MIÉRCOLES, 19 de junio 2019, actualizado a las 13:22

MIÉ, 19/6/2019 | 13:22

PROFESIONALES

Los farmacéuticos andaluces declaran la guerra a los veterinarios

En una carta abierta a los Colegios Profesionales, los veterinarios de Salud de Cádiz han señalado que el colectivo farmacéutico, abanderado por el Consejo Andaluz ha emprendido una guerra de competencias

GALERIA
Antonio Mingorance, presidente del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y Cristina Velasco, presidenta del Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz.

Los farmacéuticos andaluces declaran la guerra a los veterinarios

En una carta abierta a los Colegios Profesionales, los veterinarios de Salud de Cádiz han señalado que el colectivo farmacéutico, abanderado por el Consejo Andaluz ha emprendido una guerra de competencias

Redacción - 20-05-2019 - 12:30 H

El pasado jueves 16 de mayo, en la reunión de opositores al Cuerpo Superior Facultativo A4.2, acontecida en el Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz, los farmaceúticos andaluces expresaron su gran enfado a los responsables del colegio ante la noticia de que el colectivo de farmacéuticos, abanderado por su Consejo Andaluz de Farmacéuticos, “ha emprendido una guerra” contra los veterinarios de este cuerpo y su funciones dentro de Consejería de Salud, en el ámbito de la Salud Publica, materializada en la sentencia de anulación de temario de las oposiciones (sentencia Nº 105/201).

Por su parte, desde el Colegio gaditano apuntan al “enojo” y la “indignación” de los veterinarios al no entender que los farmacéuticos consideren “mediante una tesis no sujeta a ningún sentido común que las únicas funciones de los veterinarios en Salud son las relacionadas exclusivamente con los alimentos de origen animal y la zoonosis, siendo el resto de toda la cartera de servicios del Servicio Andaluz de Salud de los farmacéuticos”.

En este sentido, los opositores señalan que la sanidad ha contado siempre con los profesionales veterinarios, “un cuerpo esencial en el ámbito de la prevención y protección de la Salud Pública”. Esto queda patente en el reglamento de Veterinarios Titulares del año 1906 que cita textualmente: “Los veterinarios tendrán a su cargo la inspección completa de mataderos, mercados públicos y privados, fábricas de embutidos, fielatos, carnicerías, mondonguerías, casas de comidas y demás establecimientos análogos, como también las lecherías, pescados y verdulerías.”

Por otro lado, con relación a los asuntos ambientales, es tradicional la dedicación de estos profesionales a las actuaciones relacionadas con las clásicas tres D (Desratización, Desinsectación y Desinfección), con todos los residuos y purines de contaminación ambiental y de acuíferos, así como la inspección de cualquier establecimiento en relación al antiguo Decreto 2414/1961 de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas.

Asimismo, los veterinarios aluden a las nuevas competencias que se les han otorgado en una nueva “cartera de servicios”, en la que entran nuevas actividades como el control de piscinas, el control de legionella y el control de peligros químicos. Actividades que no existían antes y que, al amparo de la normativa en vigor, las podrían desarrollar los veterinarios, según sus preferencias y su dedicación a la mejora de su competencia en la nueva materia.

También señalan el “empecinamiento” de los farmacéuticos en arrogarse la exclusividad de determinadas competencias, cuando en exclusividad, dentro de las funciones de los veterinarios, por ley solo estarían los mataderos y las zoonosis, y para los farmacéuticos los medicamentos, apuntan.

“Por todo ello y ante un desafío sin aviso y sin negociación previa”, los veterinarios opositores piden al Colegio “el máximo celo para emprender las acciones jurídicas necesarias en defensa de la profesión” por respeto a los veterinarios que ejercieron y ejercerán la profesión.

Sin embargo, desde la Asociación de Interinos Cuerpo A4 (AICA4), creada para la defensa de la estabilidad del cuerpo de farmacéuticos y veterinarios inspectores sanitarios del Servicio Andaluz de Salud, han mostrado su “más enérgico rechazo” al contenido de la carta abierta de los Veterinarios de Salud de Cádiz, argumentando que “solo buscan desunión” y señalando que desde la organización se postulan “en desacuerdo” con todo aquello que “perjudique y separe” al Cuerpo A4.

 

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.