LUNES, 23 de septiembre 2019, actualizado a las 17:24

LUN, 23/9/2019 | 17:24

PROFESIONALES

La brecha salarial en veterinarias españolas es por edad, no por género

Un informe señala que el hecho de que las mujeres en veterinaria de España cobren menos es porque en su mayor parte son jóvenes y se han introducido en un mercado laboral más precarizado

GALERIA
Los veterinarios de mayor edad, con mayor proporción de hombres, tienen muchas mejores condiciones que los jóvenes

La brecha salarial en veterinarias españolas es por edad, no por género

Un informe señala que el hecho de que las mujeres en veterinaria de España cobren menos es porque en su mayor parte son jóvenes y se han introducido en un mercado laboral más precarizado

Francisco Ramón López - 23-08-2019 - 13:05 H

La Confederación Española de Veterinaria (CEVE) ha compartido la publicación del ‘Informe sobre la situación socioeconómica y laboral del sector veterinario en España (año 2018)’, encargado por la patronal a Óscar Gutiérrez Aragón, director del Departamento de Empresa de la Escola Universitària Mediterrani de Barcelona, y realizado a partir de estadísticas oficiales sobre el sector ofrecidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Delia Saleno, presidenta de CEVE, ha señalado que, “como única organización representativa del sector económico veterinario”, seguirán publicando en el futuro estudios de este tipo con el fin de obtener “un conocimiento preciso y real de la situación del sector y así poder tomar decisiones estratégicas encaminadas a corregir las deficiencias detectadas”.

En este sentido, ha recordado que en la negociación del convenio colectivo, “se están teniendo muy en cuenta los datos de estos estudios económicos con el fin de corregir los problemas estructurales de baja productividad y reducida remuneración que lastran su actividad económica”.

Según los datos del informe, el salario medio anual del sector acumulaba al final de 2017 una pérdida del 10,43% con respecto al mismo indicador en 2009, lo que en términos absolutos supone que en ese año se cobraba 1.545 euros menos.

MUY POR DEBAJO DEL SALARIO MEDIO NACIONAL

Además, el estudio apunta que en el año 2016 el salario medio nacional y el salario medio de las actividades sanitarias y sociales eran un 74,78% y un 95,91%, respectivamente, más altos que el de los trabajadores del sector veterinario.

De hecho, CEVE señala que mientras el salario medio de las actividades sanitarias representaba en 2016 el 112,09% del salario medio nacional, el salario medio de las actividades veterinarias tan sólo alcanzaba el 57,21% del mismo.

En la misma línea apunta que el salario medio neto mensual de los trabajadores veterinarios al final de 2017, que ascendía a 1.039,45 euros, estaba en el grupo de cola de las 79 actividades de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE, representando esta cifra menos de la mitad del salario medio de las actividades sanitarias (2.126,23 euros).

El informe también señala como uno de los problemas del sector el excesivo número de autónomos, que es un marcador de la precariedad de una actividad económica,  e indica que en 2017 el 57,62% de las empresas con actividad veterinaria estaba formada por una única persona, un 35,37% más que en 2009.

En la misma línea el estudio apunta que el 98,65% del personal ocupado del sector desarrolla su actividad en empresas de menos de 10 empleados.  De hecho, el 98,07% de las empresas del sector tiene menos de 10 empleados, generando el 80,25% de la cifra total de negocio, lo cual “evidencia una gran fragmentación en el sector”.

BRECHA LABORAL, NO DE GÉNERO

En general, el informe se desarrolla en un tono en el que la precarización sobrevuela todos los marcadores económicos. Por ejemplo, la evolución de los indicadores estudiados confirma que, en la veterinaria, un gran número de profesionales, tanto mujeres como hombres y, sobre todo, los más jóvenes, está padeciendo una situación de precariedad laboral.

En cuanto a la feminización, una tendencia que consideran patente en los últimos años, el análisis de los datos salariales confirma la existencia de una brecha entre las remuneraciones que reciben mujeres y hombres, pero vinculan esta diferencia a la edad, más que al género.

“Esta brecha salarial no se origina precisamente en el género, sino más bien por el hecho de que el mayor número de veterinarias son jóvenes y han accedido más recientemente a la profesión, con peores condiciones laborales y salariales”, matiza.

Es por todo esto que, en este marco, aseguran que cabe más hablar de brecha laboral —peores trabajos y peores condiciones que los trabajadores de mayor edad, afectando por igual a hombres y mujeres— que de brecha salarial de género —que significaría pagar menos salario a las mujeres por un mismo trabajo—.

Por último, el informe señala que la subida del IVA veterinario, que hizo pasar al tipo impositivo general la prestación de servicios veterinarios a animales de compañía en España, provocando un incremento impositivo de 13 puntos porcentuales (del 8% al 21%), “causó un notable deterioro en un gran número de indicadores económicos, financieros y laborales del sector veterinario”.

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.