LUNES, 26 de octubre 2020, actualizado a las 19:54

LUN, 26/10/2020 | 19:54

PROFESIONALES

El cambio climático podría aumentar la prevalencia de las zoonosis

Un estudio ha descubierto que los factores ambientales tienen más influencia de lo que se pensaba en la transmisión interespecie de enfermedades como la gripe aviar, el ébola o la rabia

Los desastres naturales son una de las consecuencias del cambio climático.
Los desastres naturales son una de las consecuencias del cambio climático.

El cambio climático podría aumentar la prevalencia de las zoonosis

Un estudio ha descubierto que los factores ambientales tienen más influencia de lo que se pensaba en la transmisión interespecie de enfermedades como la gripe aviar, el ébola o la rabia

Francisco Ramón López - 03-05-2019 - 15:12 H

Un equipo de investigadores de las universidades de Swansea (Reino Unido)y Queensland (Australia) alertan de que el cambio climático podría afectar a la prevalencia de enfermedades zoonóticas como la gripe aviar, el ébola o la rabia, pues los factores ambientales desempeñan un papel más importante de lo que se pensaba anteriormente en la transferencia de enfermedades entre animales y humanos.

Los científicos han estado analizando cómo los diferentes entornos influyen en la prevalencia de enfermedades transmitidas de animales a humanos, y como los factores ambientales generan que los vectores de estas enfermedades interactúen con nuevas especies hospedadoras, incluidos los humanos, infectándolas. Algunas empresas del sector de la salud animal como MSD están tratando de combatir el cambio climático plantando árboles dentro de la iniciativa 'We Forest'.

Nicholas Clark, de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Queensland, explica que sus descubrimientos abren una nueva línea de investigación en esta área, y confía en que cambie la forma en que se entienden y abordan las enfermedades zoonóticas emergentes.

Así, el investigador apunta que en el pasado, los estudios sobre enfermedades zoonóticas analizaban principalmente cuántos tipos diferentes de especies animales eran infectadas por un patógeno, y a partir de ahí se estimaba su riesgo de cambiar entre las especies huésped.

"Esto es solo un factor, y hemos encontrado que la relación que tienen entre sí los animales infectados también es importante”, asegura Clark, que señala que su investigación también muestra que los diferentes entornos brindan nuevas oportunidades para que los patógenos interactúen e infecten nuevas especies hospedadoras.

En la misma línea, Konstans Wells, de la Universidad de Swansea, asegura que un “creciente número de estudios” demuestran que el cambio de huésped, que se produce cuando un patógeno se mueve entre especies animales, está vinculado al medio ambiente.

EN BUSCA DE UN MODELO PREDICTIVO

"Ahora que sabemos que las condiciones ambientales son clave, la pregunta es: ¿cómo podemos desarrollar modelos para predecir el comportamiento de enfermedades que se mueven entre las especies en tiempos de cambio ambiental global?", apunta.

En este sentido, recuerda estudios anteriores de su equipo en los que demostraron que el cambio climático puede restringir o facilitar la propagación de enfermedades como la malaria aviar, “y este sería solo un ejemplo”. "Necesitamos encontrar más información sobre cómo el clima altera la transmisión de enfermedades de animales a humanos, y esto podría ayudarnos a construir un nuevo modelo, que podría ayudarnos a pronosticar la propagación de la enfermedad", sostiene.

Según Wells, las herramientas computacionales serán claves para enfrentar este desafío global, sin embargo, alerta de que en su sector apenas hay desarrollo de estas tecnologías, que sí que se están desarrollando en otros campos de estudio.

"Las herramientas matemáticas desarrolladas en el estudio de redes de sensores, procesamiento de imágenes y reconocimiento de patrones, así como de física computacional, pueden ayudarnos a predecir cuándo y dónde los patógenos entrarán en contacto con animales", señala.

Para el investigador, adaptar estas técnicas y llevarlas tanto al campo de la salud humana como de la vida silvestre será importante para predecir futuras epidemias o pandemias de enfermedades infecciosas emergentes.

"Muchos factores están impulsando la propagación de enfermedades infecciosas, lo que dificulta predecir cuándo y dónde surgirán a continuación”, indica, y confía en que la incorporación de los patrones de enfermedades zoonóticas que han venido desarrollando sirva para que se pueda pronosticar mejor futuros riesgos, “ayudando a prepararse para el próximo brote antes de que llegue".

 

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.