MARTES, 19 de marzo 2019, actualizado a las 11:40

MAR, 19/3/2019 | 11:40

PROFESIONALES

La Fiscalía no ve intento de homicidio en la agresión a un veterinario

Los dos hermanos cordobeses que agredieron a un veterinario tras el cierre de la explotación ganadera de su madre, se enfrentarán a penas que suman 10 años entre los dos, y no a 22 años como en un primer momento

GALERIA
Audiencia Provincial de Córdoba.

La Fiscalía no ve intento de homicidio en la agresión a un veterinario

Los dos hermanos cordobeses que agredieron a un veterinario tras el cierre de la explotación ganadera de su madre, se enfrentarán a penas que suman 10 años entre los dos, y no a 22 años como en un primer momento

Redacción - 26-02-2019 - 13:50 H

Los dos hermanos cordobeses que agredieron a un veterinario de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de Pozoblanco ya no van a ser acusados por la Fiscalía de intentar matar al funcionario. Los agresores se enfrentaban a penas de prisión que podían llegar hasta los 22 años por los presuntos delitos de atentado contra un funcionario público, intento de homicidio y daños a la oficina comarcal. Sin embargo, el Ministerio Fiscal ha decidido retirar la acusación de intento de homicidio.

Aunque los hermanos se hayan librado de la acusación de intentar matar a un hombre, según informaciones de un diario local, la Fiscalía mantiene la acusación de atentado contra un funcionario público y un delito de lesiones ya que el intento de homicidio no ha quedado acreditado en el acto del juicio.

Por parte de la Fiscalía, los dos hermanos se enfrentan a 10 años de cárcel, cinco cada uno. Una condena ostensiblemente inferior a los 22 años que se pedían en un primer momento. Eso sí, tanto la Junta de Andalucía como la acusación particular, aparte de los daños a la OCA y atentado a un funcionario público, si que mantendrán el cargo de intento de homicidio.

Este cambio de parecer está motivado por las declaraciones de los testigos en el juicio. Según pudo comprobar el Ministerio Fiscal, en lo referente a los hechos acaecidos el 24 de agosto de 2016 en los que un veterinario fue agredido por dos hermanos, los testigos no pudieron acreditar que los acusados lanzasen al funcionario por las escaleras. Es más, el veterinario recibió un puñetazo en el oído, pero los testigos no vieron la agresión.

Por ello, los acusados se enfrentan a un delito de atentado contra un funcionario público, pero no tendrán que lidiar con la acusación de intento de homicidio, por los menos por parte de la Fiscalía, ya que la acusación particular y la Junta mantiene la acusación.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.