LUNES, 23 de septiembre 2019, actualizado a las 17:56

LUN, 23/9/2019 | 17:56

PROFESIONALES

Los veterinarios reportan más incidentes que policías o bomberos

El Departamento de Trabajo de los Estados Unidos ha llevado a cabo un estudio sobre incidentes laborales en el que la veterinaria se ha situado como la segunda profesión con más casos, solo superada por la enfermería

GALERIA
La mayor parte de los incidentes consisten en mordeduras o arañazos cuando se trata de inmovilizar a los animales

Los veterinarios reportan más incidentes que policías o bomberos

El Departamento de Trabajo de los Estados Unidos ha llevado a cabo un estudio sobre incidentes laborales en el que la veterinaria se ha situado como la segunda profesión con más casos, solo superada por la enfermería

Francisco Ramón López - 16-08-2019 - 12:38 H

Según las cifras recogidas por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, el 12% de las personas que trabajan en el sector de los servicios veterinarios informaron de lesiones o enfermedades relacionadas con el trabajo en 2016. En ese grupo se incluye a veterinarios, auxiliares técnicos, y todo el resto de asistentes y personal no clínico.

Los veterinarios solo fueron superados en accidentes laborales por las personas que trabajan en centros de enfermería y atención residencial, y comunicaron más incidentes que oficios como el de agente de policía, bombero y trabajador de la construcción.

"Los trabajadores veterinarios están en riesgo desde el momento en que entran a trabajar por la mañana hasta que salen por la noche", explica el director de seguridad en el trabajo de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) de Estados Unidos, quien aboga por que sean protegidos.

Entre los principales riesgos a los que se enfrentan, apunta, están los agentes infecciosos, incluidos los zoonóticos, gases anestésicos, medicamentos, especialmente los quimioterápicos, mordeduras de animales, lesiones por movimientos repetitivos, ruido, radiación ionizante, largas jornadas de trabajo o estrés.

La Asociación Americana de Hospitales de Animales (AAHA) ha hablado con el director de OSHA para que explique cuáles son los riesgos más comunes. "En el lugar de trabajo, el riesgo número uno es a la hora de retener al animal", apunta Best, que señala que las lesiones reportadas con mayor frecuencia son las mordeduras y rasguños de animales recibidos mientras se inmoviliza a los animales.

La exposición a productos químicos peligrosos es otra preocupación importante para los trabajadores veterinarios, apunta el experto que señala que destaca la exposición a los gases anestésicos, que son especialmente peligrosos para las mujeres embarazadas.

"El tercer peligro principal en los lugares de trabajo de los veterinarios es la radiación ionizante proveniente de los rayos X ", añade Best, que apunta que esto se debe a que, a diferencia de en los casos humanos, los animales tienen que ser retenidos cuando se les realizan radiografías y durante ese tiempo los trabajadores pueden lesionarse, ya sea por la radiación en sí o por las mordeduras de los animales al tratar de inmovilizarlos.

Otras lesiones son las ergonómicas por levantar animales pesados para subirlos a las mesas quirúrgicas o heridas punzantes que ocurren mientras se inyectan medicamentos o se extrae sangre.

Los decibelios que se producen en lugares donde se concentran perros es otro peligro que a menudo se pasa por alto, según el experto. "El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional realizó un estudio sobre el ruido de las perreras y descubrió que los niveles de decibelios a los que estaban expuestos los trabajadores excedía los límites permisibles”, asegura.

CÓMO PROTEGERSE

Según Best, el paso número uno para protegerse es la concienciación. “Simplemente tomar conciencia de que estos peligros existen ayuda. Pero lo que es más importante es conocer y tener en cuenta los pasos que se deben seguir para protegerse, por ejemplo, de la radiación ionizante”.

Para las mordeduras de animales, señala que el entrenamiento es clave. “La mayoría de las mordeduras y lesiones provocadas por animales  ocurren en los primeros tres años en los que se practica la profesión. La conclusión de esto es que, a medida que los trabajadores se vuelven más experimentados, aprenden técnicas, tal vez incluso sin darse cuenta”, explica.

“Están aprendiendo de la experiencia formas de manejar animales, sujetarlos, posicionarlos para evitar que los muerdan”, insiste. La otra conclusión es que, sabiendo esto, se debería recurrir a trabajadores más experimentados para que capaciten a trabajadores menos experimentados para que “no tengan que aprender por el camino difícil”.

Además del entrenamiento y la capacitación, Best recomienda que las clínicas y hospitales mantengan programas y protocolos escritos sobre los riesgos y la seguridad en el lugar de trabajo. Si no hay tiempo siempre se puede recurrir a los estándares de las autoridades oficiales.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.