DOMINGO, 20 de octubre 2019, actualizado a las 18:57

DOM, 20/10/2019 | 18:57

PROFESIONALES

La red de institutos europeos One Health EJP presenta sus avances

El Programa Conjunto Europeo One Health, en el que participan Visavet y el INIA, ha presentado sus avances en investigación relativa a resistencias antimicrobianas y zoonosis alimentarias que ha realizado en su primer año de vida

GALERIA
Junta de dirección científica del Programa Conjunto Europeo One Health (OHEJP) reunida en la sede de Visavet.

La red de institutos europeos One Health EJP presenta sus avances

El Programa Conjunto Europeo One Health, en el que participan Visavet y el INIA, ha presentado sus avances en investigación relativa a resistencias antimicrobianas y zoonosis alimentarias que ha realizado en su primer año de vida

Francisco Ramón López - 08-10-2019 - 16:37 H

En 2018, se unieron 38 institutos de salud pública, salud animal y alimentos y la Asociación Med-Vet-Net para formar el Programa Conjunto Europeo One Health (OHEJP), una red europea de excelencia para la investigación de zoonosis. Un año después, ha presentado su primer informe anual.

El OHEJP abarca 19 países europeos, entre ellos España, desde donde participan el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (Visavet) de la Universidad Complutense de Madrid. De hecho, la última reunión de la Junta de dirección científica, celebrada en septiembre, fue en la sede de Visavet.

El objetivo principal de esta red, apuntan, es reforzar la colaboración entre los institutos participantes, mejorando la integración de sus actividades mediante proyectos conjuntos de investigación, proyectos integradores conjuntos y a través de la educación y la capacitación.

Los campos en los que se centra el One Health EJP son las zoonosis transmitidas por los alimentos, la resistencia a los antimicrobianos y las enfermedades emergentes. En todos ellos, afirman, existen oportunidades para la armonización de enfoques, metodologías, bases de datos y procedimientos para la evaluación y gestión de peligros.

Asimismo, esta red trata de armonizar el trabajo de dos importantes organismos europeos que trabajan en estos campos, como son el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (Efsa).

En el primer año de vida, apunta el OHEJP, ya se ha establecido una agenda de investigación estratégica y se ha desarrollado un procedimiento para actualizar la investigación prioritaria y los proyectos integradores.

Asimismo, han llevado a cabo nueve publicaciones científicas, dos talleres, y se ha realizado una convocatoria de financiación de doctorados para el año 2018 y se ha convocado la de 2019.

LOS PROYECTOS

Junto a todo esto, este año se han financiado 11 proyectos conjuntos de investigación. Uno de ellos es IMPART, un proyecto de investigación de dos años establecido para desarrollar y armonizar métodos de laboratorio para la detección de resistencia a antibióticos.

También han iniciado el proyecto ARDIG, en el que participa el Visavet y con en el que se pretende mejorar la colaboración entre los países europeos participantes, permitiendo a los socios revisar los datos disponibles sobre la resistencia a los antibióticos y el uso de antimicrobianos de cada país.

Por su parte, RaDAR tratará de desarrollar modelos de evaluación de riesgos para cuantificar el desarrollo de resistencias en la granja y su posterior propagación a los humanos. MedVetKlebs también está tratando de luchar contra las resistencias, concretamente de la Klebsiella pneumoniae, una de las más extendidas.

Mientras que MAD-Vir, en el que participa el INIA, está utilizando la metagenómica para mejorar la detección de virus que causan intoxicación alimentaria y enfermedades en humanos y animales.

METASTAVA, por su parte, utilizará la metagenómica para la detección tanto de zoonosis alimentarias, como de resistencias antimicrobianas y enfermedades emergentes. Los campos en los que se centra el grupo.

Y es que la seguridad alimentaria es otro de los campos, junto a las resitencias, que copan los proyectos del OHEJP. Así, durante el 2018 se ha llevado a cabo el proyecto TOX-detect, que quiere “llenar los vacíos” en los métodos utilizados para detectar las toxinas del género Staphylococcus, Bacillus y Clostridium.

NOVA, por su parte, en el que participan el INIA y VISAVET, busca el desarrollo de nuevas herramientas y métodos de vigilancia de infecciones alimentarias, así como métodos para armonizar y optimizar el uso de los datos existentes de los sistemas de vigilancia.

En la misma línea, con LISTADAPT se ha desarrollado un algoritmo para la identificación y caracterización genética de cepas de Listeria a nivel europeo.

Entre otros de los proyectos se encuentra AIR SAMPLE, que quiere desarrollar un método de muestreo de aire como una alternativa de bajo costo y multipropósito a los excrementos fecales o hisopos para la vigilancia, monitoreo y erradicación de Campylobacter en la producción avícola.

Por último, MoMIR-PPC tiene como objetivo monitorear la microbiota intestinal y la respuesta inmune para predecir, prevenir y controlar las zoonosis en humanos y ganado y minimizar el uso de antimicrobianos. En este proyecto participa Visavet.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.