VIERNES, 23 de agosto 2019, actualizado a las 13:56

VIE, 23/8/2019 | 13:56

PROFESIONALES

El 40% de los veterinarios españoles se ha planteado emigrar

Aunque sólo un 5% de los profesionales asegura haber trabajado en el extranjero en los últimos años, un porcentaje mucho mayor ha considerado “seriamente” irse a otro país europeo. Los bajos salarios y la escasa calidad de vida, entre las posibles razones de estos planteamientos

GALERIA

El 40% de los veterinarios españoles se ha planteado emigrar

Aunque sólo un 5% de los profesionales asegura haber trabajado en el extranjero en los últimos años, un porcentaje mucho mayor ha considerado “seriamente” irse a otro país europeo. Los bajos salarios y la escasa calidad de vida, entre las posibles razones de estos planteamientos

Ángel Espínola - 24-09-2018 - 14:00 H

Por norma general, los veterinarios españoles no suelen emigrar hacia otros países para trabajar. No obstante, según un informe de la Federación Europea de Veterinarios (FVE, según sus siglas en inglés), con datos referentes a 2015, hasta el 40% de los profesionales ha considerado "seriamente" trabajar en otro país europeo en los últimos años, aunque sólo un 5% reconoce haberlo hecho.

La cifra, no obstante, es superior a la media de los países de la Unión Europea, donde sólo el 29% ha considerado irse a otro país (el estudio, basado en más de 13.000 encuestas, no recoge datos de Reino Unido ni Irlanda) y sólo un 6% de los veterinarios ha llegado a trabajar en un país diferente al suyo en los últimos años. En este sentido, destacan los vecinos de Portugal, donde hasta el 23% de los profesionales reconoce haber emigrado al menos de forma temporal.

Entre las preocupaciones más frecuentes de poner rumbo al extranjero, los veterinarios españoles consideran en su mayoría (un 59%) tener insuficientes habilidades lingüísticas para desenvolverse en otro país europeo, mientras que otro 52% de los encuestados hizo referencia a otras cuestiones prácticas o personales, como puede ser la búsqueda de la vivienda. Estas preocupaciones suelen ser comunes con las del resto de veterinarios europeos que, sólo en un 13% de los casos, ven un problema en el hecho de no encontrar trabajo una vez instalado en el país extranjero.

De los resultados de este informe también pueden extraerse diferentes razones que pueden empujar a los veterinarios españoles a plantearse emigrar hacia otros países europeos. Y es que, según la encuesta, los profesionales no se consideran satisfechos con su salario (lo puntúan con 4,3 puntos sobre 10), y tampoco valoran positivamente su calidad de vida (4,8 puntos, cuando la media europea se sitúa en 5,7 puntos).

A todo ello, además, habría que sumarle las clásicas reivindicaciones de los colectivos profesionales, como la precariedad laboral, el excesivo número de licenciados que cada año salen de la Universidad o el mantenimiento de un IVA del 21% para la atención veterinaria de animales domésticos.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.