DOMINGO, 31 de mayo 2020, actualizado a las 7:50

DOM, 31/5/2020 | 7:50

PROFESIONALES

La terapia con perros, aplicable también para víctimas del terrorismo

La American Kennel Club destaca el apoyo que ofrecen las unidades caninas a las víctimas de atentados como en el caso del colectivo LGTBIQ tras sufrir un tiroteo en una discoteca hace tres años.

Uno de los perros de la unidad canina de Policía que presta terapia a los familiares de las víctimas y a los supervivientes del tiroteo en la discoteca Pulse de Florida en 2016.
Uno de los perros de la unidad canina de Policía que presta terapia a los familiares de las víctimas y a los supervivientes del tiroteo en la discoteca Pulse de Florida en 2016.

La terapia con perros, aplicable también para víctimas del terrorismo

La American Kennel Club destaca el apoyo que ofrecen las unidades caninas a las víctimas de atentados como en el caso del colectivo LGTBIQ tras sufrir un tiroteo en una discoteca hace tres años.

Javier López Villajos - 28-06-2019 - 14:22 H

De un tiempo a esta parte los atentados contra diferentes comunidades no dejan de sucederse alrededor del mundo. El último tuvo lugar el 27 de junio en el centro de la capital de Túnez donde dos atentandos consecutivos, de los que el Estado Islámico ha reivindicado su autoría, han causado la muerte de un agente de Policía, además de dejar a ochos personas heridas.

Y es que, comprobados los beneficios que ofrece la terapia con perros a la hora de asistir a personas con diferentes necesidades, ya sea mejorando el bienestar de los pacientes ingresados en los hospitales y en los centros de mayores, o también acompañando a niños que acuden de testigos a los juicios, el American Kennel Club (AKC) reivindica el uso de estos perros para asistir a las víctimas de atentados terroristas.

De esta forma, la AKC pone de ejemplo el tiroteo que se produjo en la discoteca Pulse, Florida, en junio de 2016, donde la gran mayoría de las víctimas pertenecían al colectivo LGTBIQ, muriendo 49 de ellas y resultando heridas otras 53.

John Hunt, cofundador de la unidad canina del cuerpo K-9 de la Policía estadounidense especializada para asistir en casos de emergencias, junto a Gunther, un rottweiler de 3 años, se trasladaron hasta el altar que hicieron en homenaje a las víctimas mortales de este tiroteo para ofrecer apoyo a los familiares y a los supervivientes.

"Gunther y yo nos acercamos para hablar con las víctimas”, explica Hunt, quien detalla que un amigo de las víctimas se arrodilló y abrazó a Gunther. Este le relató a Hunt que estaba mandando mensajes de texto a su amigo, quien se había encerrado en el baño de la discoteca, hasta que la conversación se detuvo. Su amigo terminó siendo una de las víctimas mortales de este tiroteo.

  • GALERIA

    John Hunt y Gunther frente al altar en homenaje a las víctimas del tiroteo en la discoteca Pulse de Florida

EL APOYO CANINO EN TRAGEDIAS

Hunt apunta que este es solo uno de los muchos casos en los que esta unidad canina ha ayudado a las víctimas de otras tragedias a canalizar sus emociones. Así, este grupo de trabajo formado por 33 equipos distribuidos en siete Estados (Pensilvania, Nueva Jersey, Maryland, Virginia, Colorado, Nueva York y Florida) ha acudido al escenario de tiroteos en masa ocurridos por todo Estados Unidos.

Dado el carácter imprevisible de estos atentados, el equipo organiza una agenda para coordinar los viajes y determinar cuánto personal se requiere en cada uno de los escenarios. Por su parte, los animales que forman parte de este grupo de trabajo deben disponer de un certificado como perros de terapia.

OTROS CASOS

Hunt relata cómo fue prestar este servicio de terapia en casos como el tiroteo producido durante la celebración del festival de música Route 91 Harvest en Las Vegas en octubre de 2017 o en el que tuvo lugar en la Primera Iglesia Bautista de Texas en noviembre de 2017, donde murieron 26 personas y otras 20 resultaron heridas.

“Gunther y yo estábamos con el pastor Frank Romero, quien nos confesó que su hija Annabelle, de 14 años y una de las 26 víctimas mortales, siempre quiso trabajar con perros de terapia”, señala Hunt, quien matiza que el hecho de acariciar a Gunther logró reconfortar, en parte, al pastor. “Esa es nuestra función. Simplemente estar allí donde la gente nos necesite, proporcionándoles comprensión”, declara Hunt.

Una experiencia similar se vivió en la masacre que tuvo lugar en la sinagoga Árbol de la vida de Pittsburgh en octubre de 2018, donde hasta los agentes de policía que atendieron el caso expresaron cómo vivieron dicha situación. “Se trata de dar un soporte emocional que motive a estas víctimas y testigos de atentados a comunicarse para lograr reponerse del trauma”, expresa Hunt. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.