad Alimentaria del Colegio de Veterinarios de Madrid explica los motivos de su éxito y cómo han conseguido alcanzar un 90% de empleabilidad entre sus estudiantes en un sector que, además, está en auge

José María Martínez, coordinador del Máster en Seguridad Alimentaria del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid.
José María Martínez, coordinador del Máster en Seguridad Alimentaria del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid.

“En este sector hay empleo y la mayoría de nuestros alumnos termina trabajando”

El coordinador del Máster en Seguridad Alimentaria del Colegio de Veterinarios de Madrid explica los motivos de su éxito y cómo han conseguido alcanzar un 90% de empleabilidad entre sus estudiantes en un sector que, además, está en auge

Redacción - 12-06-2020 - 14:00 H

La seguridad alimentaria es un campo que va cogiendo cada vez más peso en el sector veterinario, como refleja el estudio Veterinaria 2030 promovido por el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid (Colvema), en el que un 69,2% de los veterinarios colegiados señaló que este sector será el campo profesional con mayor capacidad de generar empleo en el futuro.

Desde Colvema, llevan tiempo apostando por la formación en este sector con su Máster en Seguridad Alimentaria, que en octubre comenzará su 17º edición. El veterinario José María Martínez, director adjunto de la empresa cárnica Emcesa y coordinador del máster, explica a Animal’s Health en qué consiste esta oferta formativa y reflexiona sobre la relevancia de la seguridad alimentaria.

“La seguridad alimentaria está en boga y lo va a estar más todavía como consecuencia de la pandemia del coronavirus”, apunta el coordinador, que remarca la importancia y el peso de los veterinarios a la hora de garantizar la seguridad alimentaria.

Para Martínez, la seguridad alimentaria consigue diluir un poco esa idea de que los veterinarios solo se dedican a la clínica de animales. “Es una salida más a la clásica clínica de animales de la veterinaria”, apunta, aunque recuerda que el Máster está abierto a otras profesiones, como los tecnólogos de alimentos u otros grados.

Además, defiende que el máster está muy centrado en la empleabilidad. “En este sector hay empleo y la gran mayoría de los alumnos termina trabajando en el sector”, asegura.

Y es que Martínez indica que en este ámbito, el de las salidas profesionales, que al final es el que más interesa a los alumnos, están “muy contentos y orgullosos” con los resultados del máster, que ha ido mejorando su cuota de colocación hasta alcanzar el 90%. “Hay empresas que directamente nos solicitan alumnos”, señala.

En este sentido, recuerda que cuentan con una red de importantes empresas colaboradoras para realizar las prácticas. Entre algunas de las empresas que colaboran con el máster está El Corte Inglés, Danone, la cadena de hoteles Meliá, o los restaurantes Foster’s Hollywood o Cañas y Tapas.

Para favorecer la empleabilidad, también instruyen a los estudiantes en aspectos que los empresarios del sector alimentario valoran a la hora de contratar a sus expertos en seguridad alimentaria, y realizan módulos de prevención de riesgos laborales, de medio ambiente, de gestión empresarial o de calidad alimentaria.

“Vamos ya por la 17 edición del máster, ya son muchos años, y la gente nos conoce en el mercado y saben que los alumnos salen bien preparados”, defiende, y añade que el máster es competitivo y ha venido creciendo sobre todo gracias al “boca a boca”.

Martínez asegura que si no fuera por la calidad del máster, no habrían llegado tan lejos. “Al final, si la formación que ofreces no es buena puedes aguantar unos años, pero no 17”, insiste, y asegura que hay profesores de universidad que recomiendan a sus alumnos al término de los grados que se matriculen en el máster.

EL MÁSTER EN SEGURIDAD ALIMENTARIA SE PREOCUPA POR INSERTAR EN EL MERCADO A SUS ALUMNOS

El valor añadido al final está en que ofrecen un servicio personalizado para cada uno de los 40 alumnos con los que cuenta cada edición. Esta personalización, por ejemplo, les permite elegir las prácticas en las distintas empresas según su comunidad de origen

Pero lo que considera más importante, insiste, es que se preocupan en buscarles empleo. “Nos preocupamos en dejarlos perfectamente preparados para salir al mercado laboral y en buscarles una colocación”, insiste.

Estos resultados de empleabilidad se consiguen con una estrecha colaboración con la empresa privada, de hecho, indica que buena parte de los profesores provienen de empresas del sector. Además, también cuentan con un “muy buen plantel” de profesores universitarios, que aportan la parte académica, así como de personal de la administración, que también son muy importantes para mantener la seguridad alimentaria.

Cuentan por tanto con una estrecha colaboración con los tres ámbitos clave del sector alimentario, explica: el de la industria de producción de alimentos, el académico, más centrado en la parte técnica y de investigación, y el de la inspección de la administración pública. Por ejemplo, uno de los profesores es el rector de la Universidad Complutense de Madrid, el veterinario Joaquín Goyache.

UN MÁSTER EN SEGURIDAD ALIMENTARIA PRESENCIAL, PERO PREPARADO PARA IMPARTIRSE ONLINE

El máster cuenta con 850 horas lectivas. De estas, 440 son presenciales. Eso sí, teniendo en cuenta la situación de crisis sanitaria, están preparados para que si de aquí a octubre, cuando se inicia el curso, se produce algún rebrote y vuelven las medidas restrictivas, puedan realizar los primeros módulos de forma online.

Martínez reivindica que esto solo se produciría si no queda otra opción, porque su máster es presencial, y considera que buena parte de su éxito se debe precisamente a este punto, porque les permite estar muy pendientes de los alumnos, que dan sus clases en las aulas de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

El coordinador asegura que el sector de la seguridad alimentaria saldrá reforzado de la crisis sanitaria, pues sus profesionales parten de base con una formación adaptada a las circunstancias creadas por el coronavirus, pues están acostumbrados a trabajar con una serie de medidas de bioseguridad para prevenir la entrada de patógenos en las instalaciones.

Por otro lado, considera que después de la pandemia el consumidor va a exigir más seguridad todavía y se van a priorizar alimentos más saludables, por lo que este tipo de aspectos se valorarán en la nueva edición del máster, que ya cuenta con un módulo de nutrición y alimentos funcionales.

Respecto a los protocolos que se tendrán que tomar a partir de ahora en los restaurantes, el coordinador apunta que el máster está centrado para ser generalista para la industria alimentaria, pero también aborda la hostelería, por lo que también se estudiarán.

Finalmente, apunta que a pesar de las “circunstancias adversas” esta edición también está teniendo acogida y están a la espera de cerrar las últimas plazas. A este respecto, apunta que las plazas disponibles contarán con un descuento del 10% si las inscripciones son anteriores al 30 de junio.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.