SÁBADO, 3 de diciembre 2022, actualizado a las 10:39

SÁB, 3/12/2022 | 10:39

PROFESIONALES

La inflación sigue disparada en España y casi triplica a la del sector veterinario

El sector veterinario se adentra en 2022 con un IPC del 3,6% en marzo, frente al 9,8% que ha marcado el conjunto de España

Juan Manuel Rodríguez Poo, presidente del Instituto Nacional de Estadística.
Juan Manuel Rodríguez Poo, presidente del Instituto Nacional de Estadística.

La inflación sigue disparada en España y casi triplica a la del sector veterinario

El sector veterinario se adentra en 2022 con un IPC del 3,6% en marzo, frente al 9,8% que ha marcado el conjunto de España

Francisco Ramón López - 13-04-2022 - 10:28 H - min.

A principios de año, Animal’s Health analizaba la crisis de la inflación en España y como esta estaba afectando al sector veterinario, y advertía que el aumento de los precios en el país no estaba trasladándose en la misma medida a los servicios veterinarios.

Ya en ese artículo, se señalaba que en los próximos meses se vería si la evolución del Índice de Precios de Consumo (IPC) mostraba cambios en esta tendencia, pues en enero el IPC general ya doblaba al de los servicios veterinarios; pero parece que no está siendo así.

Y es que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ya ha hecho públicos los datos de marzo de la tasa anual del Índice de Precios de Consumo, y esta vuelve a alcanzar una estratosférica cifra del 9,8%, algo que no se veía desde mayo de 1985.

Sin embargo, el IPC de los servicios veterinarios para animales domésticos queda muy lejos de estas subidas casi verticales de la inflación, y marca una tasa interanual del 3,6% en marzo, lo que supone que la tasa general ya es casi el triple que la del sector veterinario.

Si bien es cierto que la tasa anual general en España frenó levemente su escalada al arranque del año, pasando del 6,5% de diciembre al 6,1% de enero, en febrero (7,6%) y en marzo (9,8%) ha crecido con fuerza.

Comparativa de la tasa interanual del IPC de los servicios veterinarios (naranja) y de la general (azul)

El problema es que los precios de los servicios veterinarios, lejos de sumarse a esta tendencia, han seguido la línea de los meses anteriores con tasas del 3,4% en febrero y 3,3% en enero. De esta forma, el sector veterinario se queda definitivamente atrás de la fuerte tendencia inflacionista.

Esto tiene consecuencias reales en la economía de los profesionales veterinarios, pues hay que recordar que supone un incremento de los precios en España, por lo que con el mismo dinero se pueden adquirir menos bienes y servicios.

El INE explica que esta subida está marcada por distintos factores, pero destaca la variación anual del 33,1% de los gastos en vivienda, muy afectados por la subida de los precios de la electricidad y del gasóleo para calefacción.

Aunque la inflación en la veterinaria está muy lejos de la general en España, hay que señalar que la tasa anual del IPC de marzo es de récord, y nunca se había superado en toda la serie, que se remonta a 2018.

De hecho, en prácticamente toda ella no se superaba el 2%, por lo que el aumento de los precios en España sí que parece estar repercutiendo en los servicios veterinarios, en los que queda de nuevo por ver cómo se adaptan a este escenario de inflación desbocada que vive el país.

 

 

VOLVER ARRIBA