DOMINGO, 7 de junio 2020, actualizado a la 1:27

DOM, 7/6/2020 | 1:27

PROFESIONALES

Las clínicas veterinarias, adaptadas para niños con alta sensibilidad

Comienzan a proliferar los centros veterinarios que invierten recursos en adaptar sus instalaciones a clientes que padecen algún tipo de problema relativo a la sensibilidad sensorial, haciendo que su visita sea más llevadera

Las clínicas veterinarias, adaptadas para niños con alta sensibilidad

Las clínicas veterinarias, adaptadas para niños con alta sensibilidad

Comienzan a proliferar los centros veterinarios que invierten recursos en adaptar sus instalaciones a clientes que padecen algún tipo de problema relativo a la sensibilidad sensorial, haciendo que su visita sea más llevadera

Javier López Villajos - 18-03-2019 - 14:30 H

Por todos es conocido el caso de los perros de terapia cuya misión es mitigar los efectos que sufren los niños con diferentes tipos de discapacidad. Es por ello que cada vez más centros veterinarios se plantean acondicionar sus instalaciones para que el acceso de estos niños a sus centros no resulte una experiencia difícil y estresante. 

Un ejemplo de esta apuesta es la que ha realizado Ian Ross, veterinario en la clínica Medivet Rambsbottom, en Reino Unido, quien ha introducido una serie de recursos en dicho centro para facilitar la visita de niños que padecen algún tipo de problema relativo a la sensibilidad sensorial, que también pueder ser efecto del autismo.

La alta sensibilidad es una respuesta intensa a los estímulos que reciben los canales de la vista, el olfato, el gusto, el oído y el tacto. Aquellas personas altamente sensibles pueden sufrir fuertes reacciones ante acciones o eventos que son particularmente estimulantes, brillantes o ruidosos. Es por ello que la visita a lugares nuevos como una clínica veterinaria puede resultar una experiencia difícil y estresante para este tipo de personas, especialmente si se trata de niños.

Tras recibir la llamada de un cliente cuya hija padece autismo para consultar al personal de la clínica Medivet Rambsbottom sobre cómo podría acudir al centro con su hija, Ross desarrolló una serie de recursos que incluyen un folleto que explica cómo funciona la práctica veterinaria, el cual puede enviarse a este tipo de niños antes de que lleguen al centro, además de ofrecer una caja de objetos sensoriales, disponible en la sala de espera, cuyo cometido es reducir el estrés de estos niños, manteniéndolos ocupados.

"Esta petición nos hizo pensar en cómo podríamos hacer para que nuestro entorno de trabajo resultara más accesible y acogedor, y ya no solo para las personas con alta sensibilidad, sino también para las personas con algún tipo de condición especial o discapacidad", matiza Ross, quien apunta que estos recursos propuestos son “cosas simples que pueden marcar una gran diferencia para este tipo de niños y sus familias”.

  • GALERIA

    Folleto y objetos sensoriales para reducir el estrés de los niños con alta sensibilidad durante la visita al veterinario

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.