LUNES, 25 de mayo 2020, actualizado a las 10:29

LUN, 25/5/2020 | 10:29

PROFESIONALES

El veneno de escorpión, candidato farmacológico contra la tuberculosis

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México y de Standford descubren dos compuestos químicos en el veneno de escorpión que son efectivos para combatir las bacterias responsables de la tuberculosis

Ejemplar de un escorpión de la especie Diplocentrus melici.
Ejemplar de un escorpión de la especie Diplocentrus melici.

El veneno de escorpión, candidato farmacológico contra la tuberculosis

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México y de Standford descubren dos compuestos químicos en el veneno de escorpión que son efectivos para combatir las bacterias responsables de la tuberculosis

Javier López Villajos - 28-06-2019 - 14:03 H

Un equipo de investigadores procedente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de Stanford halla dos compuestos químicos en el veneno de escorpión que podrían ayudar a combatir las infecciones bacterianas.

Los expertos aislaron dichos compuestos para después sintetizarlos en el laboratorio, donde verificaron que eran capaces de destruir bacterias resistentes a los medicamentos como la Mycobacterium tuberculosis, responsable de la tuberculosis que afecta a animales y a humanos.

De ahí que los investigadores vieran el potencial farmacológico que puede tener el uso de las toxinas procedentes de los escorpiones, serpientes, arácnidos y otras especies animales venenosas de las que ya se han extraído potentes antibióticos y fármacos antipalúdicos, que combaten la malaria.

Richard Zare, profesor de Química en la Universidad de Stanford, y Louviral Possani, profesor de Medicina Molecular en la UNAM, dirigieron respectivos grupos de trabajo en una colaboración internacional para determinar las capacidades que ofrece el uso del veneno del escorpión.

Para extraer dicha toxina, los investigadores estimularon la cola del escorpión mediante leves impulsos eléctricos, percibiendo que el veneno cambiaba de color cuando éste quedaba expuesto al aire libre.

Los expertos hallaron que los responsables de este hecho eran dos benzoquinonas, una clase de moléculas que tienen propiedades antimicrobianas.

“Descubrimos que los compuestos químicos del veneno de escorpión mata las bacterias como las que producen la tuberculosis, dejando intacto el revestimiento de los pulmones de los ratones en los que se ha probado este tratamiento”, detalla Zare.

Por su parte, Possani añade que la cantidad de componentes químicos que se pueden obtener del veneno de los animales es extremadamente baja, por lo que “la síntesis de estos compuestos es decisiva para producir dosis en grandes cantidades”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.