JUEVES, 22 de agosto 2019, actualizado a las 19:39

JUE, 22/8/2019 | 19:39

PROFESIONALES

La receta electrónica preocupa a los veterinarios autónomos italianos

El secretario general del sindicato que representa a los veterinarios autónomos italianos, Angelo Troi, ha expresado las dudas que genera la implantación de la receta electrónica veterinaria obligatoria

GALERIA
Angelo Troi, secretario general de Sivelp, durante una manifestación contra la desinformación científica y a favor de la investigación biomédica

La receta electrónica preocupa a los veterinarios autónomos italianos

El secretario general del sindicato que representa a los veterinarios autónomos italianos, Angelo Troi, ha expresado las dudas que genera la implantación de la receta electrónica veterinaria obligatoria

Alfonso Neira de Urbina - 09-11-2018 - 12:50 H

Hace poco adelantabamos que Italia era pionera en la implantación de la obligatoriedad del uso de la receta electrónica veterinaria. Concretamente, el país europeo daba este paso en pos de la lucha contra la resistencia a los antibióticos, es decir, controlar el uso de los antibióticos para evitar, entre otras cosas, que cuando el producto animal llegue a la cadena alimentaria humana no genere resistencia. En este contexto, la receta electrónica es el mecanismo elegido para tener una trazabilidad completa de los medicamentos y poder disponer de información absoluta sobre el uso de los antibióticos. Pero esta medida no convence del todo al Sindicato de profesionales veterinarios autónomos (Sivelp, por sus siglas en Italiano, o Sindacato Veterinari Liberi Professionisti) y su secretario general, Angelo Troi, ha expresado que surgen “dudas” en cuanto a las bondades de la próxima implantación de la receta electrónica veterinaria.

La receta veterinaria electrónica sustituirá a la versión en papel en todo el territorio nacional italiano, lo que supone la obligatoriedad del uso de este sistema por parte de los profesionales veterinarios. En cuanto a este punto, Sivelp envió una carta al ministerio de la salud, el pasado mes de julio, en la que pedía que se permitiese el uso de la receta de papel. Es decir, una vez implantada la receta electrónica, que ambas formas de recetar conviviesen durante un periodo de prueba, que serviría para testar el nuevo sistema y solventar las dificultades que se puediesen encontrar los veterinarios.

Angelo Troi ha recordado que en Italia la resistencia de los antibióticos se mantiene entre las más elevadas de Europa. Pero no está convencido de que la solución sea la implantación de la receta electrónica, ya que los antibióticos son el 3% de los fármacos que se suministran en Italia y, a tenor de lo expresado por Troi en un comunicado, trabajar en la trazabilidad “del 3% del mercado farmacéutico italiano puede ser encomiable, pero deja algunas dudas”.

POSIBLES PROBLEMAS

Sivelp señala tres problemas que puede generar el nuevo mecanismo para recetar,  que son, el incremento de los costes, el hecho de que la receta representa una indicación y no es 100% fiable como dato, y la complejidad del registro en el sistema.

Troi indica que la receta electrónica obligatoria supone un sobrecoste para la sanidad nacional italiana, ya que se emite a través de un instituto zoo profiláctico. Pero no es el único inconveniente económico. Según el comunicado, supone un aumento del gasto a los veterinarios, por las necesidades tecnológicas que suscita, para el cliente, que puede ver incrementada su factura, y para los farmacéuticos, por las necesidades que conlleva el archivo de los datos.

Otro de los puntos señalados es la fiabilidad de los datos recopilados. “La prescripción veterinaria no es un dato real”, ha apuntado Troi, ya que el propietario del animal no tiene por qué seguir necesariamente todas las indicaciones del veterinario.  Por lo que, en opinión del secretario general de Sivelp, “no debe ser tratada” como un dato objetivo.

La complejidad es el otro factor que provoca las dudas de Troi; tanto en el caso de las farmacias, que se encuentran con la problemática de usar mecanismo diferente para los medicamentos veterinarios, generando una situación de complejidad en los registros, como en el caso de los veterinarios. Este último colectivo podría sentirse tentado a recetar menos medicamentos debido a la mencionada complejidad.

Troi admite que la receta electrónica puede hacer crecer el mercado, pero señala que debido a lo complejo del sistema, existe la posibilidad que el veterinario no recete, salvo en los casos indispensables, para reducir el riesgo de problemas durante el procedimiento.

Por todo ello, Sivelp defiende que “la trazabilidad podría ser más realista mediante el registro de los suministros reales, recibos y documentos de transporte, permitiendo el uso pero no vinculándolo a la complejidad de la receta electrónica”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.