MIÉRCOLES, 29 de enero 2020, actualizado a las 17:47

MIÉ, 29/1/2020 | 17:47

PROFESIONALES

Tratamientos del cáncer de mascotas que salvan a humanos

La Facultad de Veterinaria de la Universidad de Wisconsin es un referente en oncología comparativa y desarrolla tratamientos de cáncer en mascotas que también pueden aplicarse a humanos

GALERIA
Un veterinario prepara a un perro para una sesión de radioterapia.

Tratamientos del cáncer de mascotas que salvan a humanos

La Facultad de Veterinaria de la Universidad de Wisconsin es un referente en oncología comparativa y desarrolla tratamientos de cáncer en mascotas que también pueden aplicarse a humanos

Francisco Ramón López - 29-04-2019 - 14:13 H

El concepto ‘One Health’, que defiende que solo existe una salud compartida entre animales, humanos y medio ambiente, da pasos día a día para establecerse como un enfoque hegemónico del sector de la salud.

Un ejemplo es la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Wisconsin (SVM), una institución líder en el estudio de tratamientos contra el cáncer aplicados tanto a animales como a humanos, un campo de investigación conocido como oncología comparativa, que estudia los cánceres que ocurren naturalmente en las mascotas como modelos para enfermedades humanas.

El objetivo es promover nuevas terapias contra el cáncer y diagnósticos que puedan beneficiar a los animales y las personas. Todo esto es posible gracias a la descodificación del genoma canino en 2005, que impulsó un mayor esfuerzo entre los investigadores para aplicar un enfoque comparativo de “un solo medicamento” para comprender, diagnosticar y tratar enfermedades con una base genética, como el cáncer.

"La respuesta al cáncer puede estar entre nosotros", señalan David Vail y Barbara Suran, investigadores de esta área de estudio de la SVM. Hasta el momento, la institución ha llevado a cabo numerosos estudios de oncología de la facultad que ya han proporcionado nuevos medicamentos de inmunoterapia, así como tratamientos de quimioterapia y radioterapia con mayor efectividad y menor toxicidad , y nuevas tecnologías aplicadas al tratamiento del cáncer.

Por ejemplo, desde la universidad llevaron a cabo ensayos clínicos exitosos en perros con tumores nasales a principios de la década de 2000 que desembocaron en el uso generalizado de la tomoterapia (variante de la radioterapia) en medicina humana. Este tratamiento consiste en una  máquina de radiación que integra un escáner de tomografía computerizada (TAC), que permite la administración precisa de radioterapia para atacar a los tumores sin dañar el tejido sano.

Más de 500 unidades de tomoterapia están ahora instaladas en hospitales humanos en todo el mundo y el SVM sigue siendo uno de los dos únicos hospitales veterinarios en el mundo que ofrece esta tecnología.

ALTERNATIVA A LOS RATONES

La SVM destaca que los perros y las personas no solo comparten tasas de cáncer similares —aproximadamente uno de cada cuatro perros y una de cada tres personas desarrollarán cáncer en su vida—, sino que los tumores que ocurren naturalmente en perros y otros animales de compañía a menudo comparten características “casi idénticas” a los cánceres humanos en términos de comportamiento biológico, respuesta terapéutica o metástasis, entre otros.

Por estas similitudes, para los investigadores los perros son más adecuados que los ratones para estudiar el cáncer, ya que los modelos de cáncer en los ratones que se usan a menudo en las investigaciones médicas —inmunosuprimidos y con tumores implantados— carecen de muchas características de los cánceres humanos. Por lo tanto, existe una desconexión entre la cantidad de terapias contra el cáncer que funcionan en los modelos del ratón en comparación con los pacientes humanos.

Una de las principales diferencias entre humanos y perros es que estos últimos tienen una vida más corta, lo que también acelera su reloj celular, por lo que los cánceres tienden a desarrollarse, propagarse y crecer más rápido en los perros.

“Se habla de un año canino igual a siete años humanos; lo mismo se aplica a los cánceres ", dice Vail, que afirma que los cánceres en perros progresan más rápido y ocurren a una edad más temprana. “Cronológicamente, todo está comprimido", insiste.

Es precisamente esta línea temporal abreviada lo que permite a los oncólogos determinar mucho más rápido si un tratamiento contra el cáncer funciona o no. Esta es una ventaja importante de los ensayos clínicos en mascotas, pues acelera el desarrollo de mejores terapias, haciéndolas menos costosas.

Asimismo, añaden que, como en el caso de los perros, los tumores surgen espontáneamente y cada perro tiene un ADN distinto, están genéticamente más cerca de la enfermedad en humanos, donde cada persona es también genéticamente distinta y sus cánceres son los mismos. Sin embargo, en los modelos de roedores de laboratorio, todos los ratones son genéticamente idénticos, por lo que “puedes tratar 100 ratones, que será como tratar a un solo ratón cientos de veces”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.