JUEVES, 23 de mayo 2024

JUE, 23/5/2024

PROFESIONALES

Identifican en España a los huéspedes intermediarios del gusano pulmonar de la rata por primera vez en Europa

Angiostrongylus cantonensis se detectó en Mallorca y Valencia, y causa meningitis eosinofílica, una enfermedad que a menudo provoca manifestaciones neurológicas severas en los mamíferos y aves

Investigadores del grupo de investigación en Parasitología y Ecoepidemiología Mediterránea de la UIB - Foto: A.COSTA/UIB.
Investigadores del grupo de investigación en Parasitología y Ecoepidemiología Mediterránea de la UIB - Foto: A.COSTA/UIB.

Identifican en España a los huéspedes intermediarios del gusano pulmonar de la rata por primera vez en Europa

Angiostrongylus cantonensis se detectó en Mallorca y Valencia, y causa meningitis eosinofílica, una enfermedad que a menudo provoca manifestaciones neurológicas severas en los mamíferos y aves

Redacción - 07-11-2023 - 09:27 H - min.

Una investigación liderada por la Universidad de las Islas Baleares ha identificado por primera vez las especies de caracoles y babosas que actuarían como huéspedes del parásito zoonósico Angiostrongylus cantonensis, también conocido como gusano pulmonar de la rata, en la isla de Mallorca.

El descubrimiento aporta información importante sobre el ciclo de vida de este parásito responsable de la meningitis eosinofílica, una enfermedad que a menudo provoca manifestaciones neurológicas severas en los mamíferos y aves que son infectados por el parásito, y que también puede afectar a los humanos en caso de que se ingieran caracoles (o partes de éstos) infectados crudos o poco cocinados. Es el primer estudio en la región mediterránea de Europa. Tras el descubrimiento del parásito en Mallorca, esta especie fue detectada también en Valencia, en 2022.

De las especies que han sido identificadas como positivas para A. cantonensis, seis son nuevos huéspedes del parásito: Papillifera papillaris, Cochlicella acuta, Eobania vermiculata, Ganula lanuginosa y Rumina decollata, y la babosa Milax nigricans. Estas especies se suman a otras cinco especies de caracoles (Theba pisana, Cornu aspersum, Deroceras reticulatum y Otala lactea) y babosas (Milax gagates) que ya se habían registrado anteriormente en otras partes del mundo. Cabe decir que todas las especies citadas están ampliamente distribuidas en España.

El estudio, que se ha publicado en la revista científica One Health, lo han liderado investigadores del grupo de investigación en Parasitología y Ecoepidemiología Mediterránea de la Universidad de las Islas Baleares, que han trabajado de forma con investigadores del Departamento de Parasitología de la Universidad de Valencia, el Museo Valenciano de Historia Natural, el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias y la Universidad de La Laguna.

UN PARÁSITO EN EXPANSIÓN EN TODO EL MUNDO

En los últimos años, la prevalencia de A. cantonensis ha aumentado de forma significativa a medida que se expande más allá de su territorio nativo en el sudeste asiático y la cuenca del Pacífico. Su llegada a Europa, el último continente en ser invadido, ha suscitado muchos interrogantes sobre el ciclo de vida del parásito, especialmente en la región mediterránea, donde ahora es endémico.

La detección de los huéspedes invertebrados se ha conseguido tras trazar áreas de 2 km de radio en torno a las localizaciones donde habían sido previamente hallados erizos infectados, en colaboración con el Consorcio para la Recuperación de la Fauna de las Islas Baleares ( COFIB). Los investigadores recogieron e identificaron 398 gasterópodos pertenecientes a 17 especies, de los cuales el 11 por ciento dieron positivo por A. cantonensis . Se trata de un enfoque ‘Una sola salud’ (One Health), que establece que existe una estrecha relación entre la salud humana y el animal.

ANGIOSTRONGYLUS CANTONENSIS: DE LOS PULMONES DE LA RATA A LOS CARACOLES

Esta especie se conoce comúnmente con el nombre de ‘gusano del pulmón de la rata’, ya que los gusanos adultos habitan y se reproducen en las arterias pulmonares de las ratas, las larvas salen de los huevos que depositan, migran hasta el tracto gastrointestinal y son eliminadas con las heces en el medio ambiente.

Es donde se infectan a caracoles y babosas que sirven de huéspedes intermediarios del parásito, y que pueden llegar hasta los mamíferos y las aves que ingieran estos moluscos infectados. En estos vertebrados, las larvas migran al cerebro, ocasionando la sintomatología típica de la neuroangiostrongiliasis.

Los reptiles, anfibios, crustáceos, entre otros animales, han sido incriminados como huéspedes de transporte del parásito, y demuestran las pocas barreras que tiene el parásito para dispersarse en la naturaleza, algo que posiblemente ha facilitado su dispersión.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN PARA LA SALUD HUMANA

La meningitis eosinofílica causada por la A. cantonensis es una enfermedad que afecta al cerebro ya las membranas que le rodean. En pacientes con cuadros severos puede causar síntomas como dolor de cabeza intenso, rigidez causada por fiebre, problemas motores (de movilidad) y, en cuadros no tratados a tiempo, pueden dejar secuelas neurológicas. Sin embargo, muchas de las infecciones por este parásito se resuelven espontáneamente con el tiempo y sin tratamiento específico.

Es importante destacar que hasta ahora no se han detectado infecciones causadas por parásito en humanos en Mallorca y que la posibilidad de infección en las personas es baja, teniendo en cuenta que en las Islas Baleares no se consumen caracoles crudos.

Los investigadores señalan que el consumo de caracoles cocinados no comporta ningún riesgo, pero que es mejor lavarse bien las manos después de tocarlos y lavar y revisar bien verduras y frutas antes de ingerirlas, así como tapar bien pozos de agua de consumo humano. Hay que tener especial cuidado en niños para evitar que estén en contacto con estos animales.

Según los investigadores de la UIB, los resultados del estudio señalan la necesidad de incluir el parásito Angiostrongylus cantonensis entre los posibles agentes causantes de la meningitis en Mallorca, por lo que la investigación supone una importante aportación para la salud pública a las Islas Baleares.

El equipo dirigido por la doctora Claudia Paredes destaca que es importante aclarar que no debe haber miedo a los erizos, ya que, por el contrario, son valiosos centinelas que nos han servido para detectar el parásito en la isla, mejorar técnicas de detección previamente y conocer la dinámica de la infección.

VOLVER ARRIBA