SÁBADO, 2 de julio 2022, actualizado a las 21:52

SÁB, 2/7/2022 | 21:52

PROFESIONALES

Envían a Europa una lista de antimicrobianos que no deberían restringirse en veterinaria

La Confederación Empresarial Veterinaria Española ha presentado alegaciones a la lista de medicamentos antimicrobianos reservados para el tratamiento de seres humanos

Delia Saleno, presidenta de la Confederación Empresarial Veterinaria Española.
Delia Saleno, presidenta de la Confederación Empresarial Veterinaria Española.

Envían a Europa una lista de antimicrobianos que no deberían restringirse en veterinaria

La Confederación Empresarial Veterinaria Española ha presentado alegaciones a la lista de medicamentos antimicrobianos reservados para el tratamiento de seres humanos

Redacción - 24-05-2022 - 12:25 H - min.

Desde la Confederación Empresarial Veterinaria Española (Ceve) han presentado alegaciones al listado de antimicrobianos de uso restringido a personas de la Unión Europea. En este sentido, la patronal ha propuesto que una serie de antimicrobianos de uso veterinario sigan siendo permitidos en animales mediante el mecanismo de la prescripción excepcional.

Y es que recientemente la Unión Europea presentó la lista de antimicrobianos reservados para humanos, entre los que se encontraban medicamentos como la amantadina, que los veterinarios consideran necesaria para su uso en tratamientos de animales de compañía.

Entre la lista de antimicrobianos que ha redactado la comisión del medicamento veterinario de CEVE se encuentran 6 antibióticos: carboxipenicillinas, ureidopenicillinas, carbapenémicos, derivados del ácido fosfónico, lipopéptidos y macrocíclicos. Asimismo, la patronal propone que se siga autorizando el uso en animales de 2 antivirales, que son amantadina y nitazoxanida; y del antiprotozoario nitazoxanida.

La patronal explica, en lo respectivo a las carboxipenicillinas, que la ticarcilina se usa en la especie canina en otitis por pseudomonas, procesos respiratorios y endocarditis bacterianas. Asimismo, la piperacilina (un tipo de ureidopenicillina) se usa en unión con tazobactam en animales exóticos, mientras que en animales de producción se emplea aspoxicilina, otra ureidopenicilina.

Respecto a los carbapenémicos, Ceve indica que el imipenem debería ser autorizado únicamente en los casos de último recurso, y en los derivados del ácido fosfónico recuerdan que la fosfomicina es de uso creciente en medicina de animales de compañía en infecciones del tracto urinario. “Dado que posee un mecanismo de acción único, bloqueando el primer paso de la síntesis del peptidoglucano, proponemos su autorización únicamente en los casos de último recurso”, defienden.

Por otro lado, en lo referente a los lipopéptidos, apuntan que la polimixina se usa en medicamentos veterinarios de uso tópico y en lo que respecta a los macrocíclicos este grupo de antimicrobianos es ampliamente empleado en medicina veterinaria.

“Es importante indicar que existen moléculas que no se usan en medicina humana (tilmicosina, tulatromicina, triamilida), algunas de las cuales son extremadamente tóxicas para el ser humano (tilmicosina) y no serían de aplicación en medicina humana”, aseguran.

Asimismo, en los antivirales, además de la amantadina, incluyen la nitazoxanida, pues existen informes de la posible utilidad de esta molécula en el caso de protozoos, en los cuales hay alternativas terapéuticas eficaces, si bien cada vez se detectan casos refractarios a los tratamientos habituales.

“Pero también ha demostrado su utilidad en procesos virales graves en otras especies como en la mieloencefalitis protozoaria en équidos, en cuyo caso la nitazoxanida se posiciona como un tratamiento seguro y sin alternativas terapéuticas equiparables”, añaden.

Asimismo, incluyen la nitazoxanida también en el grupo de antiprotozoarios. “Si bien este principio activo se desarrolló inicialmente para uso veterinario y su uso está extendido en América, en España no está disponible para uso animal ni contamos con un arsenal de antiparasitarios que nos permiten prescindir de él en la actualidad con fines antiparasitarios”, explican.

“No obstante, la aparición de protozoos resistentes a los tratamientos actuales o la restricción de algunos de estos tratamientos en un futuro próximo convierte a la nitazoxanida en una molécula de interés en un futuro también en medicina veterinaria”, concluyen.

LA LUCHA DE EUROPA CONTRA LA RESISTENCIA A LOS ANTIMICROBIANOS

Ceve explica que el Reglamento (UE) 2019/6 establece una amplia gama de medidas concretas para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos y promover un uso más prudente y responsable de los medicamentos antimicrobianos en los animales, incluidas normas estrictas sobre su prescripción veterinaria para uso profiláctico y metafiláctico.

Dicho Reglamento también recuerda que los medicamentos antimicrobianos no deben administrarse de forma rutinaria ni utilizarse para compensar la falta de higiene, la cría inadecuada de animales, la falta de cuidados o la mala gestión de las explotaciones.

“Determinados medicamentos antimicrobianos o grupos de medicamentos antimicrobianos deben reservarse para el tratamiento de determinadas infecciones en los seres humanos, con el fin de preservar mejor su eficacia para la medicina humana y apoyar la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos, que constituye una importante amenaza para la salud mundial”, defiende Ceve.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) evaluó los antimicrobianos y los grupos de antimicrobianos utilizados en los medicamentos autorizados en los Estados miembros y en terceros países. Determinó qué antimicrobianos y grupos de antimicrobianos deben reservarse para el tratamiento de determinadas infecciones en los seres humanos.

Según el dictamen de la Agencia, varios antibióticos, varios antivirales y un antiprotozoario deberían reservarse para el tratamiento de determinadas infecciones en seres humanos. De acuerdo con el asesoramiento de la Agencia, ninguno de los antifúngicos evaluados cumplía esos criterios.

La Comisión Europea ha cerrado el pasado lunes 17 de mayo el plazo para la presentación de propuestas al Reglamento de Ejecución que establecerá una lista de antimicrobianos o grupos de antimicrobianos que deben reservarse exclusivamente para el tratamiento de infecciones humanas. Como consecuencia de ello, no se autorizará el uso de estos antimicrobianos en animales (por ejemplo, en la ganadería).

Los antimicrobianos y grupos de antimicrobianos enumerados en este Reglamento no podrán utilizarse en los medicamentos veterinarios, de modo que las autorizaciones de comercialización existentes de medicamentos veterinarios que contengan dichos antimicrobianos o grupos de antimicrobianos dejarán de ser válidas.

Los medicamentos que contengan alguno de los antimicrobianos o grupos de antimicrobianos enumerados en este Reglamento no podrán utilizarse en los animales, ni siquiera como prescripción excepcional.

ACCEDE A LAS ALEGACIONES DE CEVE

VOLVER ARRIBA