MARTES, 24 de mayo 2022, actualizado a las 8:54

MAR, 24/5/2022 | 8:54

PROFESIONALES

Españoles estudian los efectos de la domesticación en el cerebro de los animales

Investigadores de la Facultad de Veterinaria de Lugo han descubierto que la domesticación altera las estructuras cerebrales y disminuye la capacidad de detectar feromonas y semioquímicos en los animales

Imagen de los investigadores que han participado en el estudio.
Imagen de los investigadores que han participado en el estudio.

Españoles estudian los efectos de la domesticación en el cerebro de los animales

Investigadores de la Facultad de Veterinaria de Lugo han descubierto que la domesticación altera las estructuras cerebrales y disminuye la capacidad de detectar feromonas y semioquímicos en los animales

Redacción - 22-02-2022 - 10:49 H - min.

La sumisión que experimentan los animales a lo largo de los procesos de domesticación afecta a sus estructuras cerebrales, que incluso pueden presentar variaciones anatómicas, y disminuye su capacidad olfativa para detectar feromonas y otro tipo de sustancias químicas que se transmiten al cerebro y que pueden incidir en el comportamiento social, reproductivo y también en su grado de bienestar.

Estas apreciaciones aparecen recogidas en las conclusiones de los artículos que han publicado los investigadores del grupo Morfoloxía Animal (Morfan) de la Facultad de Veterinaria del Campus de Lugo en la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Mateo Vázquez Torres e Irene Ortiz Leal en 'Brain Structure & Function' y 'Annals of Anatomy', ambas revistas de referencia y mayor impacto científico en el ámbito de la morfología y anatomía animal.

Las líneas de trabajo desarrolladas por estos dos investigadores del Campus Terra bajo la supervisión del profesor y coordinador del grupo Morfan de la USC, Pablo Sánchez Quinteiro, aportan datos novedosos y concluyentes respecto al estudio del sistema vomeronasal, una estructura compuesta por el órgano vomeronasal, localizado en la parte inferior del tabique nasal de la mayoría de los animales terrestres, y el bulbo olfativo accesorio, que se encuentra en el lado del cráneo en la base del etmoides.

Las pesquisas realizadas en este sentido por el veterinario estradense Mateo Vázquez Torres en el marco de su tesis de doctorado y ahora recogidas por 'Brain Structure & Function' en el artículo '¿Existe un tercer modelo intermedio para el procesamiento vomeronasal de la información? Conocimientos de la neuroanatomía de los macrópodos' permiten descartar la posible existencia en el sistema vomeronasal de los mamíferos de un tercer modelo de receptor neuronal diferente a los ya conocidos y acreditados con anterioridad en diversas especies, tal y como apuntaba hace diez años un estudio realizado en Australia y cuyos postulados aún no han sido reiterados científicamente.

Las conclusiones alcanzadas hasta ahora por Vázquez Torres están avaladas en un minucioso trabajo de análisis morfológico, histológico y anatómico desarrollado con tres ejemplares adultos de Ualabí de Bennett cedidos para usos de investigación en el Parque Natural de Marcelle en Outeiro de Rei (Lugo), donde se constata su muerte por causas naturales.

Efectos de la domesticación

El análisis de la evolución del bulbo olfativo accesorio del raposo y los posibles efectos del proceso de domesticación en la configuración morfológica y anatómica del cerebro de los cánidos centran la línea de trabajo desarrollada por la también investigadora del grupo Morfan de la USC Irene Ortiz Leal. Las conclusiones de estas investigaciones se recogen en el artículo '¿Puede la domesticación dar forma a la morfología cerebral de los cánidos? El bulbo olfativo accesorio del raposo vermello como ejemplo', publicado en 'Annals of Anatomy'.

Este estudio, que se enmarca en la tesis de doctoral de Ortiz Leal, y a través del cual la propia autora da continuidad a investigaciones previas en las que se advierte que los cánidos domésticos (mascotas y animales de compañía) tienen un sistema olfativo menos desarrollado que los cánidos salvajes, concluye que el bulbo olfativo accesorio del raposo presenta un mayor grado de desenvolvimiento morfológico que el de las perros.

La autora señala en este trabajo que las diferencias estructurales y morfológicas observadas en los bulbos olfativos entre la lata y el raposo son el resultado del proceso de domesticación. En esta línea, Ortiz Leal señala la progresiva disminución de la complejidad anatómica del sistema olfativo accesorio que experimentaron las perros a lo largo de su evolución.

Nuevos horizontes

Los trabajos realizados por estos investigadores de la Facultad de Veterinaria de la USC sitúan al centro universitario a la cabeza de los estudios en el ámbito de la comunicación química, al tiempo que abren el debate sobre la pertinencia de impulsar el desarrollo del uso de feromonas más allá de los usos actuales en mascotas.

De hecho, la planificación de nuevas estrategias basadas en este tipo de comunicación química podría resultar eficaz para cuestiones de control de pragas y de reproducción de determinadas especies, así como para la protección de especies en riesgo de extinción y, sobre todo, en acciones orientadas a mejorar el grado de bienestar animal, modificación de condutas e incluso para la reducción de estrés, según señalan desde el grupo de investigación y Morfoloxía Animal de la USC.

VOLVER ARRIBA