VIERNES, 30 de octubre 2020, actualizado a las 17:47

VIE, 30/10/2020 | 17:47

PROFESIONALES

Hacia la identificación de los genes que causan la rabdomiolisis

Científicos del Royal Veterinary College están investigando la relación entre el Síndrome de Rabdomiolisis Equina, una grave enfermedad muscular, y los genes

Aunque sea más habitual en los caballos de carreras, la Rabdomiolisis puede afectar a diversas razas equinas, como la del poni de Connemara
Aunque sea más habitual en los caballos de carreras, la Rabdomiolisis puede afectar a diversas razas equinas, como la del poni de Connemara

Hacia la identificación de los genes que causan la rabdomiolisis

Científicos del Royal Veterinary College están investigando la relación entre el Síndrome de Rabdomiolisis Equina, una grave enfermedad muscular, y los genes

Alfonso Neira de Urbina - 26-02-2019 - 15:20 H

El Síndrome de Rabdomiolisis Equina (ERS) es un trastorno que incluye un gran número de condiciones, como la azoturia, la ‘enfermedad del lunes por la mañana’ o la Rabdomiolisis por agotamiento, todas dolencias asociadas al ejercicio que involucran episodios que producen daños musculares.

La sintomatología, que varía en intensidad, puede incluir espasmos o temblores musculares, rigidez en los músculos, frecuencia cardíaca alta, sudoración, dolor muscular, reticencia a moverse, orina de color marrón rojizo (mioglobinuria). La ERS, en los peores casos, puede llegar a provocar la muerte del équido.

Este trastorno, que los veterinarios suelen diagnosticar mediante un análisis de sangre o la biopsia de músculos,  parece que tiene un componente genético en muchas de sus formas. Además, actualmente no existe una cura para la rabdomiolisis, aunque no necesariamente el trastorno tenga que acabar con la vida del animal, ya que muchos caballos pueden continuar con su actividad si se maneja bien el caso.

La rabdomiolisis por agotamiento suele afectar a los caballos de carreras. Eso sí, otras variedades y razas no están exentas del peligro y, en ocasiones, se les diagnostica ERS.

Ahora, con el objetivo de identificar factores de riesgo genético y posibles nuevas terapias, un grupo de investigación del Royal Veterinary College (RVC) de la Universidad de Londres está investigando la genética que subyace detrás de la Rabdomiolisis por agotamiento.

Se cree que la gravedad de los síntomas clínicos que registran los casos de ERS podría estar asociada a diversos cambios genéticos específicos. Es por esto por lo que los investigadores confían en que se puedan identificar patrones específicos en diferentes razas que puedan estar asociados con los cambios genéticos.

Hasta el momento, las investigaciones más relevantes se han realizado en los purasangres ingleses, pero este nuevo estudio se centrará en el estudio de ERS en otras razas equinas. Concretamente, en otros caballos de sangre caliente, como el purasangre árabe, así como en ponis de Connemara.

El nuevo estudio se centra en el análisis de las muestras de dos grupos de caballos y ponis, dentro de un radio de 25 millas del Campus de Hertfordshire de la RVC. Por un lado, una parte importante del estudio se dedicará a hacer estudios genéticos de caballos de sangre caliente —caballos rápidos que se suelen utilizar en carreras— y ponis de Connemara mayores de 8 años sin antecedentes de rabdomiolisis por agotamiento, que se utilizarán como población de control. La otra parte del estudio se dedicará a ejemplares de las mismas razas a los que un veterinario ya haya confirmado la enfermedad.

Para realizar el estudio, los investigadores tendrán que llevar a cabo un frotis (para la prueba de ADN) y pedirán a los propietarios que completen un cuestionario sobre la dieta de cada équido, el régimen de ejercicio, la reproducción y la historia clínica. Todo ello para analizar los factores genéticos, de estilo de vida y ambientales.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.