MARTES, 14 de julio 2020, actualizado a las 18:09

MAR, 14/7/2020 | 18:09

PROFESIONALES

La salmonela se está volviéndo cada vez más resistente a los antibióticos

Alertan de que la naturaleza de la salmonela está cambiando, apareciendo cada vez más cepas resistentes a los antibióticos. Asimismo, la epidemiología de las infecciones ha mutado

La salmonela se está volviéndo cada vez más resistente a los antibióticos

La salmonela se está volviéndo cada vez más resistente a los antibióticos

Alertan de que la naturaleza de la salmonela está cambiando, apareciendo cada vez más cepas resistentes a los antibióticos. Asimismo, la epidemiología de las infecciones ha mutado

Redacción - 26-11-2019 - 17:42 H

"La naturaleza de la salmonela está cambiando, y a peor". Así ha resumido la Universidad Estatal de Michigan (MSU) su último estudio sobre el aumento de las resistencias a los antibióticos en las infecciones producidas por la bacteria publicado en Frontiers in Medicine.

La salmonela es un grupo diverso de patógenos bacterianos, de los que diversos serotipos son transmitidos por alimentos, algunos de origen animal, en los que es reservorio. Por ello, es considerada una zoonosis alimentaria, y el papel del veterinario en lo referente a esta enfermedad es crucial, ya que estos profesionales sanitarios están encargados de mantener la salud pública y la seguridad alimentaria mediante el análisis y control de los alimentos antes de que puedan ser consumidos.

De hecho, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) la califica como una de las enfermedades zoonósicas con mayor implicación en la salud pública, más frecuentes y de mayor impacto económico, por lo que son necesarias estrategias y programas de control para reducir la prevalencia en la cabaña ganadera.

La situación de la salmonela en Michigan, lugar donde se basa el estudio, podría ser un modelo de lo que está sucediendo en otros lugares, según el estudio, en el que se documenta un aumento sustancial de las cepas resistentes a los antibióticos y, en consecuencia, estancias más prolongadas en los hospitales.

"Si tiene una infección por salmonela que es resistente a los antibióticos, es más probable que sea hospitalizado durante más tiempo, y le tomará más tiempo recuperarse", ha explicado Shannon Manning, profesora de la Fundación MSU en el Departamento de Microbiología y Genética Molecular y autora del estudio.

La profesora universitaria ha señalado que perder un día, o incluso más, debido a un diagnóstico erróneo o un tratamiento inadecuado provoca que los síntomas empeoren. Asimismo, ha apuntado que los médicos pueden acabar con las subpoblaciones de bacterias más susceptibles, pero las resistentes son más fuertes.

En cuanto a los tratamientos, cada cepa reacciona de manera diferente a la gama de antibióticos disponibles. Así que una correcta prescripción es crucial, según han explicado desde la Universidad Estatal de Michigan.

Específicamente en el estado, los médicos están viendo más cepas que son resistentes a la ampicilina, un antibiótico comúnmente recetado para tratar la salmonela. La resistencia a múltiples fármacos, o la resistencia a más de tres clases de antibióticos, también ha aumentado.

CAMBIO DE EPIDEMIOLOGÍA

"Todavía no estamos seguros de por qué sucede esto; podría ser que estos antibióticos hayan sido recetados en exceso en la medicina humana y veterinaria y que la posesión de genes de resistencia haya permitido que estas bacterias crezcan y prosperen en presencia de antibióticos", ha apuntado Manning.

Históricamente, la salmonela ha afectado a niños pequeños y ancianos, pero ahora ha habido un aumento en los casos de adultos, lo que sugiere que la epidemiología de las infecciones ha cambiado.

Asimismo, la investigación ha revelado una diferencia entre las cepas que afectan a quienes viven en zonas rurales y quienes viven en entornos urbanos. Las infecciones por enteritis tienden a ser mayores en las zonas rurales, algo que atribuyen a la exposición de los residentes a animales de granja o fuentes de agua no tratadas.

Cabe señalar que las poblaciones de salmonela de diferentes lugares tienen características propias. Por lo tanto, en cada sitio geográfico se deben modificar los tratamientos e identificar los impulsores de la enfermedad, según se indica en el estudio.

"Nuestros resultados muestran la importancia de la vigilancia, la monitorización de las frecuencias de resistencia y la identificación de factores de riesgo específicos para región", ha explicado Manning, quien concluye que, "las tendencias que se revelan pueden conducir a nuevas estrategias de prevención".

  • GALERIA

    La investigadora Shannon Manning

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.