MIÉRCOLES, 19 de junio 2019, actualizado a las 13:20

MIÉ, 19/6/2019 | 13:20

PROFESIONALES

Consejo andaluz desmiente la guerra entre farmacéuticos y veterinarios

El Consejo Andaluz de Colegios Veterinarios ve “improbable” que el Consejo de Farmacéuticos quisiera dañar los intereses de los veterinarios de salud pública y considera que el camino a seguir es el de la reforma legislativa

GALERIA
Fidel Astudillo, presidente del Consejo Andaluz de Colegios Veterinarios

Consejo andaluz desmiente la guerra entre farmacéuticos y veterinarios

El Consejo Andaluz de Colegios Veterinarios ve “improbable” que el Consejo de Farmacéuticos quisiera dañar los intereses de los veterinarios de salud pública y considera que el camino a seguir es el de la reforma legislativa

Francisco Ramón López - 27-05-2019 - 12:47 H

La pasada semana, el Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz publicaba una carta abierta en la que un colectivo de veterinarios opositores consideraba como un ataque a la profesión la sentencia 105/2019, en la que se anulaba el temario de las oposiciones al Cuerpo A4 tras un recurso interpuesto por el Consejo Andaluz de Farmacéuticos, y acusaban a este colectivo de haber emprendido “una guerra” para arrebatar competencias a los veterinarios de salud pública que trabajan en el Servicio Andaluz de Salud.

Esta semana, sin embargo, el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios ha querido poner paz “ante las noticias y comunicados difundidos a través de las redes sociales en relación con este asunto” mediante un comunicado en el que, asegura que no existe tal guerra y en el que, aunque admite que la legislación actual puede necesitar reformas para aclarar las competencias de cada profesión, consideran “improbable” que los farmacéuticos recurrieran el temario con afán de “dañar los intereses" de los profesionales veterinarios de salud pública.

“De considerarse así, hubiera provocado nuestra más enérgica protesta institucional”, afirma la organización colegial andaluza, que aclara que “a efectos prácticos, las consecuencias derivadas de la impugnación del temario de oposiciones referido, aun resultando estimada, tiene escasa trascendencia”.

Y es que, el Consejo Andaluz, en base a un informe jurídico encargado a este efecto, apunta que las funciones del Cuerpo Superior de Instituciones Sanitarias de la Junta de Andalucía, especialidades Veterinaria y Farmacia (conocido comúnmente como A4), están normativamente tipificadas y delimitadas de forma diferenciada a partir de lo señalado en la Ley 44/2003.

Teniendo en cuenta esto, aseguran que la sentencia 105/2019, origen de la polémica, “no realiza, ni podría", una limitación de las competencias propias del veterinario, pues las mismas se determinan y concretan en la Ley 44/2003 y el Decreto 70/2008 y son, por tanto competencia del poder legislativo, “que no puede ser suplido en modo alguno por el juez o tribunal cuando revisa la legalidad de un acto administrativo impugnado”.

Por todo esto, afirman que la vía legislativa es la que habría que tomar, concretamente en todo lo relativo al Decreto 70/2008, que desarrolla la Ley 44/2003 y describe la diferenciación y delimitación de las competencias de cada profesión. Un texto “poco afortunado, que puede generar equívocos sobre la posibilidad de reordenar las funciones propias de ambas profesiones”.

De hecho, apuntan que, aunque el Decreto desarrolla la Ley anterior, lo hace enumerando de forma conjunta las funciones en los distintos ámbitos sin diferenciar a cada profesión, alegando que esta diferenciación se determina a partir de la formación específica que sus respectivas titulaciones les atribuyen. “Quizás una enunciación concreta y diferenciada sin perjuicio de cláusulas genéricas de cierre, dotarían a dicha normativa de desarrollo de una mayor seguridad jurídica”, mantiene el Consejo.

APELARÁN LA SENTENCIA

A pesar de todo lo dicho, el Consejo admite que la sentencia requiere una mayor precisión en relación con la exclusión de materias, ya que si se mantiene como hasta ahora podría suponer un “perjuicio” para los veterinarios que han concurrido a la última convocatoria celebrada. Es por esto por lo que se han personado en el procedimiento como parte interesada en el Recurso de Apelación.

Asimismo, insisten en recalcar que “lo verdaderamente importante de este asunto”, reside en la necesidad de reformar la ley en lo relativo a la definición de los perfiles profesionales, pues tendrá que ser esta la que determine las competencias y funciones propias de cada uno de los grupos profesionales integrantes del Cuerpo A4.

Para ello, el Consejo asegura que ya están negociando con la Consejería de Salud para que se dilucide todo el asunto de las competencias. De hecho, apuntan que el pasado 15 de mayo, dos días después de que fuera publicada la polémica sentencia, y en el curso de una reunión con la Consejería de Salud, ya se comentaron las implicaciones de la misma y se les trasladó el compromiso de reformar el temario de oposiciones para acceso al cuerpo A4.

“Entendemos que es esta la fórmula apropiada para definir y consolidar las funciones del veterinario de salud pública adscrito al Cuerpo A4”, afirman, y aseguran que la carta abierta “carece de todo fundamento y denota un profundo desconocimiento sobre la materia”.  En la misma línea critican que esta carta se enmarca “en la defensa de ciertos intereses particulares, que en modo alguno pueden asimilarse a los intereses generales de la profesión”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.