JUEVES, 2 de abril 2020, actualizado a las 6:30

JUE, 2/4/2020 | 6:30

PROFESIONALES

Los hábitos monógamos de los animales, marcados por la genética

Una formula genética universal ha empujado a ciertas especies a la monogamia desde hace milenios

GALERIA

Los hábitos monógamos de los animales, marcados por la genética

Una formula genética universal ha empujado a ciertas especies a la monogamia desde hace milenios

Redacción - 08-01-2019 - 11:30 H

La monogamia ha aparecido en las especies animales durante milenios gracias a una formula genética universal que afecta al funcionamiento del cerebro, según un estudio publicado recientemente en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences.

Un equipo de la Universidad de Texas (EE.UU.) analizó diez especies de animales vertebrados y ha determinado que "un tipo de fórmula genética universal" transformaría a los animales no monógamos en monógamos, al "apagar ciertas actividades en su cerebro" y activar otras.

"Nuestro estudio abarca 450 millones de años de evolución, que es el tiempo a partir del cual todas estas especies compartieron un ancestro común", ha explicado Rebecca Young, investigadora asociada en el Departamento de Biología Integrativa de la Universidad de Texas, en Austin, y primera autora del estudio.

Los investigadores definieron la monogamia en animales como la existencia de vínculo de pareja con un compañero durante al menos una temporada de apareamiento en el que se comparte el trabajo de criar descendientes y defender a los jóvenes de los depredadores y otros peligros. Además, en su muestra consideraron monógamos a los animales incluso si ocasionalmente se aparearon con otros, pero cumplían con el resto de premisas.

Los científicos estudiaron cinco pares de especies estrechamente relacionadas y representativas de cada fase en la evolución de los vertebrados: cuatro mamíferos, dos aves, dos ranas y dos peces, cada uno con un miembro monógamo y uno no monógamo.

Así, compararon la expresión genética en los cerebros masculinos de todos los animales para determinar qué cambios ocurrieron en cada una de las fases evolutivas entre aquellos que generaron vínculos sociales estrechos y los que no.

A pesar de la complejidad de la monogamia como comportamiento, encontraron que siempre ocurrían los mismos cambios y estos se daban de una forma ordenada para producir comportamientos sociales complejos.

"La mayoría de la gente no esperaría que a lo largo de 450 millones de años las transiciones a comportamientos tan complejos -como la monogamia- sucedieran de la misma manera cada vez", ha manifestado Young.

  • GALERIA

    Las especies monógamas y las no monógamas registran diferentes hábitos. En el caso de las ranas, las hembras de las no monógamas (izquierda) transportan a los renacuajos; en las monógamas es el padre el encargado. Fotos: Yusan Yan y James Tumulty.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.