JUEVES, 24 de septiembre 2020, actualizado a las 22:12

JUE, 24/9/2020 | 22:12

PROFESIONALES

El veterinario, clave para el bienestar animal en los mataderos

Los veterinarios que trabajan en los mataderos vigilan el cumplimiento de las normativas en materia de protección animal, para que las reses que se sacrifican para producción cárnica lo hagan en las mejores condiciones posibles

El veterinario, clave para el bienestar animal en los mataderos

El veterinario, clave para el bienestar animal en los mataderos

Los veterinarios que trabajan en los mataderos vigilan el cumplimiento de las normativas en materia de protección animal, para que las reses que se sacrifican para producción cárnica lo hagan en las mejores condiciones posibles

Ángel Espínola - 22-06-2018 - 14:00 H

Aunque habitualmente la sociedad relaciona la figura del veterinario con el médico de animales, muchos de los profesionales de este ámbito trabajan, paradójicamente, en lugares en los que se sacrifica a los animales. Sin embargo, el papel de los veterinarios en los mataderos resulta fundamental para garantizar el bienestar animal, lo que acaba repercutiendo en la salud pública de la población.

Como señala el Gobierno de Baleares, la función principal de los servicios de inspección veterinaria es controlar todo el proceso desde que llegan los animales al matadero hasta que se obtiene la carne, “con el objetivo de garantizar que sólo serán declaradas aptas para el consumo humano aquellas que no presentan ningún riesgo para la salud pública”. Para garantizar esa higiene y salubridad de las carnes es necesario conseguir antes un elevado nivel sanitario de los animales de producción con destino al consumo humano.

Y es que, según explica Marco Aurelio Sánchez, presidente de la Sociedad Científica de Veterinaria de Salud Pública y Comunitaria (Socivesc), “los mataderos son lugares en los que se hace necesaria una vigilancia muy estricta acerca de cómo se respetan las condiciones de estancia, manejo y sacrificio de los animales”, ya que “es habitual que el único motivo para respetar las normas de protección animal en los mataderos sea el temor a medidas sancionadoras”.

De esta forma, la descarga desde los camiones debe ser vigilada para evitar lesiones y fracturas de los animales. Los veterinarios también han de vigilar la densidad de animales y si se respeta el espacio adecuado, la separación de animales agresivos o nerviosos o si se cumple con el descanso que necesitan. Según el experto, “la estancia debe ser lo menos incómoda posible y los corrales deben estar limpios, secos, con agua de bebida y la comida necesaria en cada caso. Si esto no se vigila se suele incumplir”, señala en declaraciones para Animal’s Health.

Los animales que llegan al matadero deben ser desensibilizados o aturdidos antes de ser sacrificados, según las normativas europeas. En este apartado, también es necesario "verificar que los animales están inconscientes cuando se les degüella o se les desuella. En otros países donde no existe ni normativa ni sensibilización al respecto se puede ver a qué extremos se puede llegar en estos establecimientos”.

EVITAR CONFLICTOS DE INTERESES

Para controlar este tipo de cuestiones, Marco Aurelio Sánchez recuerda que no basta con que sean veterinarios quienes controlen in situ y de forma personal estas cuestiones sino que tales veterinarios “han de garantizar la ausencia de conflicto de intereses, es decir, no pueden trabajar para el industrial sino para la Administración, con plena independencia técnica y científica”.

El portavoz de la sociedad científica asegura que un matadero no es un lugar agradable para nadie “y para el veterinario tampoco”, lo que hace que algunos profesionales no quieran realizar esta tarea. “Pero la solución no es mirar para otro lado y dedicarse a otros ámbitos porque los mataderos existen. Alguien ha de hacerlo”.

Y es que, añade, “los veterinarios oficiales que no hayan asumido o no quieran asumir la relevancia de su función en materia de protección animal en los mataderos deberían replantearse dejar paso a veterinarios comprometidos con esta competencia” ya que, cuanto menor sea el bienestar animal en el proceso de sacrificio del animal de producción, mayores repercusiones puede tener en lo que respecta a la salud pública.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.