DOMINGO, 20 de septiembre 2020, actualizado a las 6:32

DOM, 20/9/2020 | 6:32

PROFESIONALES

La toxoplasmosis congénita se estabiliza en Europa

Los casos de toxoplasmosis congénita han incrementado en los últimos años, hasta 2016 cuando parecen empezar a estabilizarse, aunque en el caso español es el momento en el que se empiezan a notificar casos confirmados

El gato es una de las fuentes de infección de toxoplasmosis congénita, una enfermedad que afecta a los fetos de mujeres embarazadas y puede provocar abortos.
El gato es una de las fuentes de infección de toxoplasmosis congénita, una enfermedad que afecta a los fetos de mujeres embarazadas y puede provocar abortos.

La toxoplasmosis congénita se estabiliza en Europa

Los casos de toxoplasmosis congénita han incrementado en los últimos años, hasta 2016 cuando parecen empezar a estabilizarse, aunque en el caso español es el momento en el que se empiezan a notificar casos confirmados

Alfonso Neira de Urbina - 27-06-2019 - 14:37 H

El último informe epidemiológico anual de la toxoplasmosis congénita, referente al año 2016, del Centro Europeo para la Prevención y el Control de enfermedades (ECDC) refleja que los casos de toxoplasmosis congénita —la que transmiten las madres a los fetos— en la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo han sufrido un significativo aumento, sobre todo debido a las notificaciones por parte de Francia en el período 2012-2015, aunque en 2016 parecen haberse estabilizado, bajando el número de casos confirmados.

La toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria y se trata de una zoonosis, ya que habitualmente es transmitida por un animal al ser humano. Aunque la enfermedad en el gato es poco frecuente, lo cierto es que este animal es el hospedador definitivo, aunque no es la única fuente de contagio, ya que también puede transmitirse a través de otras vías como la ingesta de carne cruda o poco cocinada contaminada. En este sentido, las mujeres embarazadas son las que más cuidado deben tener con esta enfermedad, ya que afecta al feto y puede provocar abortos. Normalmente, a excepción de las mujeres gestantes, el resto de las personas no muestran síntomas si se contagian.

La incidencia de la enfermedad en Europa, que puede tener graves consecuencias en los fetos infectados, no se puede evaluar debido a las diferencias que existen en la configuración de los distintos sistemas nacionales de vigilancia, según informa el ECDC.

Sin embargo, en el último informe epidemiológico se puede observar una tendencia al alza en el número de casos, aunque empieza a frenarse en el último año, motivada sobre todo por las notificaciones francesas, que posicionan a la república gala como la líder en casos de toxoplasmosis en Europa. En el caso de España, en el periodo estudiado —de 2012 a 2016— se han notificado solamente 5 casos en el 2016, último año del que aporta datos el ECDC.

En rasgos generales, en 2016, los Estados europeos informaron de 242 casos confirmados de toxoplasmosis congénita en humanos, representando Francia el 81% de las notificaciones, una cifra ligeramente inferior a la registrada en 2015 (288). En este sentido, la progresión al alza de los casos de esta zoonosis se ve frenada, habiendo registrado una evolución en la que se dieron 144 casos en 2012, 213 en 2013 y 258 en 2015.

Como se mencionaba, Francia lidera los casos de toxoplasmosis europeos en 2016 con una gran diferencia. En este sentido, el país galo notificó 195 casos, mientras que los siguientes que más casos notificaron fueron Polonia (20), Alemania (10) y Reino Unido (8). España se queda en cuarto lugar con 5 casos confirmados comunicados al ECDC.

Por último, cabe mencionar que, al igual que ocurre con otras zoonosis como la giardiasis, la toxoplasmosis no presenta estacionalidad.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.