DOMINGO, 25 de julio 2021, actualizado a las 6:26

DOM, 25/7/2021 | 6:26

PROFESIONALES

España ya sospechaba del Covid-19 en visones en abril de 2020

Agricultura ha publicado un informe donde detalla sus tareas de vigilancia a lo largo de 2020 para detectar coronavirus en granjas de visones de España, y da a conocer casos de sospecha que finalmente no se confirmaron

Luis Planas, ministro de Agricultura Pesca y Alimentación.
Luis Planas, ministro de Agricultura Pesca y Alimentación.

España ya sospechaba del Covid-19 en visones en abril de 2020

Agricultura ha publicado un informe donde detalla sus tareas de vigilancia a lo largo de 2020 para detectar coronavirus en granjas de visones de España, y da a conocer casos de sospecha que finalmente no se confirmaron

Francisco Ramón López - 07-04-2021 - 17:32 H

Actualmente en España se han notificado cuatro focos de Covid-19 en granjas de visones españolas: 2 en Galicia, 1 en Castilla y León y otro en Aragón. Tres de ellos han sido notificados este año 2021, mientras que el de Aragón, el primero de todos, tuvo lugar en 2020.

Ahora, un informe del Ministerio de Agricultura, da detalles de todas las labores de vigilancia que se llevaron a cabo a lo largo de 2020, y pone de manifiesto que, más allá del caso que se terminó confirmando en Teruel, ya había sospechas ese año en numerosas granjas de España, uno de ellos en abril de 2020, el mismo mes en el que Holanda empezó a alertar de este problema.

Concretamente, el Ministerio de Agricultura hace referencia a dos granjas —una en el País Vasco y otra en Castilla y León— en la que sus animales mostraron sintomatología sospechosa, y que podía coincidir con una infección por SARS-CoV-2, incluyendo en ambas situaciones un aumento de mortalidad. Finalmente ninguno de los dos casos se confirmó.

En el caso de Castilla y León, señalan que la granja se situaba en Ávila, que en ese momento, según el informe, contaba con dos explotaciones, aunque no concretan si la granja a la que se refieren es la misma que terminó confirmando un foco enero de 2021.

En este caso, el informe señala que se comunicó la sospecha a los servicios veterinarios de la comunidad, debido a mortalidades anormales, con procesos entéricos en los animales, abortos a término y complicaciones puerperales, sin que se detectase sintomatología compatible con procesos neumónicos excepto en dos animales, que presentaron hemoptisis.

Se remitieron al laboratorio cadáveres de animales, así como muestras de hisopos orofaríngeos y rectales y de heces, resultando todas las muestras negativas por RT-PCR a SARS-CoV-2, por lo que se descartó la presencia del mismo en la granja.

En el caso del País Vasco, señalan que la sospecha se comunicó a finales de abril. Los animales presentaban dificultad respiratoria, así como secreción de espuma y mucosidad por las fosas nasales, pérdida de apetito y aumento significativo de mortalidad.

Además, uno de los trabajadores de la granja había presentado síntomas compatibles con Covid-19 a principios del mes de marzo, sin que se le hubiera realizado el test de SARS-CoV-2. Al igual que en Castilla y León, se remitieron muestras de hisopos nasales y orofaríngeos y un cadáver al laboratorio, donde resultaron negativas a la presencia del SARS-CoV-2 mediante la técnica de la RT-PCR.

El caso de Aragón, fue distinto a estos dos, pues en la granja no se detectaron aumentos de mortalidad inusuales tras las primeras sospechas, aunque finalmente se terminó confirmando la presencia del virus. Así, los primeros test realizados dieron negativo, aunque se repitieron quince días después y sí que detectaron un caso, también asintomático. Un último muestreo estimó que el 86,67% de los animales estaban infectados.                   

GALICIA COMUNICÓ 4 CASOS SOSPECHOSOS EN 2020

Aunque Galicia no confirmó su primer caso hasta enero de 2021, las autoridades ya habían notificado cuatro casos sospechosos a Agricultura a lo largo de 2020, tres en A Coruña —aunque no confirman si uno de ellos es en la misma granja que terminó comunicando un positivo—  y otro en Pontevedra.

Así, a final del mes de julio, se comunicó la sospecha de presencia de la enfermedad en una granja de visones de Pontevedra, con un censo de 480 visones. Se realizó la necropsia de dos animales y se tomaron muestras de hisopos orofaríngeos, rectales y de pulmón, enviándose al Laboratorio Central de Veterinaria (LCV) de Algete para su análisis, donde resultaron negativas a la detección de SARS-CoV-2 por la técnica de la RT-PCR.

En agosto se comunicó la sospecha de presencia de SARS-CoV-2 en una granja en la provincia de A Coruña, con un censo de 14.700 animales, en la que se había detectado un ligero aumento de mortalidad (cuatro animales muertos en dos días), de los que se realizó necropsia identificándose lesiones compatibles (neumonía hemorrágica en dos de ellos).

Se remitieron diez muestras de hisopos nasales y orofaríngeos al laboratorio, donde resultaron negativas a la presencia del SARS-CoV-2 mediante la técnica de la RT-PCR. También en agosto se comunicó la sospecha de presencia de la enfermedad en otra granja de visones en A Coruña, en la que se había identificado un ligero aumento de mortalidad. Se realizó necropsia en los animales muertos y se tomaron muestras de hisopos nasales y orofaríngeos que se enviaron al LCV de Algete, donde resultaron negativas.

Finalmente, en octubre se comunicó una nueva sospecha en una granja en la provincia de A Coruña. Se remitieron muestras de hisopos nasales y orofaríngeos al LCV de Algete, donde estas muestras resultaron negativas a la presencia del SARS-CoV-2 mediante la técnica de RT-PCR.

Paralelamente a la investigación de las notificaciones de casos sospechosos (vigilancia pasiva), Agricultura llevó a cabo un proceso de vigilancia activa, que permitió detectar un posible brote de coronavirus en una granja de A Coruña en diciembre, en este caso sin sintomatología compatible.

La granja fue puesta bajo monitorización y control por parte de los servicios veterinarios de la Xunta de Galicia, confirmándose finalmente el foco en muestras tomadas en el mes de enero de 2021 en el marco del seguimiento que se hizo de la granja.

EL IMPACTO DEL CORONAVIRUS EN LAS GRANJAS DE VISONES DE ESPAÑA

Agricultura también informa del posible impacto que ha podido tener el coronavirus en las granjas de visones en España. Así, señala que en el país, a principios del año 2020, existían 37 granjas de cría de visón americano para aprovechamiento peletero, localizadas principalmente en la comunidad autónoma de Galicia, con un censo total de 118.580 hembras reproductoras.

A lo largo del año 2020 el número de granjas de visón americano ha ido descendiendo, en algunos casos como consecuencia del vacío sanitario aplicado en los casos de granjas confirmadas positivas a SARS-CoV-2 en las que se decidió esta medida y que cesaron su producción (1 granja en 2020 y 2 en 2021), así como por cese voluntario de actividad en otros casos.

Así, en estos momentos (consultado en febrero de 2021) el total de granjas de este tipo registradas en España asciende a 26, de las cuales 24 se encuentran ubicadas en Galicia, 1 en Castilla y León, en la provincia de Ávila, y 1 en la Comunidad Valenciana, en la provincia de Castellón.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.