VIERNES, 18 de octubre 2019, actualizado a las 11:23

VIE, 18/10/2019 | 11:23

PROFESIONALES

Llamamiento contra la apertura de facultades de Veterinaria

Veterinaria de la Universidad de Murcia lanza una campaña de información y movilización social frente a la apertura de nuevas facultades. La institución exige a las autoridades competentes que “no permitan la comercialización” del grado

GALERIA
Gaspar Ros, decano de la Facultad de Veterinaria de Murcia.

Llamamiento contra la apertura de facultades de Veterinaria

Veterinaria de la Universidad de Murcia lanza una campaña de información y movilización social frente a la apertura de nuevas facultades. La institución exige a las autoridades competentes que “no permitan la comercialización” del grado

Alfonso Neira de Urbina - 15-02-2019 - 15:20 H

En clara referencia a los movimientos que se han producido para abrir nuevas facultades de veterinaria en España, especialmente el intento de la Universidad Católica (UCAM), la Junta de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia (UMU) se ha pronunciado sobre la posible apertura de una nueva facultad en la región.

Veterinaria de la UMU ha hecho público su rechazo a los nuevos proyectos para incrementar la oferta de grados. Es más, en un comunicado, la Junta exige a las autoridades competentes, en última instancia el Gobierno murciano, que “no permitan la mercantilización de este Grado”.

La apertura, según los opositores a la aparición de nuevos grados de Veterinaria, bajaría la calidad de los estudios impartidos, además, argumentan que el mercado no podría absorber tal cantidad de egresados.

Para combatir la posible aparición de nuevos grados y concienciar sobre el tema, la Facultad de Veterinaria de la UMU inicia una campaña “de información y movilización social”, sobre la creación de más facultades, tanto en el resto de España como en la Región de Murcia.

Además de la incapacidad del mercado para asumir a una cantidad más elevada de veterinarios, la Universidad de Murcia aduce también que los estándares de calidad necesarios en esta carrera universitaria no están al alcance de cualquier centro. Y es que esgrimen que para obtener acreditación europea las facultades de veterinaria deben ajustarse a unos parámetros regulados por la Directiva Europea. "Unos estándares de calidad formativa que requieren de unas infraestructuras singulares como Hospital Veterinario, Granja Docente o Planta Piloto de Tecnología de Alimentos”, explican.

Además, señalan la existencia de “una cualificación profesional de su profesorado altamente especializado” y de un “proceso de acreditación europeo (por la EAVE, Asociación Europea de Establecimientos de Formación Veterinaria) que es tremendamente exigente”.

Estos baremos de calidad, según Veterinaria de la UMU, les lleva a auto limitarse “en el número de estudiantes admitidos (solo 90 por curso) buscando la ratio adecuada entre profesores y estudiantes”. Mientras que, denuncian, “otros centros privados, abusan de este número y admiten de modo descontrolado un número excesivo de estudiantes”.

Por todo ello, la Facultad de Veterinaria de la UMU se opone frontalmente a la oferta de nuevos grados en Veterinaria e inicia una campaña en la que “la movilización social debe ser a todos los niveles” e invita a las redes sociales a “actuar”, para que no baje el nivel de los estudios veterinarios, ni suba la precariedad en los egresados.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.