MARTES, 27 de febrero 2024

MAR, 27/2/2024

PROFESIONALES

Incorporando el cuidado de la salud mental en el plan de estudios de Veterinaria

La Facultad de Veterinaria de Ontario lleva años aplicando un programa para ofrecer a sus estudiantes herramientas y habilidades para enfrentarse a los retos de la salud mental de la profesión veterinaria

El bienestar personal y profesional es un componente especialmente crítico en la profesión veterinaria y en los estudiantes de la carrera.
El bienestar personal y profesional es un componente especialmente crítico en la profesión veterinaria y en los estudiantes de la carrera.

Incorporando el cuidado de la salud mental en el plan de estudios de Veterinaria

La Facultad de Veterinaria de Ontario lleva años aplicando un programa para ofrecer a sus estudiantes herramientas y habilidades para enfrentarse a los retos de la salud mental de la profesión veterinaria

Francisco Ramón López - 24-11-2023 - 14:12 H - min.

El bienestar puede parecer a veces un término ambiguo; aunque a menudo se describe simplemente como estar sano y feliz. Sin embargo, para muchas personas alcanzar un estado de bienestar es una experiencia profundamente personal.

El bienestar personal y profesional es un componente especialmente crítico en la profesión veterinaria. Y es que puede resultar difícil dejar de lado las exigencias de la práctica diaria al final del día.

De hecho, el bienestar es un tema candente en el sector pues, aunque se ha hecho referencia a las presiones de la profesión durante años, se han exacerbado notablemente durante la pandemia a medida que factores sociales, físicos y económicos afectaron al tiempo y a las clínicas de los veterinarios.

Un estudio de 2020 de la Facultad de Veterinaria de Ontario (OVC) descubrió que, en relación con la población general, los participantes de una encuesta en la profesión veterinaria obtuvieron puntuaciones significativamente más altas en agotamiento o ‘burnout’, fatiga por compasión, ansiedad y depresión, así como una resiliencia significativamente menor.

El estudio también encontró que las mujeres tenían puntuaciones significativamente más altas en estrés percibido, agotamiento emocional, estrés traumático secundario, ansiedad y depresión, junto con una resiliencia significativamente menor.

A pesar de ello, Joanne Hewson, decana asociada de Estudiantes y Académicos de la OVC, está viendo una tendencia positiva en toda la profesión. “Me siento optimista por cómo los miembros de nuestra profesión están comenzando a cambiar nuestro paradigma colectivo para centrarse más en el bienestar; es un cambio cultural que debería haberse hecho antes, pero que nuestra profesión está adoptando y que puedo ver que cada día va a más”, ha manifestado.

En este sentido, cree que los profesionales del futuro estarán mejor preparados gracias a que el manejo de la salud mental comienza a trabajarse desde la propia facultad. “Al recibir capacitación en habilidades para desarrollar resiliencia y con el enfoque cambiante en la salud mental en toda nuestra profesión, siento que los graduados de hoy están mejor posicionados para tener carreras largas y muy satisfactorias”, ha afirmado.

EL BIENESTAR COMO HABILIDAD ENTRENADA EN VETERINARIA

Para la OVC, el bienestar es más que una meta a alcanzar, es un comportamiento aprendido, y por ello se está incorporando directamente en el plan de estudios. “Así como los estudiantes de veterinaria practican el pensamiento crítico, la toma de decisiones y las habilidades clínicas, también están ampliando sus habilidades y aprendiendo nuevas técnicas relacionadas con el bienestar”, afirman.

De esta manera, se presentan temas de bienestar a los estudiantes de veterinaria durante sus primeros días en el campus. Asimismo, en la semana de orientación, se expone a los estudiantes el concepto de bienestar y se les recuerda la importancia de priorizar su propia salud física y mental a lo largo de la carrera.

A los estudiantes de primer año se les presentan los dominios del bienestar como parte de su trabajo de curso, así como los conceptos de inteligencia emocional, mentalidad de crecimiento, reestructuración del pensamiento, técnicas mente-cuerpo, límites y asertividad.

Además, se trabaja la resiliencia desde 2016, con un programa que se basa en una serie de habilidades con un enfoque en la autoconciencia, la atención plena, la autocompasión, la alfabetización en salud mental, las fortalezas y valores personales, el desarrollo de hábitos saludables, la planificación financiera y la nutrición.

“Los estudiantes realmente necesitan reconocer desde el primer día de nuestro programa que aprender y practicar las habilidades que les ayudarán a mantener el bienestar y ser resilientes a lo largo de sus carreras es tan importante como lo son sus habilidades clínicas. Esta parte de su formación no es negociable”, añade Hewson.

Gordon Lo, un estudiante de la OVC que terminó sus estudios en 2023 explica que el programa superó sus expectativas. “Como persona que reconoce la importancia de la resiliencia y el autocuidado pero que no tiene ningún conocimiento ni práctica en ello, esperaba sentirme abrumado, mentalmente inferior o alguna forma de síndrome del impostor. Sinceramente, no sentí nada de eso. Me intrigó la multitud de aspectos relevantes y discutidos, y me impresionó lo mucho que pude asimilar”, relata.

Para Lo, una de las principales conclusiones fue que ser resiliente no se trata de perfeccionar una habilidad concreta. “Más bien, la resiliencia se puede abordar desde muchas formas de bienestar, como el bienestar financiero, el bienestar físico y el bienestar emocional. Además de eso, aprendí que hablar sobre estos temas de resiliencia en un entorno seguro es realmente muy estimulante”, afirma.

Hewson agrega que fue igualmente inspirador escuchar las opiniones de los profesionales de las clínicas veterinarias que trabajaron con los estudiantes de cuarto año manteniendo debates abiertos sobre el bienestar en la clínica veterinaria.

“Escuchar su reconocimiento de la importancia de la salud mental y las muchas formas en que nuestra profesión ya está ajustando activamente la forma en que trabajamos fue un mensaje de esperanza para nuestra profesión hoy y en los días venideros”, dice Hewson.

UNA INVESTIGACIÓN EN CURSO EXAMINA EL ESTADO DE SALUD MENTAL DE LOS VETERINARIOS DE ONTARIO

Paralelamente a este programa, el grupo de investigación de Andria Jones, profesora del Departamento de Medicina de Población de la OVC y exdirectora de Programación de Bienestar de la universidad, continúa estudiando el impacto del bienestar y la salud mental entre los profesionales veterinarios.

En este sentido, trabajan en un proyecto sobre veterinarios que inician su carrera con el objetivo de evaluar y mejorar el bienestar mental de los estudiantes de veterinaria del último año y los recién graduados en Canadá. El estudio longitudinal se centra en los veterinarios graduados de las cinco facultades de veterinaria canadienses durante los dos primeros años de práctica.

Dentro de sus investigaciones, un cuestionario distribuido en 2022 a todos los estudiantes de veterinaria del último año matriculados en las escuelas de veterinaria canadienses se centró en medidas positivas de salud mental.

Con base en los resultados de la encuesta y entrevistas cualitativas con estudiantes de veterinaria y veterinarios, los investigadores desarrollarán una herramienta de intervención centrada en la salud mental positiva. La herramienta será evaluada, refinada y puesta a disposición de estudiantes de veterinaria y recién graduados para apoyar una salud mental positiva, especialmente durante la primera fase de trabajo como veterinarios.

TRABAJANDO EN ESPAÑA Y TODO EL MUNDO PARA MEJORAR LA SALUD MENTAL DE LOS VETERINARIOS

La salud mental es un tema candente en la veterinaria de todo el mundo, y España no es una excepción. De hecho, este año, el Consejo General de Médicos suscribió un protocolo de colaboración con la Organización Colegial Veterinaria y otros profesionales sanitarios para integrar a los veterinarios en su Programa de Atención Integral al Profesional Sanitario Enfermo.

En la misma línea, existen otras iniciativas, como HappyVetProjec.org, de Livisto, una plataforma que, en la línea con el programa de la OVC, ofrece recursos para trabajar el autocuidado de los veterinarios y auxiliares con contenido multimedia donde los profesionales pueden disponer de fórmulas y herramientas de autogestión a medida para la salud mental y el estrés derivado de la profesión clínica.

Además, Happy Vet Project está fomentando la concienciación de la salud mental en la profesión con iniciativas como ‘Along With Clinics, The true story behind a veterinarian’, la primera serie de ficción basada en la vida de los veterinarios de clínica de animales de compañía que quiere dar visibilidad al ‘burnout’ y a la dureza de la profesión.

Por otro lado, Provet Cloud, el software de gestión de clínicas veterinarias, ha impulsado también este año la campaña ‘No tengo tiempo’, para visibilizar problemas como el ‘burnout’, incidiendo en la utilidad que pueden llegar a tener herramientas digitales y la automatización de procesos en los centros veterinarios puede tener ante esta situación.

Otro recurso que ha surgido este año es el Certificado en Desarrollo Profesional y Bienestar Personal de la Asociación Mundial Veterinaria de Pequeños Animales y Hill’s Pet Nutrition, que ofrecerá diferentes formas de aprender nuevas habilidades y crear nuevos hábitos para hacer frente al desafío de la salud mental.

VOLVER ARRIBA