SÁBADO, 22 de febrero 2020, actualizado a las 5:30

SÁB, 22/2/2020 | 5:30

PROFESIONALES

La inmovilización total de los gatos en la clínica, contraproducente

Un estudio afirma que la inmovilización total de los gatos para su examen veterinario es contraproducente, estresando al animal y tardando más tiempo del necesario

GALERIA

La inmovilización total de los gatos en la clínica, contraproducente

Un estudio afirma que la inmovilización total de los gatos para su examen veterinario es contraproducente, estresando al animal y tardando más tiempo del necesario

Jorge Jiménez - 18-02-2019 - 14:11 H

Según un estudio que ha analizado el bienestar de los gatos durante el manejo, algunos de los métodos más frecuentes utilizados por los veterinarios podrían no ser los más óptimos.

“Los veterinarios y el personal de asistencia suelen utilizar procedimientos que implican la inmovilización cuando tratan de examinar gatos agresivos o esquivos”, destacó una de las autoras del estudio, Carly Moody, experta en comportamiento y bienestar animal, y doctora en epidemiología en la Facultad de Veterinaria de Ontario, de la Universidad de Guelph.

Tras finalizar el estudio, los investigadores concluyeron que este tipo de manejos están asociados al aumento del estrés y el miedo en los felinos.

La inmovilización total de los gatos suele llevarse a cabo mediante una técnica en la que se mantiene al gato recostado, con su espalda contra la persona que lo manipula, mientras que se le sujetan las patas, delanteras y traseras y la cabeza. De esta manera se inmovilizan, cabeza, cuerpo y extremidades de los felinos para su examen.

Por otro lado, otra de las técnicas empleadas por los veterinarios es la inmovilización pasiva, sujetando al felino con la menor restricción posible, permitiéndole mover cabeza, cuerpo y extremidades, además de dejarle elegir la postura en que va a ser examinado, ya sea de pie, sentado o acostado.

Según se subraya en el estudio, a menos que los veterinarios tengan una capacitación o certificación especial en el manejo de felinos, la inmovilización total es el método más común para tratar a los gatos tanto en la práctica veterinaria como en los refugios para animales.

Para la investigación, los científicos trabajaron con 51 gatos de un refugio, que habían permanecido en este durante al menos una semana, y estaban disponibles para adopción. De esta manera, se comparó el efecto que tenía en los felinos la inmovilización total y la pasiva.

Los resultados que se obtuvieron tras el estudio indicaban que los animales tenían 8,2 veces más probabilidades de mostrarse agresivos y luchar durante el procedimiento de inmovilización total. Además, durante este tipo de restricción de movimientos se comprobó que los gatos experimentaban un mayor estrés.

Los investigadores descubrieron también que los exámenes tomaban más del doble de tiempo cuando se ponía en práctica la restricción total del movimiento de los gatos. En esta línea, otro de los descubrimientos fue la eficacia de la inmovilización pasiva, ya que los gatos examinados mediante este procedimiento eran 6 veces más receptivos a quedarse en la misma mesa de examinación tras la inspección veterinaria.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.