MIÉRCOLES, 30 de septiembre 2020, actualizado a las 21:11

MIÉ, 30/9/2020 | 21:11

PROFESIONALES

Veterinarios de las plazas de toros catalanas, ¿sin indemnizar?

El Tribunal Supremo rechaza indemnizar a un cirujano taurino que había perdido su trabajo tras la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, con lo que los equipos veterinarios de las plazas podrían correr la misma suerte

Veterinarios de las plazas de toros catalanas, ¿sin indemnizar?

Veterinarios de las plazas de toros catalanas, ¿sin indemnizar?

El Tribunal Supremo rechaza indemnizar a un cirujano taurino que había perdido su trabajo tras la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, con lo que los equipos veterinarios de las plazas podrían correr la misma suerte

Jorge Jiménez - 20-12-2018 - 12:30 H

El Tribunal Supremo ha dictado la sentencia definitiva por la que niega la indemnización a un cirujano especialista en cirugía taurina por los perjuicios causados como consecuencia de la pérdida de su empleo en la plaza de toros de Cataluña tras la prohibición de los festejos taurinos en dicha Comunidad. Según se desprende del fallo del Supremo, el especialista pedía una compensación económica a consecuencia de haber perdido su trabajo por la prohibición que posteriormente fue declarada inconstitucional.

En las plazas de toros españolas no solo hay personal sanitario médico, sino que también hay un equipo veterinario encargado de supervisar las corridas de toros, desde el punto de vista clínico y profesional, asegurando el buen estado de los animales previamente al festejo y, posteriormente, el estado del animal tras su muerte, siendo necesario que en la plaza se cumplan los requisitos mínimos para tratar al toro después de sacrificado. Por lo tanto, con el cierre de la plaza de toros de Barcelona, tras la prohibición inconstitucional de los festejos taurinos, entre los afectados se encuentran, tanto los equipos médicos de las plazas como los veterinarios.

RECHAZO DEL TRIBUNAL SUPREMO

En este sentido, el cirujano en cuestión reclamaba una compensación, tras haber perdido su empleo y fuente de ingresos a raíz de la prohibición inconstitucional. Ante lo cual, la sentencia del tribunal ha sido clara, “si lo que verdaderamente pedía era una indemnización por lucro cesante, debemos recordar que nuestra constante doctrina viene declarando que para ello es preciso demostrar la existencia de un perjuicio efectivo y susceptible de valoración económica, derivado de una pérdida de ingresos no contingentes, sin que en dicho concepto quepa el resarcimiento de meras expectativas o ganancias dudosas o hipotéticas”.

En la sentencia se especifica además que, “la clave para apreciar la responsabilidad por acto legislativo, está en la apreciación de que los daños ocasionados sean de naturaleza especial, y que no se traten de meras expectativas de derecho. En definitiva, es preciso que, exista un sacrificio patrimonial singular de derecho o intereses económicos legítimos afectados de manera especial por las actuaciones administrativas anteriores o concomitantes con la legislación aplicable”.

Con lo que, en principio, aquellos veterinarios que se vieran en la misma situación que este cirujano, contarían con el mismo rechazo del Tribunal Supremo a sus recursos.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.