LUNES, 26 de octubre 2020, actualizado a las 2:27

LUN, 26/10/2020 | 2:27

PROFESIONALES

El veterinario de exóticos, un sector en auge

Pablo Casar, veterinario fundador de la clínica Animales Exóticos 24h, repasa la situación actual de un sector en auge, pero con problemas como el reconocimiento social y la concienciación en bienestar animal

Pablo Casar Castro, fundador de la clínica veterinaria Animales Exóticos 24h.
Pablo Casar Castro, fundador de la clínica veterinaria Animales Exóticos 24h.

El veterinario de exóticos, un sector en auge

Pablo Casar, veterinario fundador de la clínica Animales Exóticos 24h, repasa la situación actual de un sector en auge, pero con problemas como el reconocimiento social y la concienciación en bienestar animal

Jorge Jiménez - 27-02-2019 - 15:12 H

Pablo Casar, veterinario fundador de la clínica Animales Exóticos 24h, ha dado las claves de la actualidad en el sector de exóticos en unas declaraciones para Animal’s Health, destacando el crecimiento que se está experimentando en este campo, pero señalando también algunos de sus problemas, como el esfuerzo diario por el reconocimiento de su labor, o la influencia del precio de los servicios veterinarios en el bienestar animal.

A la hora de entrar en el sector de exóticos un veterinario no solo tiene que finalizar sus estudios, sino que “para dar un servicio de calidad hay que especializarse" en este campo, explica Casar. Además de la vocación, aquí entra en juego la preferencia por los animales exóticos, “más que por un perro o un gato”.

De esta manera, cuando las clínicas de pequeños animales comenzaron a introducir atención veterinaria a exóticos, los fundadores de Animales Exóticos 24h vieron la necesidad de hacer un centro exclusivo para este tipo de animales, “porque no se puede hospitalizar a un hurón o a un conejo al lado de un perro y un gato”, señala Casar.

Aunque las clínicas de exóticos tienen que lidiar con un problema que las de pequeños animales no sufren en la misma medida, y es que los propietarios de exóticos son menos propensos a llevar sus animales al veterinario.

“Una de mis guerras diarias es ‘¿cómo me vas a cobrar 33 euros de consulta si mi hámster me ha costado 10?’”, apunta Casar, quien destaca así la falta de reconocimiento que existe hacia la profesión veterinaria.

Y es que, que en el día a día ocurra esto, significa, según el veterinario, que, “no se está valorando todo el esfuerzo que lleva adquirir conocimientos sobre estas especies, la medicina, los cursos que hacemos y lo que vale nuestro conocimiento”.

“Con los propietarios tenemos que hacer un esfuerzo extra, porque muchas veces se ve solo el valor económico del animal, el hámster de 10 euros o la tortuga de 15, pero no se les da un valor sentimental como al perro o al gato a los que se considera un miembro más de la familia”, subraya Casar.

SATURACIÓN EN EL SECTOR

Respecto a la preferencia de los estudiantes de Veterinaria por el sector clínico, esta tendencia también se ha dejado notar en las clínicas de exóticos, donde “hay cada vez un mayor número de estudiantes que quieren especializarse en este ámbito”, porque ven que el sector “tiene futuro”.

Aunque como profesional y empresario, Casar reconoce cierta saturación en el sector, la cual está provocando que las condiciones laborales “sean más precarias”.

Por otro lado, sobre el IVA veterinario, Casar señala que “la bajada” sería “una gran ventaja” porque “una de las negativas a venir a la clínica siempre es el precio”.

Y sobre este aspecto hace hincapié en que son “muchísimos” los casos en los que se pone el riesgo el bienestar del animal exótico a causa de no querer o no poder asumir los costes del tratamiento clínico, llegando en ocasiones a “hacer un precio reducido” para no comprometer el bienestar del animal.

RESTRICCIONES EN LA TENENCIA

Para mejorar esta situación y acabar con este problema, Casar propone medidas más restrictivas para la tenencia de animales como “incrementar las penas por maltrato” o “implantar cursos para poder tener mascotas” para que “no sea tan fácil comprar un animal”.

Y es que, en algunas ocasiones, se adquieren animales por precios reducidos, “sin tener ni idea de su mantenimiento ni tener las instalaciones adecuadas”, repercutiendo esto en casos de maltrato, subraya el veterinario que, además, señala que los veterinarios no “pueden hacer nada” ante estos casos, pudiendo solo denunciar si hay signos de maltrato evidentes.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.