SÁBADO, 28 de noviembre 2020, actualizado a las 23:43

SÁB, 28/11/2020 | 23:43

PROFESIONALES

Las facultades de Veterinaria, ante la segunda ola de coronavirus

Maite Martín, presidenta de la Conferencia de Decanos de Facultades de Veterinaria, explica cómo se están viviendo las primeras medidas restrictivas por la segunda ola de coronavirus y cómo se preparan para el futuro

Las facultades de Veterinaria, ante la segunda ola de coronavirus

Las facultades de Veterinaria, ante la segunda ola de coronavirus

Maite Martín, presidenta de la Conferencia de Decanos de Facultades de Veterinaria, explica cómo se están viviendo las primeras medidas restrictivas por la segunda ola de coronavirus y cómo se preparan para el futuro

Redacción - 09-11-2020 - 13:50 H

El pasado 26 de octubre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba el segundo estado de alarma decretado en España en lo que va de año, que establecía entre sus medidas la instauración de un toque de queda para hacer frente a la nueva ola de la pandemia del Covid-19.

El 29 de octubre, el Congreso de los Diputados acordó prorrogar el estado de alarma por 6 meses. De este modo el Ejecutivo pretende dar un respaldo legal a las comunidades autónomas para que apliquen las medidas necesarias para reducir la movilidad en su territorio y controlar la propagación del coronavirus.

Poco después, las comunidades han ido desarrollando y adaptando sus medidas, que varían desde el confinamiento perimetral —por comunidad o municipios— hasta el cierre de la hostelería. Algunas incluso ya barajan el confinamiento domiciliario.

Maite Martín, presidenta de la Conferencia de Decanos y Decanas de Facultades de Veterinaria de España, explica que están siguiendo muy de cerca todo lo que sucede y que, de hecho, ya han realizado algunas reuniones virtuales para abordar la situación, aunque la última asamblea sigue siendo la de septiembre.

Martín defiende que, debido a que la Conferencia cuenta con un número bastante manejable de personas (son 13 decanos en total), están llevando a cabo un nuevo enfoque de trabajo con encuentros más cortos y recurrentes en los que se debaten algunos temas. En este sentido, admite que el coronavirus ha copado las conversaciones.

Estos encuentros más breves y continuados están ayudando a que los decanos puedan lidiar con la falta de tiempo que están padeciendo en los últimos meses debido a la crisis sanitaria, que “de un día para otro” obliga a imponer medidas que terminan afectando directa o indirectamente a las universidades y a las que los decanos se tienen que adaptar en tiempo record.

Por suerte, celebra que buena parte de los escenarios que se están viviendo ya estaban previstos en sus planes de contingencia preparados en septiembre. “Menos mal que nos anticipamos, sabiendo que esto podía ocurrir muy probablemente, si no estaríamos muertos”, señala.

EL CANSANCIO EMPIEZA A HACER MELLA

En general, la presidenta de la conferencia admite que el cansancio empieza a hacer mella entre los decanos y el profesorado de veterinaria, pues, por ejemplo, algunas de las medidas impuestas por las comunidades obligan a trabajar con grupos más pequeños de alumnos, lo que está exigiendo más trabajo a la plantilla.

“La situación no es fácil, hay momentos que son especialmente complicados porque hay que sacar adelante muchas cosas y seguir con tus clases  y las horas del día son las horas del día”, señala Martín, que indica que todo esto se suma al cansancio generado por la anterior ola, que se acumula.

Y es que asegura que esto “no es de ahora”. “Ya lo hemos vivido, en marzo ya lo vivimos, insiste, y añade que todo lo sucedido en el anterior curso todavía pesa entre los decanos de veterinaria, que también han trabajado en agosto para preparlo todo para el inicio del curso.

Eso sí, defiende que es un cansancio que afrontan de la mejor manera posible, continuando con su trabajo, y recuerda que los verdaderos afectados por el coronavirus son los que se han visto directamente afectados por la crisis sanitaria, ya sea en su salud o en su trabajo. “Nosotros es cuestión de echarle horas y ya está”, defiende.

Maite Martín también admite que, además del cansancio, la situación está teniendo también un impacto psicológico. “Psicológicamente el ser humano sufre angustia ante las situaciones inciertas”, señala, y apunta que tratan de realizar un acompañamiento a los estudiantes de veterinaria para cuidar su salud mental en esta situación.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.