DOMINGO, 29 de enero 2023, actualizado a las 3:23

DOM, 29/1/2023 | 3:23

PROFESIONALES

Esperanza Gómez-Lucía sobre la viruela del mono: “Todavía estamos a tiempo”

La viróloga veterinaria ha realizado una revisión científica sobre esta enfermedad en la que pide la colaboración de todos los expertos posibles para frenar su expansión y que termine saltando a los animales, volviéndose endémica

Esperanza Gómez-Lucía, codirectora del grupo Virus Animales de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.
Esperanza Gómez-Lucía, codirectora del grupo Virus Animales de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Esperanza Gómez-Lucía sobre la viruela del mono: “Todavía estamos a tiempo”

La viróloga veterinaria ha realizado una revisión científica sobre esta enfermedad en la que pide la colaboración de todos los expertos posibles para frenar su expansión y que termine saltando a los animales, volviéndose endémica

Redacción - 25-08-2022 - 17:11 H - min.

Desde que en mayo las autoridades sanitarias de Reino Unido dieran la voz de alarma sobre la viruela del mono los casos se han disparado en Europa y buena parte del mundo. En estos poco más de 4 meses el interés de los científicos por este virus ha aumentado y se han publicado numerosos estudios.

Ahora, la veterinaria Esperanza Gómez-Lucia, catedrática de Sanidad Animal y codirectora del grupo Virus Animales de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha publicado una revisión científica sobre el virus de la viruela del mono (MPXV) en la que trata de condensar todo lo que se sabe hasta el momento.

En esta revisión se analizan los orígenes de la viruela del mono, cómo se contuvo inicialmente en África y cómo ha experimentado una explosión mundial, cómo se puede controlar conociendo la composición y el genoma del virus, cómo produce la enfermedad en humanos y cómo se compara con casos en animales, y se explora si puede ser motivo de preocupación para los animales domésticos y salvajes. Eso sí, la veterinaria admite que hay que tener en cuenta que constantemente se publican nuevos datos y las hipótesis pueden cambiar ante nueva información.

La catedrática recuerda que a lo largo de la historia los virus han producido muchas epidemias y pandemias en humanos, animales y plantas. Uno de esos virus ha sido el de la viruela, que se originó en la India o Egipto y se propagó por África, Asia y Europa, dejando tras de sí una estela de muertes.

Solo en el siglo XX, se han atribuido a este virus un total de 300 millones de muertes. La tasa de mortalidad por este virus ha sido en promedio del 30%, dependiendo de las regiones, el período y la conformación genética del virus predominante.

Pero, “gracias a la genialidad” de un médico británico, Edward Jenner, que creó una vacuna, la infección se pudo controlar hasta el punto de erradicarla de la tierra. “Si bien es innegablemente un hito en la historia de la humanidad, su erradicación ha dejado un nicho vacío que podría ser ocupado por otros virus, como el pariente cercano del virus de la viruela del mono, que produce una enfermedad similar a la viruela, pero con una tasa de mortalidad más baja”, advierte.

TRANSMISIÓN A ANIMALES DE COMPAÑÍA O SALVAJES

La autora dedica un apartado a los animales de compañía y a la veterinaria, en el que admite que existe una gran preocupación de que los pacientes puedan transmitir el virus a sus mascotas, lo que puede perpetuarlo e incluso transmitirlo a los animales salvajes, iniciando un nuevo reservorio animal en países no endémicos.

“También existe el riesgo de que las mascotas domésticas (así como los conejos de granja) puedan transmitir MPXV a los humanos, y muchos dueños de mascotas pueden consultar al veterinario sobre qué hacer”.

Respecto al riesgo de las mascotas, señala que se pueden clasificar en dos categorías: transmisores de bajo riesgo y de alto riesgo. “La primera categoría incluía perros, gatos y pájaros. Sin embargo, desde el primer caso de MPX en un perro que se contagió por sus dueños, esta especie puede ser reevaluada y eliminada de esta categoría”, apunta.

Por otro lado, indica que aunque los gatos son susceptibles al virus de la viruela bovina y al orthopoxvirus zoonósicos, que puede transmitirse a los humanos, no se ha notificado ni un solo caso de viruela del simio atribuible a un gato en África, y una encuesta serológica no logró identificar ningún gato seropositivo.

En cuanto a los hurones, no hay datos disponibles y no se ha encontrado que estén infectados por Poxviridae. “No obstante, siguiendo el principio de precaución, se debe utilizar mascarilla de alta protección (FFP2, KN95 o similar) y guantes de látex o vinilo para cambiar la ropa de cama o el arenero, preferiblemente por personas vacunadas contra la viruela”, afirma.

En el segundo grupo están los roedores domésticos, como hámsters, cobayas, ratones, ratas, jerbos o conejos. En este caso, como se ha demostrado que son susceptibles al virus, y se debe hacer aislamiento y cuarentena en instalaciones gubernamentales para una mejor y más vigilada observación. “Como último recurso, deben ser sacrificados”, añade.

LLAMAMIENTO A LA COLABORACIÓN PARA FRENAR LA EXPANSIÓN DE LA VIRUELA DEL MONO

La autora inicia sus conclusiones indicando que el 23 de julio la Organización Mundial de la Salud clasificó el brote actual como una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional (PHEIC, por sus siglas en inglés), reconociendo las complejidades e incertidumbres asociadas con este evento de salud pública.

Gómez-Lucía indica que un PHEIC es el grado de alerta más alto, que hasta ahora solo se aplicaba a Covid-19 y poliomielitis. “La identificación de la muy probable transmisión de humanos infectados a un perro ha generado muchas preocupaciones, y es necesario intensificar la vigilancia y las medidas para evitar que los animales domésticos y de granja se infecten y propaguen el virus a los roedores, lo que permite que el MPXV se vuelva endémico”, reclama.

Las medidas también deben incluir la capacitación de trabajadores de la salud y veterinarios para evaluar correctamente a sus pacientes y clientes. “Está claro que la comprensión de la viruela del mono todavía tiene muchas áreas grises: no se identifica el reservorio animal, no se describen completamente los factores de riesgo para la transmisión zoonósica y de persona a persona, y las condiciones ecológicas favorables para su aparición”, lamenta.

Para responder a estas preguntas considera que se debe poner en marcha un esfuerzo conjunto de diferentes expertos, que debe incluir a médicos, veterinarios, biólogos, ecólogos, matemáticos, epidemiólogos y cualquier otro especialista que pueda arrojar luz sobre el problema.

Y es que la catedrática afirma que la posibilidad de que MPXV infecte a algunas especies de roedores en países no endémicos “es alarmante y debe abordarse con urgencia”. “La propagación de la infección puede verse obstaculizada si se ponen en marcha las estrategias correctas en comunidades con alto riesgo de exposición, evitando la estigmatización de los principales grupos afectados”, recomienda.

“Todavía estamos a tiempo de controlar el brote actual y evitar la posibilidad de que humanos infectados con MPXV lo propaguen a la fauna silvestre fuera de África. No dejemos pasar esta oportunidad, puede ser la última”, concluye.

VOLVER ARRIBA