MIÉRCOLES, 11 de diciembre 2019, actualizado a las 19:16

MIÉ, 11/12/2019 | 19:16

PROFESIONALES

El sector de las clínicas veterinarias crece un 3,7% en 2018

El crecimiento se debe a un aumento del 2,6% de los pacientes atendidos y un 2,8% de subida en los precios

GALERIA
Pere Mercader, director general de la consultora Veterinary Management Studies.

El sector de las clínicas veterinarias crece un 3,7% en 2018

El crecimiento se debe a un aumento del 2,6% de los pacientes atendidos y un 2,8% de subida en los precios

Francisco Ramón López - 22-03-2019 - 11:00 H

Otro año más ha tenido lugar, coincidiendo con la feria del sector de las mascotas Iberzoo de Ifema, el congreso VetMadrid, organizado por la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC). En esta ocasión, la convención vuelve a contar con ponencias de formación empresarial en las que ha participado el director general de la consultora Veterinary Management Studies (VMS), Pere Mercader, que ha presentado el informe del sector de las clínicas de pequeños animales de 2018.

El analista asegura que el crecimiento en este sector es “robusto y estable”, pues cuenta con un factor muy valioso, y es que, independientemente de la situación económica, los clientes siempre estarán dispuestos a pagar por la salud de sus mascotas. “Los clientes quieren mucho a sus perros y gatos”, asegura Mercader, que, explica que debido a esto, el sector lleva creciendo por encima del PIB nacional desde 2015, solo frenado en 2013 y en 2014 por la subida del IVA del 8 al 21%, que las clínicas asumieron y no traspasaron a los clientes.

Concretamente, este 2018 han crecido un 3,7% los ingresos, por debajo del aumento de años anteriores, pues en 2017 creció un 5,1%; en 2016 un 7,4% y en 2015 un 5,8%. El crecimiento de 2018 se ha conseguido, por un lado por el aumento del 2,6% de los pacientes atendidos, un 0,7% de aumento en el número de facturas, y un 2,8% de subida en los precios.

El análisis de VMS también detalla el paisaje del sector de las clínicas. Así, según la consultora, España contaba en 2018 con 5.364 clínicas veterinarias en las que trabajaban 12.800 veterinarios.  Además, estima que se atendió a 5.428.840 perros y a 1.485.248 gatos.

Teniendo en cuenta que en España viven 46 millones de personas, en España hay una clínica cada 8.500 personas. Una cifra muy baja y que para Mercader significa que los clientes tienen muy fácil tener a mano a algún veterinario, y que, por lo tanto hay una competencia muy alta.

En el otro lado, el número de mascotas que corresponderían a cada clínica, España también cuenta con un panorama desafiante en el que a cada establecimiento le corresponden 1.755 mascotas, por debajo de otros países europeos como Reino Unido, que cuenta con 3.975 animales de compañía por clínica, y muy lejos de China, el país con más mascotas por clínica: 45.000.

Con estos datos, VMS ha creado la clínica tipo, que es aquella que atiende a 1.300 pacientes al año, de los que el 74,2% son perros y el 20,3% gatos. Asimismo, esta clínca genera 17,4 facturas diarias y unas 4,8 al año por mascota, lo que genera unos ingresos anuales medios de 269.595 euros, con una media de gasto promedio anual por mascota de 198 euros. Una cifra que, según Mercader, nos sitúa muy lejos de los países europeos de nuestro entorno.

El analista ha explicado teniendo en cuenta lo dicho que el ecosistema de clínicas en España es de centros pequeños, con un 66% que factura menos de 250.000 euros al año. Algo que considera negativo, ya que este tipo de establecimientos no pueden aplicar economías de escala y, por lo tanto, no pueden acceder a lo último en equipamiento. Alrededor del 24% de las clínicas facturan entre 250.000 y 500.000 euros, el 5% de 501 a 750.000 euros y el resto más de 750.000.

“En España, más que empresas lo que tenemos es un sistema de autoempleo”, apunta Mercader para explicar la situación. Y es que el analista apunta que muchas de las clínicas (36%) están abiertas por empresarios veterinarios que trabajan solos. El otro 34% corresponde a centros en los que cuentan con dos profesionales veterinarios, el 26% de 3 a 5 y solo un 3% cuenta con una plantilla de 6 a 10 veterinarios y un 1% con más de 10.

Este panorama plagado de microclínicas genera que muchas de las más pequeñas acaben cerrando. De hecho, el analista apunta que entre 2010 y 2018 ha habido 1.728 cierres y 2.383 aperturas, lo que ha generado que se haya pasado de 4.709 clínicas en 2010 a las 5.364 de 2018.

  • GALERIA

    Pere Mercader ha presentado el informe del sector de las clínicas de pequeños animales de 2018

PRECIOS MÁS BARATOS, NO GARANTIZAN MÁS CLIENTES

VMS también ha estimado el precio de los servicios más comunes en veterinaria, como la visita, la radiografía y la castración. El analista ha elegido estos tres servicios al ser considerados “de guerrilla” por lo comunes que son y por generar más lucha de precios. Algo que considera que se incrementa por el hecho de que en España haya tantas clínicas pequeñas.

Así, el precio medio de la visita es de alrededor de 30 a 36 euros, aunque llega a costar 80 en algunas clínicas. En cuanto a la radiografía, el precio más común también ronda los 30 euros, aunque puede alcanzar los 80. Por último, las castraciones son las que más varía, pues el precio más común se encuentra en una amplia horquilla de 100 a 200 euros, llegando a costar más de 400 en algunos establecimientos.

Mercader ha querido aclarar en este punto que estos son datos meramente orientativos, y una clínica debe de establecer los precios que considere adecuados, sobre todo, teniendo en cuenta lo que ha calificado como una “falsa creencia”, que es la de pensar que cuando más bajos serán los precios más clientes se tendrán.

De hecho, Mercader asegura que adaptar el negocio a los clientes que no están dispuestos a pagar por lo que realmente vale un servicio no es buena idea, y aporta un dato: el 50% de los clientes genera el 84% de la facturación, mientras que el otro 50% solo genera el 16%. “Hay que diseñar los servicios y precios para los buenos clientes”, asegura.

Otro dato que desmiente la falsa creencia, según Mercader, es que, según sus cálculos, tener precios más bajos no genera más clientes, y ha aportado como prueba una tabla en la que se divide el precio de las visitas de las clínicas en comparación con el número de clientes que acudieron a consulta.

Así, los que establecían un precio muy bajo de 18 a 28 euros, recibieron 397 visitas de media, los que colocaron un precio de 29 a 33, 522; los que cobraron de 34 a 38 euros (muy cercano a la media), 683; y los que cobraron de 39 a 65 por consulta contaron con 591 clientes.

Esto, para Mercader, demuestra que existen otros factores además del precio para conseguir más clientes y por lo tanto poder permitirse precios más altos, como la posición de mercado, la reputación de la clínica, o la calidad del servicio. “El precio no es la solución de nada”, concluye.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.