MARTES, 20 de agosto 2019, actualizado a las 4:55

MAR, 20/8/2019 | 4:55

PROFESIONALES

La llegada del calor aumenta el riesgo de contagio de la leishmaniosis

El Colegio de Veterinarios de Cáceres recuerda que la prevención es la mejor estrategia de lucha contra la leishmaniosis, enfermedad parasitaria que puede afectar tanto a animales como a seres humanos

GALERIA

La llegada del calor aumenta el riesgo de contagio de la leishmaniosis

El Colegio de Veterinarios de Cáceres recuerda que la prevención es la mejor estrategia de lucha contra la leishmaniosis, enfermedad parasitaria que puede afectar tanto a animales como a seres humanos

Redacción - 30-05-2019 - 15:01 H

El Colegio de Veterinarios de Cáceres advierte que el riesgo de contagio de la leishmaniosis, enfermedad endémica en Extremadura que afecta gravemente a los perros y que se puede manifestar como una leishmaniosis cutánea o visceral en las personas, aumenta con la llegada del buen tiempo.

Los expertos señalan que esta amenaza está presente en humanos, pese a que la tasa de incidencia en personas es reducida, situándose en torno a los 0,2 y los 0,6 casos por cada 100.000 habitantes a nivel nacional.

“Un protozoo microscópico llamado Leishmania es el causante de esta enfermedad parasitaria”, explica María Eugenia Dios Blanco, vocal de Pequeños Animales del Colegio de Veterinarios de Cáceres, que subraya que el contagio entre pacientes potenciales se produce a través un vector, es decir, mediante de la picadura de un mosquito de la especie flebótomo, que es más activo durante los meses con temperaturas cálidas.

Desde el Colegio también señalan que en 2018, en la ciudad de Cáceres, el número de perros superó al de niños menores de 5 años, por lo que, dada la convivencia con mascotas tanto en el entorno familiar como en los espacios públicos, “el veterinario clínico de pequeños animales se convierte en el principal responsable de la educación para la salud, prevención, control y tratamiento de esta y otras zoonosis”, destaca Dios Blanco.

MEDIDAS PREVENTIVAS CONTRA LA LEISHMANIOSIS 

Para evitar el contagio y la propagación de esta enfermedad parasitaria, desde el Colegio de Veterinarios de Cáceres se recomienda seguir una serie de medidas preventivas.

En primer lugar, los expertos señalan la vacunación de los animales, apuntando que en el mercado existen vacunas para los perros que han demostrado ser una de las formas más eficaces de prevenir esta enfermedad.

Es el caso de LetiFend®, la primera vacuna recombinante disponible en Europa para la prevención de la leishmaniosis canina. Desarrollada por LETIPharmatras 30 años de investigación, esta vacuna supone un modo seguro y eficaz para inmunizar activamente a los perros no infectados a partir de los seis meses de edad, reduciendo también el riesgo de desarrollar la enfermedad clínica.

Por otro lado, los veterinarios de Cáceres recomiendan el uso de repelentes en las mascotas, tales como collares o pipetas, independientemente de si se trata de un animal sano o enfermo, con signos clínicos o sea asintomático, para evitar que se produzca la transmisión del parásito desde el perro a un nuevo flebótomo.

En este sentido, la compañía MSD Animal Healthofrece su collar Scalibor, que ha demostrado una eficacia repelente frente al flebótomo de entre el 94% y el 98% durante 12 meses.

De igual forma, los expertos insisten en la importancia de que se realicen revisiones anuales a las mascotas, pese a que no se aprecien síntomas, además de seguir las indicaciones preventivas que recomiende el veterinario.

También aconsejan que el perro no duerma en el exterior de la vivienda durante la noche o en lugares donde haya una mayor probabilidad de ser picado por el mosquito; que durante el paseo se eviten las zonas húmedas con alta concentración de mosquitos, especialmente a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde-noche; así como que se utilizen mosquiteras, insecticidas de acción prolongada y pinturas insecticidas de contacto en las zonas donde descanse el perro.

DIFERENTES RESERVORIOS ANIMALES DE LA ENFERMEDAD

La característica más importante de la leishmaniosis es su gran variedad de manifestaciones clínicas, con su correspondiente sintomatología en función del perro, pudiendo afectar a la piel, mucosas, ojos, riñón e hígado, entre otros.

“Gracias a los tratamientos actuales se ha conseguido tener un pronóstico muy favorable,  aunque continúe siendo una enfermedad crónica”, matiza Dios Blanco.

Finalmente, los expertos recuerdan que, aunque el perro es considerado como el principal reservorio animal de esta enfermedad, también existen otras especies que pueden albergar el parásito, como son los mamíferos domésticos como el gato, conejo, caballo, asno, ganado bovino, ovino y caprino; y los mamíferos salvajes tales como el zorro, lobo, meloncillo, gineta, marta, garduña, lince, rata, ratón, erizo o liebre.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.