LUNES, 10 de diciembre 2018, actualizado a las 4:59

LUN, 10/12/2018 | 4:59

MADRID

PROFESIONALES

La personalidad de los animales condiciona su modo de vida

Un equipo multidisciplinar del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea-CSIC) ha dado a conocer una teoría de la bioenergética del comportamiento animal que indica que los rasgos de la personalidad de éstos están ligados a su forma de vida

GALERIA

La personalidad de los animales condiciona su modo de vida

Un equipo multidisciplinar del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea-CSIC) ha dado a conocer una teoría de la bioenergética del comportamiento animal que indica que los rasgos de la personalidad de éstos están ligados a su forma de vida

Redacción - 28-11-2018 - 14:10 H

Un equipo multidisciplinar del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea-CSIC) ha dado a conocer una teoría de la bioenergética del comportamiento animal, publicada en la revista científica Ecology Letters, que indica que los rasgos de la personalidad de éstos están ligados a su forma de vida y conectan al individuo con el medio natural por flujos de energía. La teoría bioenergética del comportamiento, según el director del trabajo, Miquel Palmer, y los físicos del Imedea, Salvador Balle y Alberto Álvarez, describe como se distribuye la energía en el interior del cuerpo para poder crecer y mantener toda la estructura de los organismos, madurar y tener descendencia y “se basa en principios físico-químicos bastante complejos”.

Por su parte, Andrea Campos-Candela, primera autora de este estudio y estudiante de doctorado explica que un comportamiento muy interesante e importante para entender la ecología de la personalidad animal “viene determinado por el modo en que los animales se mueven en el espacio”. Además, detalla que "Los animales no se mueven al azar ni ocupan espacios infinitos, si no que se mueven dentro de unos límites determinados que podríamos considerar 'su hogar'. Por su personalidad, hay animales que se alejan más de sus hogares que otros y eso tiene consecuencias muy importantes en la vida del organismo”. En este sentido, el animal que más se aleja es el que tendrá más oportunidad de encontrar más alimento, tener más energía, crecer con mayor rapidez y reproducirse más. Todo ello está determinado por cómo la energía que los animales obtienen de la comida se distribuye por su organismo. De esta manera, “los peces que vemos cuando buceamos son los más exploradores, o nuestros animales de compañía son los más dóciles”.

Según el Imedea, la teoría bioenergética del comportamiento “da un gran paso adelante para entender los rasgos de la personalidad animal”. No obstante, indican que “hay que salir más al campo y explorar a fondo para conocer mejor el papel que juega la personalidad animal en el medio natural”. Además, desde Imedea se indica que esta nueva teoría ayudará a diseñar futuros planes de gestión de los recursos naturales que sean más integradores y exitosos, y permitirá explorar algunas preguntas como qué pasaría si todos los peces más agresivos o exploradores son pescados, o qué consecuencias tendría para la supervivencia de una especie la desaparición de la diversidad de comportamiento.

Saber los rasgos del comportamiento que podrían dar más ventaja a un individuo en un escenario de cambio climático, también puede ser significativo, así como la importancia de proteger la diversidad de comportamiento dentro de una especie.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.