MARTES, 19 de marzo 2019, actualizado a las 11:37

MAR, 19/3/2019 | 11:37

PROFESIONALES

Extraen a un gato un riñón inflamado del tamaño de un pomelo

Un equipo de veterinarios ha extraído a un gato un riñón afectado por hidronefrosis, inflamación renal que ocurre cuando la orina no se puede drenar del riñón, el cual presentaba el tamaño de un pomelo

GALERIA

Extraen a un gato un riñón inflamado del tamaño de un pomelo

Un equipo de veterinarios ha extraído a un gato un riñón afectado por hidronefrosis, inflamación renal que ocurre cuando la orina no se puede drenar del riñón, el cual presentaba el tamaño de un pomelo

Jorge Jiménez Rodríguez - 11-03-2019 - 12:02 H

Un equipo de veterinarios británicos consiguió extraer con éxito un riñón hidronefrótico de un gato que llegó a la clínica con una severa inflamación de abdomen. Los profesionales encargados de la cirugía se quedaron impresionados con el tamaño del riñón, el cual, por sus dimensiones, presionaba otros órganos del animal. 

La hidronefrosis se define como el agrandamiento anormal de un riñón que puede producirse debido a la obstrucción del uréter (por ejemplo, por un cálculo renal) o una enfermedad crónica del riñón que impide el drenaje de la orina a la vejiga.

El gato, llamado Blu, llegó a la clínica con una salud bastante delicada, según informan desde el centro veterinario, quienes subrayan que, “se podía ver algo que sobresalía de su abdomen”, aunque en un primer momento los profesionales pensaron que el animal podría tener la vejiga o el estómago obstruidos, ya que los propietarios señalaron que el gato había injerido en alguna ocasión anterior poliestireno.

Los resultados de las radiografías y las ecografías no fueron concluyentes, ya que todos los órganos estaban comprimidos por un enorme cuerpo extraño que “ocupaba casi la totalidad del abdomen”, señalan los veterinarios, quienes, además, apuntan que la analítica de sangre del gato era “sorprendentemente normal” para un gato tan enfermo.

Desde el equipo veterinario especifican que al realizar una celiotomía, intervención quirúrgica basada en una incisión en el abdomen, encontraron el riñón hidronefrótico que “tenía aproximadamente el tamaño de un pomelo”.

“El tamaño del riñón era asombroso, y fue necesario realizar la nefrectomía de inmediato, o en otras palabras, la extirpación del riñón, para evitar que, debido a su pequeño tamaño, el gato sufriera una hipotermia durante la anestesia”, señalan los veterinarios.

Durante la cirugía, los profesionales comprobaron que los demás órganos como el otro riñón y la vejiga no presentaban anomalías y procedieron a finalizar la intervención, centrándose en el calentamiento del cuerpo del gato durante la recuperación, que según indican los veterinarios ha sido exitosa.

  • GALERIA

    Fotografía del riñón extraído de Blu

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.