DOMINGO, 8 de diciembre 2019, actualizado a las 6:10

DOM, 8/12/2019 | 6:10

PROFESIONALES

Las esterilizaciones se complican más que las castraciones

Una auditoría realizada en Reino Unido sobre las castraciones y las esterilizaciones de perros y gatos, da a conocer los datos de las intervenciones veterinarias y sus resultados en los animales

GALERIA

Las esterilizaciones se complican más que las castraciones

Una auditoría realizada en Reino Unido sobre las castraciones y las esterilizaciones de perros y gatos, da a conocer los datos de las intervenciones veterinarias y sus resultados en los animales

Jorge Jiménez - 21-11-2018 - 14:10 H

En Reino Unido se ha llevado a cabo la primera auditoría del país sobre esterilización y castración en perros y gatos. Para su realización se han estudiado 30.000 casos individuales, de perros y gatos sometidos a estas intervenciones en todo el país. La auditoria ha revelado que uno de cada diez casos, de esterilización o castración, tiene lugar algún tipo de anomalía que requiere de un tratamiento veterinario o de una intervención quirúrgica posterior, tanto en perros como en gatos. Y en ambas especies, las esterilizaciones presentan más complicaciones que las castraciones.

La auditoría ha sido llevada a cabo por vetAUDIT, organización encargada de evaluar las tasas de complicaciones postoperatorias de esterilizaciones, actualmente se encuentra bajo la dirección del Royal College of Veterinary Surgeons. El estudio tiene como fin el establecimiento de unos puntos de referencia con los que la profesión puede medir su desempeño y tener conocimiento de en qué aspectos es necesaria una mejora.

Los datos más relevantes que se pueden extraer de la auditoría llevada a cabo en Reino Unido son, por ejemplo, que entre el 8,2% y el 9,1% de todos los casos de castración y esterilización padecieron algún tipo de anomalía, que posteriormente tuvo que ser subsanada con un tratamiento clínico veterinario o una intervención quirúrgica. Sin embargo, menos de uno de cada diez casos que fueron anómalos, no necesitó de intervención o tratamiento veterinario posterior. En conclusión, fueron más los casos, que presentaron anomalía, que necesitaron de un tratamiento veterinario que los que no. Por otro lado, se señala que los procesos de castración y de esterilización presentaron un 0,1% de fatalidad. Y en más de tres de cada cuatro casos no hubo ningún tipo de anomalía posterior a la operación. Aunque, como ya se adelantaba al inicio, tanto en perros como en gatos, la esterilización presentó complicaciones que posteriormente tuvieron que ser tratadas clínicamente, que las castraciones. En cuanto a cómo afectan la esterilización y la castración a perros y gatos, el estudio muestra que en los canes las anomalías fueron más comunes en los felinos, con procedimientos equivalentes.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.