JUEVES, 24 de septiembre 2020, actualizado a las 20:05

JUE, 24/9/2020 | 20:05

PROFESIONALES

Los veterinarios de León recuerdan el peligro de la procesionaria

El Colegio de Veterinarios leonés recuerda que esta oruga sigue estando presente en verano en zonas de pinares y que el contacto físico o cercano con ella puede provocar desde urticarias hasta grandes reacciones alérgicas en las personas, o incluso la muerte en las mascotas

Luciano Díez, presidente del Colegio de Veterinarios de León
Luciano Díez, presidente del Colegio de Veterinarios de León

Los veterinarios de León recuerdan el peligro de la procesionaria

El Colegio de Veterinarios leonés recuerda que esta oruga sigue estando presente en verano en zonas de pinares y que el contacto físico o cercano con ella puede provocar desde urticarias hasta grandes reacciones alérgicas en las personas, o incluso la muerte en las mascotas

Isabel Gómez - 03-07-2018 - 14:00 H

El Colegio de Veterinarios de León ha emitido una nota de prensa en la que recuerda a los ciudadanos que traten de evitar o extremen la precaución cuando acudan a zonas de pinares con niños y mascotas. El motivo es por la presencia de la oruga procesionaria del pino. Esta oruga puede provocar urticarias y reacciones alérgicas al entrar en contacto con las personas, además de graves reacciones, inflamaciones e incluso puede suponer el fallecimiento de las mascotas, recoge el colegio.

La peculiaridad de esta oruga es que suele desplazarse en hileras, como si se tratase de una procesión (de ahí el nombre). Se puede encontrar cerca de los pinos, donde instalan sus ‘bolsones’ (similares a una bolsa de algodón), lugar donde se desarrollan las larvas. Su forma de arrastrarse por el suelo en busca de brotes tiernos y formando esas llamativas procesiones es lo que llama peligrosamente la atención de niños y mascotas, que se acercan para tocarlas.

La procesionaria puede encontrarse especialmente durante la primavera, pero en la mitad norte de España sigue habiendo presencia a día hoy, según el Colegioi de Veterinarios. De ahí la importancia de evitar áreas de pinares o extremar la vigilancia.

En el caso de los niños, el contacto con la oruga procesionaria puede producir desde urticarias a reacciones alérgicas. En el caso de los animales de compañía, puede ser sin embargo muy peligrosa. Cuando los animales se acercan a olisquearla, la oruga se protege lanzando sus tricomas, unos pelitos que se comportan como dardos llenos de sustancia urticante. El riesgo no está solo en el intenso picor que producen, sino en que puede necrosar la lengua del animal o puede causar la muerte del animal por asfixia si la reacción afecta a la laringe.

Por ese motivo, el Colegio de Veterinarios de León pide que se acuda a los servicios médicos o veterinarios si se ha producido una reacción de relevancia en personas o en mascotas.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.