LUNES, 4 de marzo 2024

LUN, 4/3/2024

PROFESIONALES

La gran innovación contra la Salmonella en avicultura ha sido el desarrollo de vacunas vivas

Jesús Rubio, Global Marketing de Avicultura en Calier, hace un repaso por las innovaciones más importantes que ha vivido el sector de la avicultura de puesta en la lucha contra la Salmonella

Jesús Rubio, Global Marketing de Avicultura en Calier, durante el debate de Animal's Health.
Jesús Rubio, Global Marketing de Avicultura en Calier, durante el debate de Animal's Health.

La gran innovación contra la Salmonella en avicultura ha sido el desarrollo de vacunas vivas

Jesús Rubio, Global Marketing de Avicultura en Calier, hace un repaso por las innovaciones más importantes que ha vivido el sector de la avicultura de puesta en la lucha contra la Salmonella

Jorge Jiménez - 17-03-2023 - 18:09 H - min.

La mejora de la sanidad animal ha sido siempre uno de los objetivos del sector ganadero, que cada vez cuenta con más herramientas para conseguirlo gracias a las innovaciones que han ido llegando al sector.

En este sentido, la industria de la sanidad animal está inmersa continuamente en nuevos proyectos que permitan responder a los retos que los ganaderos y veterinarios se encuentran en su día a día.

Esta búsqueda constante por mejorar la salud animal repercute directamente en la salud humana, ya que gracias a ello se protege a las personas de enfermedades como las zoonosis, algunas de actualidad, como la salmonelosis, causada por la bacteria Salmonella, responsable de la mayoría de los brotes de origen alimentario en Europa.

Con el objetivo de abordar la importancia de la innovación para hacer frente a esta bacteria tan relevante para la salud pública, Animal’s Health ha organizado un debate, en el que 4 expertos de la Administración, el sector avícola, el ganadero y la industria de sanidad animal analizan la situación en este ámbito.

El debate, titulado ‘El impacto de la Salmonella en avicultura de puesta ¿Hacia dónde vamos en prevención y control?’, ha contado con la participación de Beatriz Muñoz, subdirectora general de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; Enrique Díaz, veterinario y director del Instituto de Estudios del Huevo; Beatriz Esteban, directora general de Granja Virgen del Rosario; y Jesús Rubio, Global Marketing de Avicultura en Calier.

Durante su intervención, Jesús Rubio explica que los serotipos de Salmonella más relevantes en la actualidad para la avicultura de puesta son Enteritidis y Typhimurium, primera y segunda respectivamente, por lo que recomienda “seguir poniendo el foco” en ellos en este sector avícola.

Rubio asegura que la situación de España en la lucha contra la Salmonella es buena y que el sector avícola de puesta cuenta con todas las herramientas para hacerle frente. “Afortunadamente tenemos un plan nacional, que marca las directrices, tenemos vacunas registradas que permiten apoyar bien la inmunidad, alargarla y proteger ciclos finales de producción en las aves”, destaca.

Y es que, señala que, gracias a la evolución genética, las gallinas producen durante periodos más largos de tiempo, por lo que considera muy importante crear planes vacunales que ayuden a alargar y proteger hasta 100 semanas a estos animales, que es el periodo durante el que producen huevos de calidad y en buena cantidad.

LA RESPONSABILIDAD DE LA INDUSTRIA DE LA SANIDAD ANIMAL CONTRA LA SALMONELLA

Aparte de la vacunación contra Salmonella, Rubio apuesta por la bioseguridad. “La bioseguridad es algo intrínseco en el sector, nadie se plantea no trabajar de forma ordenada y estricta”, apunta.

Para Rubio, lo que necesita el sector es “apoyo a la hora de implementar herramientas”, con ayudas a la bioseguridad, siendo “vital” la formación de los trabajadores de las granjas en este aspecto; y a la vacunación contra la Salmonella, para que no se conviertan en un elemento de coste, sino de inversión, para las granjas.

En este sentido, Rubio destaca que, aunque no se ha llegado al “nivel de perfección”, desde el sector avícola se están llevando a cabo muchas acciones en este aspecto, como el control de vehículos, duchas para el personal e incluso filtración del aire.

Estos esfuerzos, en su opinión, deberían darse a conocer al consumidor. “Todo esto, que lo está haciendo el sector desde hace mucho tiempo, invirtiendo sus recursos, quizá deberíamos de exhibirlo un poco más, porque la gente no se da cuenta de hasta qué punto se puede llegar para proteger a las aves de Salmonella, gripe, etc.”, defiende.

Rubio resalta el importante papel que tiene la industria de la sanidad animal a la hora de garantizar la salud de los animales en las granjas, y asegura que ponen “toda la carne en el asador” para lograr ofrecer productos seguros a los consumidores, algo de suma importancia en el huevo que, recuerda, “sale directamente del interior de un animal y llega en ese estado puro al punto de venta”.

Nos sentimos 100% responsables y el objetivo último de un veterinario que trabaja en una empresa de avicultura es sacar al mercado huevos totalmente libres de Salmonella, de eso no tenemos ninguna duda”, insiste Rubio, quien recalca, eso sí, que la posterior manipulación del producto en el sector de la hostelería también es importante.

EL ESTATUS SANITARIO DE ESPAÑA Y DE EUROPA NO TIENE NADA QUE ENVIDIAR

Todo ello hace que la situación de la avicultura de puesta en Europa sea “privilegiada”, en palabras de Rubio, demostrando un alto nivel sanitario que sirve de referencia a otros países. De hecho, en Sudamérica, indica, están empezando a plantear la creación de planes nacionales de control, aunque “están todavía muy alejados” de la situación europea.

“Estados Unidos no opera igual que nosotros, ni mucho menos”, apunta, algo que también ocurre con Asia que, según Rubio, se encuentra “a años luz” de la realidad europea. “Estamos viviendo en un entorno donde se trabaja al máximo nivel para lograr los bajos niveles de prevalencia de Salmonella que tenemos”, subraya.

Este buen estatus sanitario de las granjas europeas y españolas, insiste, se consigue gracias al trabajo que realizan ganaderos y veterinarios. “El papel del veterinario es fundamental. Afortunadamente en este país tenemos un sistema que ha hecho que gran parte de los veterinarios estén trabajando dentro de las empresas, ya que no en todas se ha externalizado el servicio”, señala.

Rubio asegura que los veterinarios conocen la inmunología, la etiología y el origen de las enfermedades, lo que “ayuda a la construcción de un programa vacunal” exitoso, de hecho, afirma que es “la base”.

“Si alguien tiene que diseñar un programa vacunal debe tener los conocimientos para saber en qué momento administra las vacunas, independientemente de que exista una ficha técnica de producto, porque el criterio es fundamental, ya que existen muchas variables”, remarca.

No obstante, advierte que el sector avícola viene sufriendo cierta escasez de veterinarios, por lo que aboga por fomentar el sector de la producción animal desde las facultades de Veterinaria, ya que el trabajo de los veterinarios ha permitido “que este sector crezca a los niveles a los que lo ha hecho y al nivel tecnológico que tiene en este momento, que no tiene nada que envidiar a otros países o a otras regiones de Europa”.

NUEVAS HERRAMIENTAS: LA INNOVACIÓN CONTRA LA SALMONELLA

Durante el debate, Rubio hace especial hincapié en las innovaciones que se han producido en sanidad animal contra la Salmonella, especialmente desarrolladas por las compañías de biológicos.

“La gran innovación contra la Salmonella en avicultura ha sido el desarrollo de vacunas vivas, que coincide con la puesta en marcha de los planes de control. Hasta entonces se utilizaban otras estrategias no tan específicas, con vacunas que buscaban la protección cruzada. Este es para mí el punto de inflexión”, asegura.

A partir de este punto, compañías como Calier han ido innovando, en su caso lanzaron en el año 2021 una vacuna viva que se puede utilizar en el periodo de puesta. Cabe recordar que, hasta ese momento, no se podían utilizar vacunas porque se entendía que podían interferir con los planes de control.

“Se ha demostrado que si se tiene un programa en recría suficientemente fortalecido, cuando aplicas una vacunación en puesta lo que haces es impulsar la inmunidad que ya has generado previamente. Esta yo creo que ha sido la mayor innovación que hemos aportado en el último año”, indica.

De hecho, incide en que las gallinas tienen cada vez ciclos de producción más largos, por lo que destaca que es difícil pensar que solo con vacunaciones que se hagan en las primeras 16 semanas de vida de los animales se va a llegar a proteger durante todo el ciclo. “Ahí hay que aportar ese extra de inmunidad, que es lo que hace que las gallinas puedan estar libres de Salmonella, junto con otras medidas”, recomienda.

Al igual que el desarrollo de vacunas es importante, también lo es el hecho de demostrar su uso eficaz y poder ofrecérselas a veterinarios y ganaderos. A este respecto, Rubio apuesta por acompañar en los procesos de vacunación, para que no se hagan usos erróneos.

“Nosotros hemos creado programas de seguimiento y preauditorias para conocer la situación y poder realizar la vacunación unas semanas después sabiendo qué nos vamos a encontrar”, explica Rubio, indicando que además cuentan con auditorías específicas en el ejercicio de la vacunación, que sirven de formación para los operarios de las granjas.

A modo de conclusión, Rubio es partidario de fomentar la concienciación sobre la importancia de la bioseguridad, utilizando todas las herramientas para lograrlo. Asimismo, reivindica la figura del veterinario como persona capacitada para crear los programas de vacunación contra la Salmonella. A pesar del buen estado sanitario de las granjas, hace un llamamiento a no bajar la guardia y anima a seguir trabajando en la misma línea, ya que de lo contrario, todo lo que se ha conseguido podría desbaratarse “en poco tiempo”.

DEBATE COMPLETO

VOLVER ARRIBA