VIERNES, 19 de julio 2019, actualizado a las 23:06

VIE, 19/7/2019 | 23:06

PROFESIONALES

Logran curar a un perro con un shunt intrahepático “intratable”

Un equipo veterinario ha logrado corregir con éxito el shunt intrahepático de un Jack Russell Terrier. Una dolencia que había sido diagnosticada como “no tratable” y por la que se aconsejaba un tratamiento veterinario de por vida, que ya no será necesario gracias a la intervención

GALERIA
Los veterinarios han logrado que Teddy no tenga que seguir un tratamiento de por vida

Logran curar a un perro con un shunt intrahepático “intratable”

Un equipo veterinario ha logrado corregir con éxito el shunt intrahepático de un Jack Russell Terrier. Una dolencia que había sido diagnosticada como “no tratable” y por la que se aconsejaba un tratamiento veterinario de por vida, que ya no será necesario gracias a la intervención

Alfonso Neira de Urbina - 08-01-2019 - 12:00 H

“Estamos encantados de haber podido ofrecer una solución a un problema que se veía como imposible”. Con estas palabras ha remarcado Gerard McLauchlan, especialista en medicina interna de animales pequeños, lo complicado de la operación realizada con éxito en el Hospital Veterinario Fitzpatrick Referral. Se trata de una intervención que ha corregido el shunt intrahepático del Jack Rusell Terrier Teddy, que había sido diagnosticada como “intratable”.

Teddy, de 18 meses de edad, había sido examinado en un centro especializado, donde le diagnosticaron que la dolencia que sufría era intratable y los profesionales recomendaron a sus dueños un tratamiento médico de por vida, debido a la complejidad de la anomalía vascular del animal. Pero su veterinaria de atención primaria, Rachel Lang, decidió contactar con Gerard McLauchlan del Hospital de Oncología y Tejidos Blandos Fitzpatrick, situado en el sureste de Inglaterra.

McLauchlan se hizo cargo del caso de Teddy y ha logrado lo que parecía imposible, solucionar el problema “intratable” del perro, consiguiendo de esta manera que el Jack Russel Terrier no tenga que seguir un tratamiento de por vida.

Después de la consulta, realizaron una tomografía computarizada de contraste del hígado de Teddy, con el objetivo de resaltar las anomalías vasculares y realizar mediciones precisas, necesarias debido a lo complejo de la intervención. Los veterinarios sometieron al perro a una embolización de la bobina transyugular de las derivaciones con una guía fluoroscópica.

Esto supuso la colocación de un stent en el caudal de la vena cava que abarcaba las comunicaciones anormales de Teddy. Para después, colocar múltiples bobinas de platino en las derivaciones para ocluir el flujo vascular, mientras los veterinarios controlaban la hipertensión portal.

  • GALERIA

    Imagen fluoroscópica tomada durante la intervención, en la que se pueden apreciar el stent de la vena cava y las bobinas de platino

La operación, que ha sido todo un éxito aunque en un primer momento se considerase la dolencia como “intratable”, duró aproximadamente una hora y se llevó a cabo mediante una incisión de 2 centímetros en la piel sobre la vena yugular. Finalmente, Teddy tuvo una recuperación rápida y está en su casa, libre de signos clínicos y sin la necesidad de recibir medicamentos.

"Ahora Teddy debería poder disfrutar de una excelente calidad de vida, sin la necesidad de medicamentos o dietas a largo plazo”, ha concluido McLauchlan.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.