DOMINGO, 24 de mayo 2020, actualizado a las 23:10

DOM, 24/5/2020 | 23:10

PROFESIONALES

Los veterinarios denuncian la falta de plazas de Salud Pública

Los veterinarios valencianos denuncian que tras 18 años sin oposiciones no se han ofertado todas las plazas de veterinarios de Salud Pública. Reclaman que todas las plazas se oferten en un solo concurso

Inmaculada Ibor Martínez, presidenta del Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios y Ana Barceló, consejera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana.
Inmaculada Ibor Martínez, presidenta del Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios y Ana Barceló, consejera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana.

Los veterinarios denuncian la falta de plazas de Salud Pública

Los veterinarios valencianos denuncian que tras 18 años sin oposiciones no se han ofertado todas las plazas de veterinarios de Salud Pública. Reclaman que todas las plazas se oferten en un solo concurso

Redacción - 13-02-2019 - 14:50 H

El Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios (CVCV) denuncia el “importante desgaste fí­sico y psi­­­­­­cológico” – según advierte su presidenta, Inmaculada Ibor- que supone el haber abocado al colectivo de veteri­na­­rios de Salud Pública que ocupa plaza interina en la consejería de Sanidad Universal y Salud Pública a tener que simultanear durante los últimos tres años su trabajo con la familia y la pre­paración de unas oposiciones de tipo A-1, que re­quieren de un alto gra­­do de pre­­­­­­paración.

La entidad colegial que representa a los veterinarios valencianos aclara que esta si­tuación es con­­­se­cuen­cia del escaso número de plazas ofrecidas en la última convocatoria anun­cia­da en mayo de 2015 tras 18 años sin ha­cerlo, lo que ha perjudicado tanto a interinos como a los opositores externos.

Tan prolongada situación, además, ha pro­­­­vocado que la cifra de veterinarios que aspiran a con­­­­solidar su plaza su­me algo más de 90 personas, casi to­­dos de larga du­­­­­ración (más de cinco años de antigüedad) y con car­gas familiares.

La si­­tuación se ha agravado por la ur­­gencia creada, según el CVCV, por las elecciones autonómicas, lo que podría suponer que se convoque la Oferta Pública de Em­­pleo (OPE) de 2017–que re­coge 34 plazas de cons­oli­da­ción- sin llegar a ofertar, por segunda vez, la to­talidad de las plazas.

En tal caso, los interinos –que ya suponen en torno al 35% de la plantilla- y los opositores tendrán que acelerar de nuevo su pre­­­pa­ra­ción para los exá­menes.

UNA LARGA PREPARACIÓN PERO SIN PLAZAS SUFICIENTES

El primer colectivo aludido, cuyas labores fundamentales se vinculan a la inspección oficial en materia de se­gu­ri­dad ali­­mentaria en mataderos, estableci­mien­tos (incluidos comedores escolares u hospitales) e industrias alimentarias, comenzó a prepararse para sus opo­si­cio­nes mien­tras cumplía con su jornada laboral cuando el anterior Ejecutivo autonó­mi­co, en mayo de 2015, anunció la con­­vo­ca­to­ria de 17 plazas (dos de ellas pa­ra personas con diversidad fun­cio­nal).

Las prue­bas, sin embargo, no se rea­li­za­ron hasta el año pasado y podrían resolverse en breve. Cuan­­­do tal cosa ocurra, sólo ésas 17 personas conseguirán plaza. Con todo, gran número de los interinos que se pre­­sentaron apro­ba­ron con lo que, de haberse ofertado un mayor número de plazas, habrían superado la fase de con­­curso opo­sición.

LA RECLAMACIÓN DE LA PRESIDENTA

En la carta que el CVCV ha remitido a la consejera de Sanidad, Ana Bar­celó, informando de todo ello se reclama que se consideren estas circunstancias y se analicen soluciones alternativas, que pasan en cualquier caso por ofertar el total de plazas dis­­­ponibles en la siguiente convocatoria.

 “Pese a que se pueda dar a entender que se está re­for­zan­do el cuerpo, lo cierto es que con ésas nuevas oposiciones no se creará ni una sola plaza que no esté ya ocupada”, in­siste Ibor.

“UN ENORME SACRIFICIO”

Las “prisas” transmitidas ahora por los sindicatos por convocar antes de marzo las plazas anunciadas en la re­­fe­rida OPE de 2017 han ali­­mentado en­­­­tre los interinos la incertidumbre que sufren desde 2015 por el futuro de sus empleos.

El CVCV recuerda que este grupo de profesionales, además de com­ple­tar su jornada laboral, de cubrir los tur­­nos de fin de semana o nocturnos de los mataderos, de las horas extra o de cumplir con las guardias localizadas en ca­so de alertas alimentarias, han tenido que robar tiempo a su familia y ocio para estudiar.

“Han hecho un enorme sa­­­­­­crificio intelectual, emocional y económico –para pagar las academias- y eso podrían habérselo aho­rrado si to­­das las pla­­zas se ofertasen en un mismo concurso-oposición en lugar de tanta fragmentación”, explica la presidenta del CVCV.

UNA SITUACIÓN EXCEPCIONAL

Al final, según la entidad valenciana, el ínfimo número de plazas ofertado provocará que las posibilidades de acceso para aque­llos que llevan años preparándose o de consolidación para los que lo han simultaneado con su trabajo, se vean muy dis­mi­nuidas.

Por todo ello, el CVC ha solicitado a la consejera Ana Barceló que no se convoque un nuevo proceso de oposición a menos que recoja todas las plazas ocupadas por interinos. Además, el CVC considera que hay una situación de “excepcionalidad” que justificaría que se pueda con­­­siderar los exámenes realizados en 2018 para de­terminar la capacidad de los as­pirantes estableciendo, en su caso, al­guna prueba más, como la elaboración de una memoria, tal como ya se hizo en los procesos de consolidación de em­­pleo de 2002 en la consejería de Sanidad.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.