DOMINGO, 5 de abril 2020, actualizado a las 23:35

DOM, 5/4/2020 | 23:35

PROFESIONALES

Marruecos y España refuerzan su cooperación en veterinaria

El Consejo General de Colegios Veterinarios de España y su organización homóloga marroquí han firmado un acuerdo para reforzar la cooperación en veterinaria, y plantean la creación de una comisión bilateral dedicada a la rabia

GALERIA
Fotografía de familia del Consejo General de Colegios Veterinarios de España y la Orden Veterinaria de Marruecos.

Marruecos y España refuerzan su cooperación en veterinaria

El Consejo General de Colegios Veterinarios de España y su organización homóloga marroquí han firmado un acuerdo para reforzar la cooperación en veterinaria, y plantean la creación de una comisión bilateral dedicada a la rabia

Redacción - 25-03-2019 - 12:00 H

“Que esto sea el principio de una larga amistad”. Parafraseando a Humphrey Bogart en la película Casablanca, Juan José Badiola, presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios de España, subrayó ante su homólogo marroquí, Badre Tnacheri Ouazzani, la importancia del acuerdo firmado por las organizaciones colegiales veterinarias de ambos países en Rabat, al concluir la primera jornada del Encuentro Veterinario Hispano-Marroquí celebrado los días 21 y 22 de marzo en Rabat.

En el Acuerdo Marco, de cuatro años de duración, ambas instituciones se comprometen a un contacto regular con vistas a establecer programas de intercambio en forma de seminarios y reuniones de un comité mixto hispanomarroquí para tratar cuestiones de la actualidad del ejercicio de la profesión veterinaria. Para ello, además del intercambio de documentación e información sobre textos legislativos, promoverán y facilitarán los intercambios para permitir estancias de veterinarios en el otro país conforme a la legislación vigente. 

Asimismo, una comisión tripartita compuesta por tres representantes de cada una de las organizaciones se encargará de supervisar la coordinación, el seguimiento y la puesta en marcha de las cláusulas del acuerdo. Los miembro de dicha comisión serán, por la parte española, Juan José Badiola, presidente de la OCV; Luis Alberto García, su vicepresidente; y Rufino Rivero, su secretario; y por la marroquí, Badre Tnacheri Ouazzani, presidente de la Organización Colegial Marroquí; Rachid Kechna, su vicepresidente; y Ouasfi Bouazzati, presidente del Consejo Regional del Noroeste.

Durante la reunión previa a la firma del nuevo acuerdo, se dio un amplio repaso a puntos comunes de interés como la colegiación y la estructura colegial, la situación de la rabia en Marruecos y en España y la acciones comunes posibles para combatir la enfermedad, los programas de control de las enfermedades emergentes de interés común, la prescripción de medicamentos veterinarios, el bienestar animal y las posibilidades de cooperación en seguridad alimentaria y salud pública. Por parte española también se informó de la situación de la clínica de animales de compañía en España, los programas de especialización, acreditación y homologación de la formación veterinaria puestos en marcha por el Consejo General, y el funcionamiento e iniciativas para la profesión de la Federación de Veterinarios de Europa.

LA ORGANIZACIÓN COLEGIAL ESPAÑOLA Y SU HOMÓLOGA MARROQUÍ

Al inicio de la reunión, Juan José Badiola justificó la necesidad de realizar este encuentro en las buenas relaciones de vecindad y en los desafíos para la salud animal y la salud pública de un mundo global donde las poblaciones son vulnerables a la entrada de nuevos patógenos con consecuencias no solo sanitarias sino también económicas. “En este contexto”, subrayó Badiola, “los profesionales veterinarios tienen mucho que decir”. 

Badiola explicó a los colegas marroquíes cómo está organizada la  estructura de la Organización Colegial Veterinaria en España. Por parte marroquí, Rachid Kechna, vicepresidente de la Orden Veterinaria de Marruecos (Ordre National des Veterinaires, ONV), explicó la organización colegial marroquí, con un Consejo Nacional compuesto por 21 miembros y cuatro Consejos Regionales en los que están representados por igual veterinarios del sector privado y del sector público.

  • GALERIA

    Firma del convenio por parte de Juan José Badiola

 EL PROBLEMA DE LA RABIA

Frente a la situación de España en la que desde 1978 se considera libre de rabia, en Marruecos la enfermedad sigue sin estar erradicada. Se diagnostican alrededor de 300 casos anuales y los principales focos de infección están en la numerosa cantidad de perros callejeros. La inexistencia de propietarios —al igual que sucede con las colonias felinas en España— hace más difícil la erradicación de la enfermedad. Por ello, en Marruecos se está aplicando un programa de vacunación y esterilización de estos perros. 

Los veterinarios de Marruecos solicitaron la colaboración y asesoramiento del Consejo General español  para implementar un registro de identificación similar al que ha impulsado la Organización Colegial Veterinaria Española, un sistema al que consideran como un referente mundial.

A este respecto, Juan José Badiola, propuso la creación de una comisión bilateral dedicada exclusivamente al problema de la rabia. Y todos los presentes coincidieron en que es necesario solucionar el problema erradicando la enfermedad. En palabras de Luis Alberto García Alía, vicepresidente del Consejo, “la enfermedad de la rabia es un problema de salud pública, luego hay que proceder a su erradicación. Y eso solo se logra vacunando, vacunando y volviendo a vacunar”.

ENFERMEDADES EMERGENTES

Antonio Arenas, presidente del Colegio de Córdoba y Catedrático de Sanidad Animal de la Universidad cordobesa, expuso la preocupación española por la llegada de la fiebre aftosa, la lengua azul, la peste de los pequeños rumiantes, la fiebre del Valle del Rift o la fiebre hemorrágica Crimea-Congo.

Respecto a la fiebre aftosa, los colegas marroquíes informaron de que, a pesar de que entre 2014 y 2018 realizaron un plan de vacunación, se produjeron casos en los que la enfermedad había cruzado la frontera procedente de países vecinos. Los intentos de elaborar una estrategia regional (Argelia, Libia, etc.) todavía no ha podido culminar. Por otro lado, la aparición del serotipo A en Argelia supuso un problema porque los argelinos carecían de la vacuna para este serotipo (la UE cedió sus stocks de vacunas en este caso). A pesar de todo, desde 2014, se está procediendo en Marruecos a la vacunación con vacuna bivalente (serotipos A y 0) y, al mismo tiempo, a la identificación mediante crótalos de los bovinos, lo que, además, constituye una fórmula de combatir el contrabando de animales. 

Los veterinarios marroquíes informaron de que todos los casos de fiebre aftosa han sido declarados a la OIE y que los análisis han sido certificados por los laboratorios de la Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria francesa. Respecto a la PPR, desde 2015 se está procediendo a la vacunación a través de la campaña impulsada por la OIE y la FAO para erradicar la enfermedad en todo el mundo.

El intercambio de información de ambas delegaciones también incluyó el tema de la prescripción de medicamentos. Mientras en España el veterinario puede prescribir pero no puede dispensar, en Marruecos el veterinario puede prescribir y  dispensar todos los medicamentos de un proceso de tratamiento. Los veterinarios marroquíes reconocieron que tienen problemas con lo que denominaron casos de “automedicación”, en lo que se produce la venta directa de medicamentos sin pasar por el veterinario.

  • GALERIA

    Momento de la reunión mantenida por los veterinarios españoles y marroquíes

  • GALERIA

    Juan José Badiola, presidente de la Organización Colegial Veterinaria, y Badre Tnacheri Ouazzani, presidente de la Orden Veterinaria de Marruecos

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.