SÁBADO, 15 de junio 2024

SÁB, 15/6/2024

PROFESIONALES

Las enfermedades más comunes en los refugios de perros y gatos

Un grupo de investigadores ha analizado las medidas profilácticas y la aparición de enfermedades en los refugios de perros y gatos de Portugal, desvelando las infecciones más habituales

La mayoría de los refugios vacunan a los animales con vacunas esenciales y con carácter anual.
La mayoría de los refugios vacunan a los animales con vacunas esenciales y con carácter anual.

Las enfermedades más comunes en los refugios de perros y gatos

Un grupo de investigadores ha analizado las medidas profilácticas y la aparición de enfermedades en los refugios de perros y gatos de Portugal, desvelando las infecciones más habituales

Alfonso Neira de Urbina - 28-08-2023 - 12:00 H - min.

Una creencia extendida es que en los refugios de animales sigue habiendo una elevada incidencia de enfermedades. Sin embargo, existen pocos estudios que describan la situación actual en este tipo de establecimientos para perros y gatos.

Por ello, un equipo de investigadores de Portugal ha realizado un estudio con el objetivo de caracterizar las medidas profilácticas y la aparición de enfermedades en los refugios. La investigación se llevó a cabo mediante un cuestionario en línea enviado a los refugios de animales del país vecino.

Además de los municipales, en el estudio también se incluyeron otros tipos de refugios, como las asociaciones sin ánimo de lucro. En este sentido, respondieron más veterinarios en el caso de los refugios municipales, mientras que fueron más los no veterinarios que respondieron al cuestionario en nombre de las asociaciones.

Los investigadores destacan, en cuanto a los resultados, que las medidas preventivas como la desparasitación, la vacunación y el uso de historiales médicos individuales de los animales estaban muy extendidas entre ambos tipos de refugios.

Asimismo, muchos refugios indicaron que mantenían a los animales durante más de 1 año. Es más, el 54% de las asociaciones y el 33% de los refugios municipales indicaron una duración excesiva de la estancia de los perros. Esta duración excesiva de la estancia podría reducirse, según los autores, por ejemplo, mediante una mejor formación del personal y con la disponibilidad de un software de gestión de refugios adecuado, remarcan en el estudio.

En cuanto a las enfermedades animales más notificadas, el podio lo copan el parvovirus y la sarna en perros, la gripe felina y la panleucopenia en gatos, y la tiña en ambas especies. Así, más concreta y extensamente, independientemente del tipo de refugio, la infección más frecuente en perros fue el parvovirus canino (62%), seguido de la sarna (50%), la dermatofitosis (37%), la tos de las perreras (27%), el coronavirus canino (12%) y el moquillo (9%).

Por su parte, y también independientemente del tipo de refugio, la infección notificada con más frecuencia por los 41 refugios que albergaban gatos fue la gripe felina (68%), seguida de panleucopenia (44%), dermatofitosis (22%), PIF (15%) y sarna (10%).

También es destacable que la atención veterinaria difería entre refugios. Así, más del 90% de los refugios municipales indicaron depender de veterinarios de plantilla, en comparación con el 44% de las asociaciones.

“El 36% (9/25) de las asociaciones y ninguno de los refugios municipales indicaron depender de veterinarios visitantes. Los servicios de las clínicas veterinarias fueron indicados por el 76% (19/25) de las asociaciones y el 41% (17/42) de los refugios municipales”, apuntan los investigadores.

LAS MEDIDAS PROFILÁCTICAS SON HABITUALES EN LOS REFUGIOS DE ANIMALES

Al igual que otros estudios, esta investigación demostró que las medidas profilácticas eran habituales en los refugios de animales. De hecho, más del 80% de los refugios de animales encuestados indicaron el uso de historiales médicos individuales de los animales y la aplicación de medidas profilácticas rutinarias como vacunaciones y control de parásitos externos e internos.

De esta manera, la aplicación de medidas profilácticas, como las vacunaciones, parece ser actualmente habitual en los refugios de animales que respondieron al cuestionario. La mayoría de los refugios vacunaban a los animales con vacunas esenciales y con carácter anual. Algo que parece estar relacionado con la excesiva duración de la estancia de los animales en muchos refugios.

“Es importante destacar que aproximadamente un tercio de los refugios, tanto de asociaciones como municipales, admitió sufrir restricciones financieras para la profilaxis rutinaria, lo que requiere una mejor financiación de los programas sanitarios”, advierten los investigadores.

La revacunación de los cachorros cada 2 o 4 semanas fue indicada por ambos tipos de refugio y la vacunación final a las 16 semanas fue indicada predominantemente por las asociaciones. La mayoría de los animales adultos se revacunaban anualmente. Eso sí, la revacunación anual de los perros fue notificada con mayor frecuencia por las asociaciones (88%) que por los refugios municipales (55%).

“Hoy en día, el diagnóstico de enfermedades como el moquillo, el parvovirus y el coronavirus canino debería basarse en pruebas y no depender únicamente de aspectos clínicos. Se podría obtener información más precisa sobre la prevalencia e incidencia de las enfermedades mediante sistemas de seguimiento objetivos”, concluyen los investigadores.

VOLVER ARRIBA