DOMINGO, 20 de octubre 2019, actualizado a las 18:33

DOM, 20/10/2019 | 18:33

PROFESIONALES

El Colegio de Badajoz, contra el falso veterinario detenido por maltrato

El Colegio asegura que se personará como acusación particular contra el hombre detenido mientras cortaba las orejas a un perro de forma ilegal y sin que contara con la titulación ni la habilitación requerida. El detenido se enfrenta a posibles condenas de cárcel por intrusismo y maltrato animal

GALERIA
José Marín Sánchez, presidente del Colegio de Veterinarios de Badajoz.

El Colegio de Badajoz, contra el falso veterinario detenido por maltrato

El Colegio asegura que se personará como acusación particular contra el hombre detenido mientras cortaba las orejas a un perro de forma ilegal y sin que contara con la titulación ni la habilitación requerida. El detenido se enfrenta a posibles condenas de cárcel por intrusismo y maltrato animal

Ángel Espínola - 31-07-2018 - 11:30 H

El Colegio de Veterinarios de Badajoz se personará como acusación particular contra el “falso veterinario” detenido “in fraganti” mientras cortaba las orejas a un perro en una clínica veterinaria de Badajoz, sin tener la habilitación ni la titulación requerida, como adelantó  Animal’s Health.

El colegio considera que, “ante la gravedad de los hechos ocurridos”, la entidad debe personarse como acusación ante el detenido, con el fin de “defender los intereses de los colegiados y para luchar contra el maltrato animal”, según recoge el Colegio en un comunicado.

El detenido carece de la titulación de veterinario, por lo que se considera autor de un delito de intrusismo profesional, y a la vez de otro de maltrato animal, ya que, desde el pasado uno de febrero, la entrada en vigor en España del Convenio Europeo sobre protección de animales de compañía, prohíbe las intervenciones quirúrgicas, cuyo objeto sea modificar la apariencia de un animal de compañía o conseguir otros fines no curativos y en particular el corte de orejas, cola, la sección de las cuerdas vocales y la extirpación de uñas y dientes.

La única excepción a estas prácticas es que un veterinario considere la necesidad de estas intervenciones en beneficio de la salud del animal y/o poder disminuir su sufrimiento.

Si bien, el Colegio recuerda que el Seprona no observó en ningún momento estas situaciones excepcionales en este caso.

El detenido fue puesto a disposición judicial, pudiéndose enfrentar a condenas de hasta dos años de prisión por el intrusismo profesional y hasta 18 meses por el maltrato animal.

En los últimos meses, diferentes colegios profesionales han mostrado su compromiso ante la creciente preocupación por el intrusismo profesional en el sector veterinario. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.