DOMINGO, 31 de mayo 2020, actualizado a las 5:26

DOM, 31/5/2020 | 5:26

PROFESIONALES

El Brexit podría generar falta de medicinas veterinarias

La Oficina Nacional de Sanidad Animal de Reino Unido ha pedido al Gobierno que dé un tratamiento prioritario a la importación de medicinas veterinarias para evitar desabastecimientos tras el Brexit

Tabletas de pastillas de uso veterinario
Tabletas de pastillas de uso veterinario

El Brexit podría generar falta de medicinas veterinarias

La Oficina Nacional de Sanidad Animal de Reino Unido ha pedido al Gobierno que dé un tratamiento prioritario a la importación de medicinas veterinarias para evitar desabastecimientos tras el Brexit

Francisco Ramón López - 17-01-2019 - 12:40 H

La presidenta ejecutiva de la Oficina Nacional de Sanidad Animal de Reino Unido (NOAH), Dawn Howard, ha urgido al Gobierno británico a que tenga en cuenta a los medicamentos para animales en las negociaciones del Brexit y que les otorgue un trato prioritario en la importación, como ya se contempla con las humanas.

Así, Howard ha pedido medidas que ofrezcan certeza al sector de la salud animal para evitar que medicinas vitales como las vacunas, que resisten poco tiempo almacenadas y requieren de unas condiciones de transporte específicas, sean tratadas como una mercancía común y se vean afectadas por las potenciales listas de espera que se producirán tras un Brexit sin acuerdo.

“Dejar la UE sin un acuerdo presentará un serio riesgo para el suministro constante de medicinas que nuestros animales necesitan para proteger su salud y prevenir enfermedades y sufrimiento”, ha advertido la presidenta, que ha asegurado que el sector está “trabajando duro” para que esto no suceda.

Y es que, para el NOAH,  la “minuciosa preparación” que las empresas farmacéuticas están llevando a cabo estos meses quizás no sea suficiente si se termina produciendo un Brexit sin acuerdo y sin periodo de transición. Para evitar esta situación, Dawn ha ofrecido la colaboración de la organización, para trabajar urgentemente en esta resolución, pues, afirma, el 29 de marzo y el eventual desabastecimiento del sector está “cada vez más cerca”.

CONSECUENCIAS DEL BREXIT

Durante todos estos meses, la incertidumbre por una ruptura con la UE sin acuerdo previo ha hecho que desde la BVA y otras instituciones veterinarias británicas se hayan explicado las posibles consecuencias que tendría este hecho en la profesión veterinaria.

En primer lugar, la escasez de profesionales de Reino Unido se vería acentuada con las nuevas normas de inmigración, en concreto la que establece la concesión del visado por 5 años y que obliga al solicitante a ganar anualmente más de 30.000 libras. Esto afecta directamente a los veterinarios presentes en los mataderos del país, que son en su amplia mayoría inmigrantes europeos (95%), y cuyo salario medio se sitúa sobre las 20.000 libras, con lo cual solo podrían solicitar un visado de trabajo de 1 año, tras el cual, deberían regresar a sus países de origen. Esta situación podría dejar a los mataderos británicos sin veterinarios.

El salario mínimo establecido para inmigrantes cualificados, se traduciría para los veterinarios españoles en Reino Unido que, de no cobrar al menos 30.000 libras anuales, no podrían solicitar el visado de 5 años, teniendo que acogerse al de 1 año de duración. Tras haber transcurrido ese periodo, tendrían que volverse a España, al menos durante 12 meses antes de solicitar, de nuevo, otro visado de un año.

En otro orden, la falta de personal veterinario, según indicó Minette Batters, presidenta de la Unión Nacional de Granjeros del Reino Unido, podría ser “catastrófica para la industria de la alimentación”. Ya que la insuficiente presencia de veterinarios, unida al establecimiento de nuevas fronteras conllevaría a la importación de alimentos “de baja calidad en términos de seguridad alimentaria, trazabilidad y bienestar animal”, además de retrasos en los puertos, afectando a mercancías de medicamentos veterinarios, fertilizantes y piensos, entre otros productos.

Y es que, tal y como afirmaba el propio Doherty hace unas semanas, “desde los pasaportes de mascotas y la seguridad de los alimentos, hasta la vigilancia de enfermedades y la certificación comercial, no hay un área de trabajo veterinario que no sea afectada por el Brexit. Podemos entender completamente por qué los miembros de nuestra asociación están preocupados por el futuro”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.