MIÉRCOLES, 20 de enero 2021, actualizado a las 8:49

MIÉ, 20/1/2021 | 8:49

PROFESIONALES

La leishmaniosis gana terreno a causa del cambio climático

Investigadores del Instituto de Salud Carlos III advierten que las enfermedades vectoriales como la leishmaniosis o la fiebre del Nilo Occidental están ganando influencia en zonas mediterráneas por el aumento de temperaturas

Cristina Linares y Julio Díaz, científicos de la Escuela Nacional de Sanidad del ISCIII y firmantes del informe.
Cristina Linares y Julio Díaz, científicos de la Escuela Nacional de Sanidad del ISCIII y firmantes del informe.

La leishmaniosis gana terreno a causa del cambio climático

Investigadores del Instituto de Salud Carlos III advierten que las enfermedades vectoriales como la leishmaniosis o la fiebre del Nilo Occidental están ganando influencia en zonas mediterráneas por el aumento de temperaturas

Redacción - 23-11-2020 - 14:28 H

La Red Independiente de Expertos del Mediterráneo en Cambio Climático y Ambiental (MedECC) acaba de publicar su Primer Informe de evaluación del Mediterráneo (MAR1), que se ha desarrollado gracias a la colaboración de 190 científicos de 25 países, entre ellos España. El informe se articula en seis capítulos, uno de ellos dedicado a la relación entre cambio climático y salud.

El MedECC es una organización vinculada a la iniciativa Estrategia Mediterránea para el Desarrollo Sostenible 2016-2025, una guía que trata de facilitar la implantación a escala local, regional y nacional de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ONU).

El objetivo de este primer informe es presentar y evaluar el conocimiento científico disponible sobre el cambio climático y medioambiental y sus riesgos asociados en la cuenca del Mediterráneo, para hacerlo accesible a los responsables políticos, las diferentes partes interesadas y, en definitiva, a la población general.

Dos de los autores principales de este capítulo del informe son Cristina Linares y Julio Díaz, investigadores de la Escuela Nacional de Sanidad del  Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). Según explican los dos autores, el capítulo dedicado a cambio climático y salud analiza variables como la edad, el nivel socioeconómico, las infraestructuras sanitarias y la capacidad de aclimatación al cambio climático y sus consecuencias.

Además, repasa las principales causas de la vulnerabilidad social en relación con los riesgos para la salud en los países de la región mediterránea; concreta el estado actual de los impactos directos en la salud de las olas de calor y de frío, y destaca la creciente influencia de las enfermedades transmitidas por vectores (leishmaniosis, Chikungunya, virus del Nilo Occidental…) y por el consumo de agua y alimentos.

En este sentido, el aumento de la relevancia de las enfermedades vectoriales zoonósicas es algo contra lo que ya se está luchando en el sector de la salud animal. De hecho, MSD Animal Health lidera #ProtectOurFutureToo, la primera iniciativa europea enfocada a la protección de los animales de compañía frente al aumento de temperaturas, que cuenta con 21 expertos internacionales ‘One Health’.

Así, por ejemplo, en referencia a la leishmaniosis, durante una sesión científica organizada por LETIPharma, médicos y veterinarios ya pusieron de manifiesto cómo la globalización y el cambio climático favorecen la expansión de la enfermedad a nuevos lugares. Además, según se señaló durante el encuentro, el aumento de temperaturas facilita que el flebótomo vector de la leishmaniosis se encuentre activo durante más meses al año.

MEJORAR LA VIGILANCIA Y EL CONTROL EPIDEMIOLÓGICO

Por otro lado, en el capítulo sobre el informe de cambio climático y la salud se analizan los impactos indirectos del cambio climático en la calidad del aire, evaluando la influencia de factores como las intrusiones de polvo Sahariano, los incendios forestales, las migraciones y la relación entre cambio climático y salud mental.

El capítulo finaliza con un análisis de la posible incidencia del progresivo incremento de temperatura en el calentamiento global, y con una evaluación de diferentes medidas de resiliencia y adaptación que pueden adoptarse para minimizar estos impactos.

La temática de este informe se ha reflejado recientemente en un artículo científico publicado en la revista Environmental Research el pasado mes de enero. Esta investigación, según explican ambos científicos de la Escuela Nacional de Sanidad, concluyó que el cambio climático afecta a los sectores vulnerables de la región mediterránea, que se caracteriza por una población cada vez más envejecida, un mayor porcentaje de personas con enfermedades crónicas y un porcentaje importante de personas con bajos recursos más susceptibles a diversos riesgos, como los efectos de temperaturas extremas.

Para mejorar la protección de estas poblaciones son necesarios, entre otras soluciones, mejores sistemas de vigilancia y control epidemiológico.

"Las proyecciones climáticas y la vulnerabilidad de parte de la población de los países mediterráneos hacen cada vez más imperativa la mitigación del cambio climático y la adaptación a sus consecuencias. Es importante que se refuercen los planes de prevención en salud y que se implanten otros nuevos, especialmente en aquellos países que carecen de estos planes y en los que la vulnerabilidad es mayor", concluyen Linares y Díaz, quienes consideran que la colaboración transfronteriza es otra de las cuestiones que los países mediterráneos deben mejorar, en especial en los temas relacionados con la contaminación atmosférica.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.