LUNES, 17 de febrero 2020, actualizado a las 22:06

LUN, 17/2/2020 | 22:06

PROFESIONALES

El aumento del uso veterinario de opioides, un problema en humanos

Un reciente estudio señala el aumento de las prescripciones de opioides por parte de los veterinarios, provocado por la complejidad de los procedimientos y por la mayor concienciación sobre la gestión del dolor. Este incremento puede tener consecuencias negativas, ya que puede elevar el consumo de opioides por parte de los humanos

GALERIA

El aumento del uso veterinario de opioides, un problema en humanos

Un reciente estudio señala el aumento de las prescripciones de opioides por parte de los veterinarios, provocado por la complejidad de los procedimientos y por la mayor concienciación sobre la gestión del dolor. Este incremento puede tener consecuencias negativas, ya que puede elevar el consumo de opioides por parte de los humanos

Alfonso Neira de Urbina - 14-01-2019 - 12:00 H

El incremento de las prescripciones de opioides en humanos en la pasada década puede haberse producido de manera paralela a un aumento de las prescripciones de opioides en las mascotas, según un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina Perelman y la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania, en los Estados Unidos de América. La investigación sugiere que los veterinarios prescriben una gran cantidad de sustancias opioides, por lo que lo que las prescripciones merecen una evaluación adicional para salvaguardar la salud pública.

Los resultados, del primer estudio de las prescripciones veterinarias de opioides, señalan que la demanda de estas sustancias en la veterinaria está aumentando, debido a la complejidad de los procedimientos utilizados en la medicina veterinaria y a la mayor concienciación sobre la importancia de la gestión del dolor.

Además, debido a que la prescripción de opioides en medicina veterinaria no está tan regulada como en la humana, es posible que el mal uso de las mismas contribuya al problema actual del abuso de opioides en EEUU, según el estudio publicado en JAMA Network Open.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores revisaron todas las pastillas y parches de opioides recetados o dispensados por la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania a perros, gatos y otros animales de pequeñas proporciones. Los resultados sacaron a la luz que la cantidad de prescripciones aumentaron en un 41%, anualmente, mientas que el número de visitas aumentó en un 13% solamente. Si bien es cierto, que este aumento, o parte de él, puede ser explicado porque la atención en la Escuela de Medicina Veterinaria requiere de tratamientos de dolor.

EL AUMENTO DE OPIOIDES EN VETERINARIA PUEDE INFLUIR EN EL USO HUMANO

Este aumento de la prescripción de opioides en la veterinaria puede influir negativamente en el uso que hacen los humanos de los mismos,  en un país, Estados Unidos, en el que se habla de la ‘epidemia de los opioides’, que provoca decenas de miles de muertes por sobredosis cada año, 50.000 en 2017 según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Una realidad que, aunque haya sido paliada con una legislación endurecida, todavía supone un grave problema, ya que los opioides recetados causan la muerte de 20.000 personas al año.

Según ha explicado Jeanmarie Perrone, profesora de urgencias médicas y autora del estudio, “incluso cuando el aumento de las prescripciones responde a las buenas intenciones de los veterinarios, puede provocar un incremento de las posibilidades de que las píldoras sobrantes sean mal utilizadas por los miembros de la familia, vendidas o pongan en peligro a los niños mediante una exposición involuntaria. Los resultados de este estudio sugieren que al evaluar la tasa de prescripciones de opioides veterinarios, podemos desarrollar estrategias para reducir los riesgos para la salud humana y animal asociados con el aumento del uso".

Los investigadores revisaron los registros farmacológicos del Hospital Ryan de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania durante 10 años, periodo en el que se desarrolló el estudio, y analizaron las tendencias de cuatro opioides recetados o dispensados a pacientes animales, a saber, tramadol, hidrocodona, tabletas de codeína y parches de fentanilo. En cuanto a los animales incluidos en la investigación, el 73% fueron perros, 22,5% eran gatos, y el 4,5% restante estaba formado por diversos animales, como conejos, serpientes y aves.

“Descubrimos que el aumento de la cantidad de opioides recetados por nuestro hospital no se debió únicamente a un mayor volumen de pacientes. Es probable que nuestro objetivos de garantizar que nuestros pacientes estén libres de dolor después de la operación, especialmente aquellos que requieren procedimientos complejos e invasivos, haya impulsado el aumento de las prescripciones durante este período”, ha explicado Dana Clarke, profesora asistente de Radiología intervencionista y autora del estudio, quien ha concluido que “a nivel nacional, no conocemos el potencial y el impacto que podría tener en la crisis de los opioides humanos”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.